viernes, 25 de noviembre de 2016

Exposición de ilustraciones del VIII Concurso Internacional de Ilustraciones Científicas de Dinosaurios 2016



















Todas las ilustraciones presentadas se exponen en el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes (Burgos) a partir de este mes de noviembre en horario habitual del Museo (pinche aquí para consultar el horario de apertura) hasta febrero de 2017. También se ofertará esta exposición a diferentes instituciones paleontológicas, Museos y salas de exposiciones, como se ha hecho en ocasiones anteriores para el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, la Casa de las Ciencias de Logroño, ayuntamiento de San Fernando de Henares o sedes de Interclub-Fundación Caja de Burgos. 

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Ganadores del VIII Concurso Internacional de Ilustraciones Científicas de Dinosaurios 2016

El tema principal del concurso son las ilustraciones sobre dinosaurios, que pueden representar reconstrucciones de los animales en vida (locomoción, reproducción, alimentación, etc.), situaciones de conducta (caza, lucha, grupos familiares, manadas y otros), en su medio, de los fósiles originales y de los ecosistemas que ocuparon. Otros grupos de seres vivos ilustrados han sido tortugas, reptiles marinos y pterosaurios, además de documentarse la vegetación y los paisajes característicos del Mesozoico.

Es el único concurso de estas características que se celebra en España. Su calidad está basada en el jurado que valora las obras presentadas; en esta ocasión ha estado formado por un equipo de 6 especialistas de distintas nacionalidades:

- Francisco Gascó (España), Carlos Papolio (Argentina), John Sibbick (Reino Unido), todos Paleoilustradores .
- José Manuel Gasca (Museo de Ciencias Naturales Olsacher, en Zapala, Argentina), Oliver Rauhut (Universidad de Munich, Alemania), paleontólogos especializados en dinosaurios.

- Diego Montero Huerta, miembro del Comité Científico del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes (España).
A esta octava edición se han presentado un total de 37 ilustraciones de paleoilustradores de Europa, Asia, Norteamérica y Centroamérica; El concurso está consolidado como referencia internacional para artistas de la paleontología. Se pueden ver en el siguiente enlace:

https://photos.google.com/album/AF1QipPScNyI_P8aFubYmYoaBubvM180tclEcrhYRAsE

Los premios están financiados por la Fundación Dinosaurios y por la empresa salense Hernáiz Muelas Construcción (Salas de los Infantes). Los premios otorgados han sido los siguientes:

1º PREMIO: “Paleocreatures of the Black Lagoo”, de Davide Bonadonna, Italia).  

La obra destaca por su encuadre y composición dinámicos que refuerzan una escena de gran tensión por la proximidad entre un depredador y dos dinosaurios herbívoros. Está inspirado en los ecosistemas serranos de hace 130 millones de años.


2º PREMIO: “Gone fossils”, de Nikolai Litvinenko (Rusia). 

En este autor destaca el tratamiento que da a su obra, con un aspecto de pintura al óleo clásica. La ilustración es una alegoría sobre el comienzo del fin de los dinosaurios: un ambiente oscuro y una playa desierta enfatizan el carácter dramático de la escena.





3º PREMIO: “A Spinosaurus is hunting an Onchopristis”, de Mohamad Haghani (Irán). 

Este autor iraní, ilustrador de varios libros de dinosaurios, presenta una escena realizada con un gran dominio técnico y una alta calidad estética. 







El ganador, Davide Bonadonna, es un paleoilustrador que ha alcanzado un gran prestigio gracias  a la elaboración de imágenes de gran calidad plástica y expresiva. Ha recibido premios de ilustración en Portugal y Estados Unidos; ha ilustrado libros de dinosaurios y trabaja también en otros campos del paleoarte: crea modelos digitales en 3D, y realiza paleoescultura. Una de sus obras más destacadas es la que realizó para Nacional Geographic dedicada a la nueva imagen del temible depredador Spinosaurus, resultado del estudio que encabezó el famoso paleontólogo Paul Sereno (presente en las pasadas Jornadas Internacionales celebradas en septiembre en Salas de los Infantes).

Todas las ilustraciones presentadas se exponen en el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes a partir de este mes de noviembre. También se ofertará esta exposición a diferentes instituciones paleontológicas, Museos y salas de exposiciones, como se ha hecho en ocasiones anteriores para el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, la Casa de las Ciencias de Logroño, ayuntamiento de San Fernando de Henares o sedes de Interclub-Fundación Caja de Burgos.

La Fundación para el estudio de los dinosaurios en Castilla y León cuenta entre sus patronos al Ayuntamiento de Salas de los Infantes, C.A.S.(Colectivo Arqueológico Salense) y a la Excma. Diputación Provincial de Burgos.

martes, 22 de noviembre de 2016

Defienden valor universal de icnitas de dinosaurio frente a dudas de UNESCO

CYL-ICNITAS DINOSAURIO

Raúl Martín. / C.A.S.
El Colectivo Arqueológico y Paleontológico Salense (C.A.S.) insiste en defender el "valor universal" de las icnitas de dinosaurio halladas en yacimientos de España y Portugal, como el burgalés de Salas de los Infantes, a pesar de las dudas que le genera a la UNESCO su declaración como Patrimonio Mundial.

El portavoz del C.A.S., Fidel Torcida, ha recordado a Efe que el conjunto de huellas de la Península Ibérica presenta características especiales que le hacen único en todo el mundo.

Sin embargo, a la UNESCO este patrimonio "le resulta extraño", ya que no se trata de un tipo convencional, considera Torcida, sino que se localiza en el campo, en el monte o en una playa.

De ahí vendrían las dudas para su declaración como Patrimonio de la Humanidad, si bien la UNESCO dispone de técnicos y asesores que podrían explicarles el "valor universal" del conjunto ibérico.

Por ese motivo, Fidel Torcida ha recibido con tristeza y cierto pesimismo las declaraciones de la subdirectora adjunta de Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura.

Esther Rodríguez ha asegurado esta semana que la candidatura de España y Portugal a Patrimonio Mundial lo tiene "complicado", puesto que la UNESCO no acaba de ver el "valor universal" de las icnitas.

Si el Gobierno central lo ve complicado, pocas "esperanzas" tiene el Colectivo Arqueológico y Palentológico Salense, aunque seguirán investigando para aportar nuevos argumentos a la causa.

A juicio de su portavoz, el proyecto hispano-luso ha adolecido de apoyo institucional, porque técnicamente ha estado bien documentado, pero las administraciones no han sabido defenderlo.

De ahí que Torcida crea que si proyectos como los que se preparan en Bolivia o Corea del Sur consiguiesen el reconocimiento de la UNESCO, el ibérico "lo tendría más fácil".

De todos modos, al C.A.S. le resulta "curioso" que no se sepan nada oficialmente sobre la candidatura, de la que también llevaban tiempo sin oír hablar, como si estuviese "olvidada".

En Salas de los Infantes continuarán luchando por la declaración, desde unos yacimientos que cuentan con cinco kilómetros de extensión y han dado cerca de 800 icnitas.

En Las Sereas se calcula que podrían incluso hallarse 1.000 más, puesto que solo se han estudiado cinco de los catorce afloramientos localizados, y los hallazgos han sido ya de gran interés.

Por ejemplo, en una de las últimas campañas de excavaciones se encontró el rastro de un saurópodo, de 17 metros de longitud, una huella única en el registro icnológico mundial, con 45 icnitas.

A ello se suma, en clave de huesos, los fósiles recuperados que apuntan a la existencia de un nuevo grupo de dinosaurios dentro de los bípedos vegetarianos, o el Demandasaurus Darwini, una nueva especie que se descubrió en 2011. EFE

Plumas fósiles conservan queratina y melanosomas de 130 millones de años

Fotografía del nuevo espécimen fósil, indicando las 
ubicaciones de la muestra. (PNAS)
Plumas fósiles de un ejemplar de Eoconfuciusornis, que vivió hace 130 millones de años durante el Cretácico Inferior en el noroeste de China, han conservado trazas de queratina y melanosomas, según un estudio que publica este lunes la revista PNAS.

El estudio amplía así el marco temporal en el que moléculas originales pueden conservarse y demuestra la capacidad de distinguir entre antiguas microestructuras en fósiles.

Los Eoconfuciusornis, del tamaño de un cuervo y que poblaron lo que hoy es China hace 130 millones de años, fueron de las primeras aves en carecer de dientes y tener queratina en el pico, como los pájaros modernos.

Estudios previos señalan que las plumas de ese y otros pájaros prehistóricos y dinosaurios conservaban unas estructuras llamadas melanosomas, que contienen pigmentos como la melanina y dan a las plumas su color, pero no se podía probar si se trataba de eso o de microbios que habían cubierto el animal durante su descomposición y fosilización.

Las autoras de estudio, Yanhong Pan, de la Academia China de Ciencias, y Mary Schweitzer del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte (EEUU), examinaron plumas de un fósil de Eoconduciusornis para dilucidar la naturaleza de los organismos redondeados y alargados que se encontraban en las plumas.

“Si fuesen melanosomas deberían estar incrustados en una matriz queratínica, puesto que las plumas contienen betaqueratina”, explicó Schweitzer, y, de no encontrarse queratina, entonces podían ser microbios o una mezcla de microbios y melanosomas.

Las expertas usaron diversas técnicas para analizar tanto la superficie como el interior de las plumas para llegar a la conclusión de que las estructuras encontradas eran melanosomas y no algún tipo de microorganismo resultado del proceso de descomposición y fosilización.

Este estudio “es el primero en demostrar la evidencia tanto de queratina como de melanosomas a través del uso de métodos estructurales, químicos y moleculares”, indicó Pan.


Esos métodos “tienen el potencial de ayudarnos a entender -a nivel molecular- cómo y por qué evolucionaron las plumas en esos linajes” de aves, agregó la experta.

sábado, 19 de noviembre de 2016

DINO-MAPPING: SUSPENDIDO


La proyección gigante (Dino-mapping) que, había programada para la tarde de hoy sábado, en la Plaza Mayor de Salas de los Infantes, queda suspendida por causas ajenas a nuestra voluntad. La actividad estaba enmarcada dentro del programa que se está llevando a cabo en el mes de noviembre por la Semana de la Ciencia del Museo de Dinosaurios.
Perdonen las molestias.

El inesperado regalo del meteorito que mató a los dinosaurios

  • Un trabajo publicado en Science estudia el interior del cráter Chicxulub.
  • Sus conclusiones revelan cómo se formó el interior del cráter y la influencia que tuvo en el desarrollo de la vida.

Don Davis (NASA)
Hace sesenta y cinco millones de años, los antepasados de las aves actuales desaparecieron de la faz de la Tierra. Entre las extincionesmasivas famosas que han ocurrido en nuestro planeta, destaca especialmente una. Tras la caída del meteorito que originó el cráter Chicxulub, los dinosaurios desaparecieron de la Tierra. Su extinción fue también el punto final de la era geológica conocida como Cretácico. 
El impacto del asteroide provocó la desaparición de los dinosaurios, una de las extinciones más conocidas
Paradójicamente, el impacto del asteroide que acabó con los dinosaurios fue también un regalo para la vida. Eso es al menos lo que sugiere un trabajo publicado hoy en la revista Science. Los científicos han estudiado el cráter Chicxulub durante meses y han conseguido determinar que la caída del meteorito sirvió para recrear nichos donde pudieron desarrollarse nuevos organismos vivos.

"Es increíble que las mismas fuerzas que destruyeron a los dinosaurios también podrían haber jugado un papel, de forma precoz en la historia de la Tierra, para ofrecer refugios a la vida que apareció de manera temprana en el planeta. Esperamos que investigaciones posteriores sobre las muestras del núcleo del cráter nos den más información sobre cómo posibles seres vivos existieron en estos ambientes subterráneos", afirma Joanna Morgan, del Imperial College de Londres.

Muestras extraídas del cráter Chicxulub situado en la 
península mexicana del Yucatán.  Fuente: J. Morgan et al. (Science)
Sus resultados son el fruto de la perforación submarina de Chicxulub que, con un presupuesto de 10 millones de dólares, pretende revelar nuevos secretos sobre la extinción de los dinosaurios. Los trabajos de excavación permitieron a los investigadores extraer muestras del interior del cráter. Así vieron que las rocas obtenidas eran más porosas de lo que habían supuesto en un primer momento. Según sus conclusiones, el motivo podría ser que el impacto del asteroide habría dejado nuevos nichos para que la vida se desarrollase.
El estudio revela el mecanismo por el que se formó el interior del cráter Chicxulub, situado en la península del Yucatán 
El estudio de las muestras de Chicxulub ha revelado cómo se colapsó su interior para dar lugar a un cráter complejo. Los cráteres medianos y grandes suelen presentar un pico central, que a veces evoluciona a un anillo pico, es decir, un anillo irregular que se localiza dentro del cuenco. En la mayoría de los casos, estos anillos de pico se han observado fuera de la Tierra, en cráteres situados en la Luna o en Venus. La posibilidad de fotografiar el cráter Chicxulub ayuda a entender mejor estas formaciones rocosas, dado que este rincón de México es el mejor conservado de nuestro planeta.

Utilizando datos geofísicos, simulaciones y muestras obtenidas tras la perforación submarina, los científicos han concluido que el mecanismo por el que se formó Chicxulub responde al modelo de colapso dinámico. En otras palabras, el pico central pudo derrumbarse formando un anillo de picos que presenta una apariencia más irregular. Así han podido determinar cómo se construyó este importante cráter de la península mexicana del Yucatán. Un lugar cuya zona terrestre ha sido estudiada durante décadas, y en el que la región bajo el agua está comenzando a ofrecer nuevas pistas sobre la extinción de los dinosaurios. Los resultados se unen al hallazgo presentado ayer por la UNAM, por el que descubrieron una segunda pirámide en el interior de Chichén Iztá. La ciencia en México sigue dando nuevos detalles para escribir la historia de nuestro planeta.


jueves, 17 de noviembre de 2016

XI Concurso de Tarjetas Navideñas “Los Dinosaurios y la Navidad”

Abierto el plazo para la entrega de los trabajos de esta decimoprimera edición.

La Fundación Aspanias Burgos Plena Inclusión Cyl y la Fundación para el Estudio de los Dinosaurios en Castilla y León convocan el  XI Concurso de Tarjetas Navideñas  “Los Dinosaurios y la Navidad”. El certamen llega ya a su undécima edición y está dirigido a todas las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.  Su propósito es animar y estimular la capacidad creativa de estas personas en el campo de la pintura o el dibujo  uniendo dos mundos sin conexión aparente como son el de los dinosaurios y el de la Navidad.

La convocatoria  es de ámbito nacional y contempla  dos modalidades de participación: trabajados individuales o grupales. Todos los trabajos deberán acompañarse de una ficha identificativa con el nombre. Apellidos, título, entidad y contacto.

La fecha límite para la recepción de los trabajos será el miércoles 14 de diciembre, antes de las 14,00 horas.

El primer y segundo premio (de la modalidad individual) se convertirán en  las tarjetas institucionales con las que  las fundaciones Dinosaurios de Castilla y León (primer premio) y Aspanias Burgos feliciten la Navidad a sus socios, amigos y allegados.

Además, todos los premios  contemplados para el conjunto de las dos modalidades consistirán en sendos lotes de productos del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes (Burgos).

La entrega de premios tendrá lugar el martes 20 de diciembre en el transcurso del Festival de Navidad de Aspanias.

Las fundaciones promotoras del certamen están convencidas de que el concurso de tarjetas navideñas “Los Dinosaurios y la Navidad”  “es una excelente oportunidad para que las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo muestren su capacidad  para la creación artística como un eslabón más en el camino hacia su integración real y efectiva en la vida diaria".

Consulta las bases del concurso aquí.

Fósiles hallados en Brasil obligan a reescribir la historia de los dinosaurios

Los restos encontrados sugieren que los dinosaurios coexistieron con sus antepasados reptiles y no los remplazaron.
















El hallazgo en el sur de Brasil de dos pequeños dinosaurios y un lagerpétido, un grupo de animales considerado precursor de aquellos, obliga a reescribir la historia, informa la Universidad de São Paulo. Se trata de la primera vez que un dinosaurio y un precursor de estas criaturas son encontrados juntos. El descubrimiento ha sido objeto de un artículo en la revista científica 'Current Biology'.

"Con esta prueba es posible afirmar que los dinosaurios y sus precursores vivieron juntos y que el ascenso de los dinosaurios fue más gradual, no una rápida explosión de diversidad que llevó a otros animales de la época a la extinción", afirma Max Langer de la Universidad de São Paulo, líder del equipo de investigadores.

Entre los especímenes hallados se encuentra uno de los más antiguos fósiles de dinosaurio conocidos: el saurisquio Buriolestes schultzi, que data de hace 230 millones de años. Junto con el lagerpétido Ixalerpeton, estos restos fueron hallados en la Formación Santa María, al sur de Brasil.

A pesar de ser parientes de los gigantescos herbívoros braquiosaurios, los saurisquios fueron carnívoros de metro y medio de largo. Por su parte, los lagerpétidos fueron pequeños reptiles similares a los dinosaurios que surgieron hace alrededor de 236 millones de años.

Fuente: Actualidad RT

diariouno.com.ar

viernes, 11 de noviembre de 2016

Neønymus: Viaje a lo remoto

SEGUNDA ACTIVIDAD DE LA SEMANA DE LA CIENCIA DEL MUSEO DE DINOSAURIOS
-RECOGIDA ANTICIPADA DE ENTRADAS EN EL MUSEO DE DINOSAURIOS. EN TAQUILLA, EL SÁBADO 12 A PARTIR DE LAS 19.30 H-







































Neønymus es quizá una propuesta musical única a nivel mundial. Su espectáculo traslada al oyente a lugares imaginarios que recrean paisajes sonoros de la antigüedad (el concierto comienza evocando al Paleolítico), a veces con una enorme carga emocional y un notable sentido de transcendencia.

Un viaje exploratorio por la intimidad cultural y espiritual del ser humano, pero también por el humor y la frescura del mundo rural. A lo largo del concierto Neønymus crea en directo una muy personal mezcla de voces, sonidos y pequeños instrumentos, utilizando armonías vocales de música antigua y contemporánea junto con la atrevida combinación de tecnología.

Neønymus crea en directo una muy personal mezcla de voces, sonidos y pequeños instrumentos (huesos, tubos, objetos prehistóricos…), utilizando armonías vocales de música antigua y contemporánea junto con la atrevida combinación de tecnología. Distintas líneas vocales creadas en directo, se tejen y entrelazan, a veces levantando acordes y otras, pequeñas frases en contrapunto.

Neønymus no hace la música que se hacía en el Paleolítico, pero la música de Neønymus te lleva al Paleolíitico. Y más acá.

Los dinosaurios surgieron 20 millones de años antes de lo verificado

-EL FÓSIL MÁS ANTIGUO CONOCIDO TIENE 240 MILLONES DE AÑOS-

BIOLOGY LETTERS (2016). DOI: 10.1098/RSBL.2016.060
El mayor árbol familiar de los dinosaurios ha revelado que estas criaturas pudieron haber evolucionado 20 millones de años antes de lo verificado por los fósiles más antiguos encontrados.   

En un artículo publicado en Biology Letters, el equipo liderado por G.T. Lloyd, de la Macquarie University, describe cómo crearon el nuevo árbol utilizando métodos probabilísticos y por qué los nuevos hallazgos sugieren que los dinosaurios podrían haber sobrevivido a una extinción en masa anterior.

CASI MIL ESPECIES
   
Al examinar huesos de dinosaurios, los científicos han podido establecer lo que creen que son estimaciones razonables para el período de tiempo que existían los dinosaurios. Pero tales estimaciones siempre han dejado lugar a errores. En este último trabajo, los investigadores utilizaron dos métodos probabilísticos para crear un árbol masivo que representa casi 1.000 especies y calcularon la fecha de la primera aparición de lo que ahora llamamos dinosaurios.

Los resultados de los estudios coincidieron, dando crédito a los resultados. Su árbol muestra a los dinosaurios apareciendo por primera vez hace aproximadamente 250 millones de años. Además, el árbol muestra lo que se cree fueron las primeras aves, que se ramificaron del árbol hace aproximadamente 165 a 172 millones de años. También muestra que el grupo que incluye todas las aves conocidas llegó a existir hace aproximadamente 69 a 108 millones de años, durante el Cretácico Tardío que, curiosamente, fue antes de la extinción masiva que aniquiló a todos los otros dinosaurios.   

En particular, el árbol muestra dinosaurios que llegan a existir durante un tiempo anterior al fósil de dinosaurio más antiguo conocido, un Nyasasaurus, que se ha fechado hace sólo 240 millones de años. Esto significa que los investigadores tendrán que confiar en las matemáticas y la fe para aceptar el nuevo árbol, al menos hasta que se encuentre un fósil más antiguo. El equipo también cree Los dinosaurios surgieron 20 millones de años antes de lo verificado que hay algunas pruebas que indican que la línea de tiempo podría ser retrocedida otros 10 millones de años.

La nueva línea de tiempo, si es correcta, significaría que las criaturas que evolucionaron en dinosaurios de alguna manera lograron sobrevivir a la extinción Permo-Triásica que es la extinción masiva más grande que jamás haya ocurrido.

El extraño dinosaurio despatarrado

Esta criatura pudo morir atrapada en el barro en una inusual postura hace 70 millones de años

El Tongtianlong limosus fue una de las últimas especies de dinosaurios que
andaron por la Tierra antes del choque de asteroide que terminó
con casi todas las formas de vida del planeta. BBC
Las extremidades extendidas hacia los lados, el cuello estirado y la cabeza levantada. Este dinosaurio pudo haber muerto en esa posición tan inusual atrapado en el barro hace unos 70 millones de años. El extraño fósil, prácticamente intacto, fue descubierto en una obra de construcción cerca de Ganzhou, en el sur de China y, además de llamar la atención por su insólita postura, puede arrojar valiosas pistas sobre una familia de criaturas que floreció justo antes de la extinción en masa de los dinosaurios a causa del impacto de un gran asteroide hace 66 millones de años.

Los científicos de la Universidad de Edimburgo y de la Academia de Ciencias Geológicas de China han bautizado a la nueva especie como Tongtianlong limosus, que significa algo tan poético como «Dragón de barro en el camino al cielo». El animal de dos patas pertenece a una familia de dinosaurios con plumas llamados oviraptorosaurios, que se caracterizan por tener picos afilados y carecer de dientes. Algunos, incluyendo la especie recién descubierta, tenían crestas de hueso en la cabeza, que probablemente utilizaban como llamativas señales para atraer a sus parejas e intimidar a los rivales, como los casuarios de hoy en día.

Los investigadores señalan en la revista Scientific Reports que el Tongtianlong es diferente a otras especies debido a la forma única del techo del cráneo en forma de cúpula y un premaxilar altamente convexo (un hueso craneal en la punta de la mandíbula superior).

Los fósiles descubiertos en las últimas décadas sugieren que este grupo de animales no voladores estaba experimentando un aumento de la población, diversificándose en nuevas especies, durante los 15 millones de años antes de que los dinosaurios se extinguieran.

«Bello y triste»

El fósil bien preservado del Tongtianlong o «Dragón de barro»- Junchang Lu
El esqueleto fue encontrado por un agricultor y trabajadores de la construcción durante unas excavaciones para levantar unas escuelas cerca de Ganzhou. Los restos fósiles estaban muy bien conservados y casi completos, a pesar de algún daño causado por una explosión de dinamita. Pero no se señalizó su ubicación original durante los trabajos de las obras, por lo que resulta difícil interpretar lo que pudo haber causado la extraña posición del animal a la hora de su muerte.

«Este nuevo dinosaurio es uno de los más bellos, pero más tristes fósiles que he visto nunca, pero tenemos suerte de que el «Dragón de barro» se quedara atrapado, porque su esqueleto es uno de los mejores ejemplos de un dinosaurio que estaba floreciendo durante esos últimos pocos millones de años antes de que el asteroide cayera y cambiara el mundo en un instante», explica Steve Brusatte, de la Escuela de Geociencias de Edimburgo.

Para Junchang Lu, del Instituto de Geología de la Academia de Ciencias Geológicas de China, el descubrimiento del nuevo dinosaurio indica, además, que la formación Nanxiong en el área de Ganzhou es muy rica en fósiles de oviraptorosaurios, lo que puede ayudar a arrojar luz sobre la evolución de estas criaturas fascinantes.

Hallan restos orgánicos en las garras de un dinosaurio de hace 75 millones de años

El oviraptor de Mongolia quedó enterrado por una duna de arena mientras empollaba sus huevos

Citipati osmolskae
Investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en EE.UU. han descubierto material orgánico en las garras de un dinosaurio que quedó fosilizado para la posteridad mientras empollaba sus huevos hace 75 millones de años. Se trata de la vaina de queratina que cubría los dedos del animal, es una prueba más de que tejidos blandos pueden preservarse en el tiempo, lo que supone abrir una ventana al pasado más allá de los huesos y fósiles.

El dueño de esos tejidos es un oviraptor, el Citipati osmolskae, un dinosaurio del tamaño de un emu que vivió en lo que hoy es Mongolia durante el período Cretácico. Su aspecto nos es familiar, porque se recrea muchas veces en las películas, con un cuello extremadamente largo, la cola corta y un cráneo pequeño coronado con una cresta alta. Este ejemplar en concreto fue recuperado en 1995 de la formación Djadokhta, donde apareció en posición de estar empollando sus huevos en un nido. Los paleontólogos teorizaron que fue enterrado rápidamente por una duna de arena, lo que explica su excelente conservación.

Durante la preparación de la muestra, los científicos notaron que había una lente delgada de material blanco que se extendía más allá de una de las garras óseas en una extremidad anterior, y que difería en textura y color del sedimento y el hueso.

En las aves modernas, una especie de funda cubre la garra al final de un dedo al igual que las uñas en los seres humanos y cumplen una serie de funciones, como ayudar en la defensa, el movimiento o la captura de una presa. Las vainas en las aves modernas se componen de dos tipos de queratina: alfa-queratina, la forma más suave que se encuentra en el interior de la vaina; y beta-queratina, una queratina más dura y resistente que comprende el exterior de la vaina.

Como las aves modernas

El Citipati- Natural History Museum
La investigadora Alison Moyer y sus colegas querían averiguar si el misterioso material hallado en el Citipati era una funda de garra y, de ser así, si la beta-queratina original se había conservado. Para ello, utilizaron un microscopio electrónico de transmisión y barrido para obtener detalles de la superficie del tejido y su estructura interna. Los resultados mostraron que la muestra era estructuralmente similar a las vainas de las garras de las aves modernas, por lo que el equipo decidió dar un nuevo paso y someter a las muestras a un procedimiento de inmunohistoquímica (IHC).

Estas pruebas utilizan anticuerpos que reaccionan contra una proteína particular. Si la proteína está presente, los anticuerpos se unen a las pequeñas regiones de la proteína, e indican que la proteína se encuentra en el tejido. Moyer utilizó anticuerpos de beta-queratina derivados de plumas de las aves modernas. En las pruebas iniciales, los resultados no fueron concluyentes, así que la investigadora tuvo que mirar los tejidos aún más de cerca. Entonces descubrió una concentración inusualmente alta de calcio en la garra fósil, mucho mayor que la que se encuentra en las garras de las aves actuales utilizadas en comparación o del sedimento que rodea el fósil. Ante la posibilidad de que el calcio pudiera estar afectando los resultados, Moyer lo retiró e hizo más pruebas de IHC en el material de la vaina de la garra.

Después de eliminar el calcio, los anticuerpos reaccionaron mucho más fuertemente, lo que indica la presencia de beta-queratina y la preservación de las moléculas originales.

Es prácticamente imposible que estas muestras orgánicas puedan ayudar a recrear la fantasía de Jurasic World y traer un dinosaurio a la vida, pero sí son muy valiosas para saber cómo los tejidos pueden conservarse a lo largo del tiempo y conocer mejor cómo eran estos seres que vivieron hace millones de años.

jueves, 10 de noviembre de 2016

LOS DINOSAURIOS SEDUCÍAN CON SU SONRISA

De acuerdo con un reciente estudio, sonreír era un modo de captar la atención del sexo opuesto
Juan Scaliter 

La presencia de caninos en algunos dinosaurios, antepasados de los mamíferos,
ha permitido llegar a esta conclusión. Crédito imagen: Jarmoluk.
Los estudios antropológicos aseguran que la sonrisa puede tener diferentes significados, desde la sumisión, hasta la agresividad o el placer, pero un nuevo estudio, publicado en PlosOne, señala que en la raíz evolutiva de este gesto que consideramos tan humano se encuentra nada más y nada menos que la seducción.

Los mamíferos tenemos tres tipos de piezas dentales principales, los incisivos, al frente, los molares en las mejillas y los colmillos o caninos, separando los dos anteriores. Esta división ocurrió unos 300 millones de años atrás, cuando nuestros ancestros todavía eran reptiles: los terápsidos, de los cuales se cree descienden los mamíferos. Estos animales tenían un juego de importantes caninos pero no los usaban para cazar o resultar amenazantes, sino como un recurso de atracción hacia el sexo opuesto.  Vestigios de esto se pueden ver actualmente en especies como las morsas o los muntíacos (similares a los ciervos). Pero, ¿cómo saber si los ancestros de los mamíferos también recurrían a la sonrisa como seducción?

Para responder a esta pregunta, un grupo de paleontólogos de la Universidad de Witwatersrand, la escuela de Ciencias Anatómicas de Johanesburgo y la Instalación Europea de Radiación Sincrotrón (ESRF por sus siglas en inglés), utilizaron técnicas como rayos X computarizados y microtomografías para analizar el fósil de un Choerosaurus dejageri, un antepasado de los mamíferos que vivió 260 millones de años atrás. De acuerdo con Julien Benoit, líder del equipo y autor principal del estudio, “solo se conoce un cráneo del Choerosaurus y es el único de los euteriodontes con dos protuberancias simétricas en la mandíbula. Creemos que el propósito de estos bultos era para el combate entre miembros de la misma especie o como herramienta de exhibición sexual”.

Los análisis efectuados sobre el cráneo mostraron que se trata de una estructura demasiado débil para ser útil en combate. A esto se le suma que la región maxilar estaba muy irrigada, también incompatible con la lucha y más vinculada a conductas de exhibición. “Las protuberancias del Choerosaurus – explica Benoit en un comunicado de la universidad – son las primeras evidencias de estructuras dedicadas exclusivamente a atraer al género opuesto. El fósil muestra que este tipo de conducta, mostrar los dientes, era una parte fundamental de la evolución de los antepasados de los mamíferos y que se remonta al menos a 300 millones de años atrás”.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Conferencia de Daniel Mediavilla, redactor de Materia

Nuestro vecino, Daniel Mediavilla, redactor de Materia, la sección científica de El País, abrió el sábado pasado la Semana de la Ciencia 2016 del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes.

Daniel Mediavilla observando un cráneo de Allosaurus del Museo de Dinosaurios
Foto: Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes
Bajo el título "Muones asesinos en la Sierra de la Demanda" explicó los entresijos del periodismo científico y divulgativo. En un primer momento, ya explicó que la charla no iba a versar sobre estas partículas minúsculas que nos rodean, sino que era una especie de señuelo (cebo) para seducir al público. De esta técnica y, de muchas otras habló en el Teatro Auditorio "Gran Casino" cerca de una hora. Después hubo un diálogo fluido entre público y ponente en el que se disertó sobre el periodismo científico y el periodismo en general.

Su trabajo cuenta con varias dificultades como es la de difundir la ciencia en los medios de comunicación que, se centran más en los temas de economía o política o, el poco interés del gran público por la ciencia. Además deben soportar presiones según el tipo de información que tratan, y considera el periodismo científico fundamental para hacer ciudadanos informados y críticos.

Un momento de la conferencia de Daniel Mediavilla en el Teatro Auditorio
"Gran Casino" de Salas de los Infantes. Foto: Museo de Dinosaurios.
Daniel Mediavilla tiene un extenso currículo. Ha trabajado para los periódicos ABC y Público, y fue asesor del secretario de Estado de Investigación en el Ministerio de Ciencia e Innovación los años 2010 y 2011. En 2012, fundó Materia (web de noticias de ciencia,medio ambiente, salud y tecnología de El País) junto con otros amigos y compañeros de profesión. Y, desde entonces han ganado varios premios Primas.

El Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes celebra la Semana de la Ciencia

Las actividades se realizarán a lo largo del mes de noviembre


CGP/DICYT El Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes se suma a la celebración de la Semana de la Ciencia 2016, con la colaboración de la Fundación Dinosaurios de Castilla y León y del Colectivo Arqueológico-Paleontológico de Salas, C.A.S. Se han programado varias actividades que combinan talleres didácticos junto a actos públicos que abordan otros campos científicos o exploran aspectos lúdicos relacionados con los conocimientos que genera la investigación científica. Las actividades se realizarán a lo largo del mes de noviembre.

La primera actividad será una conferencia que impartirá Daniel Mediavilla, periodista de Materia (sección de Ciencia del diario El País) y que lleva por título ‘Muones asesinos en la Sierra de la Demanda’. La conferencia se celebrará en el Teatro Auditorio "Gran Casino" el sábado 5, a las 20.30 horas.

Asimismo, el sábado 12, a las 20.30 horas en el Teatro Auditorio de Salas, se celebrará un concierto musical por parte del artista Neønymus, con el lema ‘Viaje a lo remoto’. Neønymus es un músico autodidacta que tiene entre sus leitmotivs la prehistoria y la tecnología. Su mayor satisfacción es que su público salga de los conciertos con nuevas emociones. Su participación en esta programación busca precisamente descubrir sensaciones artísticas que tienen su raíz en lo que ofrece el conocimiento científico.

Cartel Semana de la Ciencia 2016 Museo de Dinosaurios
Por otro lado, el sábado 19, en la Plaza Jesús Aparicio de Salas, se desarrollará una proyección gigante en el formato mapping, con imágenes sobre edificios a los que se dará vida creando ilusiones ópticas y dando volumen y tridimensionalidad a su superficie, junto con efectos sonoros. La temática de la proyección será los hallazgos de dinosaurios en la comarca serrana.

Finalmente, centros escolares de la comarca serrana podrán disfrutar de la programación de esta semana científica por medio de talleres didácticos sobre arqueología y paleontología, según la información del Museo recogida por DiCYT.

El programa se completa con la inauguración de la exposición que recogerá los trabajos presentados al VIII Concurso internacional de ilustraciones científicas de Dinosaurios. La exposición se instalará en la segunda quincena de mes en el Museo de Dinosaurios salense, cuya entrada será gratuita del 15 al 20 de noviembre.

Semana de la Ciencia 2016

La Semana de la Ciencia es una iniciativa de la Unión Europea que tiene como objetivo acercar la ciencia, la investigación y la innovación a los ciudadanos de todos los países de la Unión. Constituye un evento anual celebrado en el mes de noviembre en toda España.

En 2016 se celebra la XIII edición de la Semana de la Ciencia en Castilla y León, con la coordinación del Parque Científico Universidad de Valladolid y la colaboración de la Consejería de Educación, a través de la Fundación Universidades y Enseñanzas Superiores de Castilla y León (FUESCYL).

Participan una treintena de instituciones de la comunidad autónoma. Se han programado cursos, talleres, conferencias, visitas guiadas, exposiciones y debates, con el objetivo de acercar la ciencia, la tecnología y la innovación a todos los públicos.