miércoles, 14 de noviembre de 2018

EL MUSEO DE DINOSAURIOS SUPERA LOS 200.000 VISITANTES

Los dinosaurios de Salas han aportado más de 10 millones de euros a la comarca desde 2001

Desde su apertura, el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes ha recibido más de 200.000 visitantes

Imagen de una de las réplicas de dinosaurios que hay en Salas de los Infantes. 
/ RUBÉN CACHO / ICAL
El Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes ha superado recientemente la cifra de 200.000 visitantes recibidos desde su inauguración, en septiembre de 2001. Además, se calcula que estas visitas han generado una aportación de más de 10 millones de euros en Salas y su comarca.

El Museo salense juega un papel notorio en la promoción turística de la Sierra de la Demanda desde 2001. A lo largo de todos los meses del año recibe visitantes de procedencias diversas y su oferta expositiva ha ido completándose progresivamente con dioramas, réplicas de esqueletos, estatuas de dinosaurios y recursos audiovisuales.

Imagen de la visita de un grupo al Museo de Dinosaurios./
Museo de Dinosaurios
De acuerdo a los datos facilitados por el Museo, los visitantes tienen un carácter muy variado, desde familias con niños, grupos de escolares y estudiantes, hasta asociaciones de diversos tipos. Asimismo, el lugar recibió también la visita de profesionales e instituciones del resto del país y de todos los continentes. Asimismo, una cifra tan elevada de visitantes se valora de forma muy positiva y como un estímulo para proseguir con las labores de investigación, divulgación y didáctica que se desarrollan en torno al Museo.

Además, si se considera la relación entre la baja inversión que mantiene el Museo y el retorno económico que produce en Salas de los Infantes y la comarca, estas cifras de visitantes son muy favorables, en especial si las comparamos con las de gran parte de los museos provinciales de Castilla y León, que disfrutan de unos presupuestos mucho más elevados por visitante y año.

El impacto turístico del Museo en realidad es mayor, pues se ve acompañado por la celebración de una serie de actividades didácticas y de divulgación dirigidas a todo tipo de público, que merecen el interés y la participación de visitantes nacionales e internacionales. El patrimonio comarcal se promociona también con una ruta establecida entre Tierra Lara y Pinares, denominada 'Tierra de Dinosaurios', que atrae anualmente a miles de visitantes.

Finalmente, exposiciones temporales, talleres para escolares y niños, conferencias, espectáculos, eventos deportivos como la 'Demandasaurus', una exitosa competición de montaña en varias especialidades, rutas en yacimientos y visitas a excavaciones que ha logrado aumentar el número de turistas estimulados por la paleontología de dinosaurios, superando la cifra de 30.000 personas al año.

Una de las novedades que sirvió para aumentar las visitas durante 2018, fue la instalación de realidad virtual sobre 'Demandasaurus', la primera especie de dinosaurios descrita en la comarca serrana. Esta instalación fue posible gracias a la Fundación Caja de Burgos, con el objetivo de establecer convenios con otras instituciones públicas que hagan posible la adquisición e instalación de nuevos recursos expositivos.

Por otro lado, es importante subrayar que el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes carece de un presupuesto significativo de promoción,está ubicado en un entorno rural, y dispone de unas instalaciones y recursos modestos en relación a la enorme trascendencia científica de las piezas que conserva y expone. Es por este motivo, que desde el Museo afirman que a pesar de que ocupa un lugar relevante en la paleontología internacional de dinosaurios, desde su apertura no ha recibido las necesarias inversiones regionales.

Varias son las instituciones que apoyan, promueven, financian y colaboran para desarrollar un conjunto de actividades que, teniendo como sujeto principal el patrimonio paleontológico, suponen un revulsivo social, cultural y turístico en la Sierra de la Demanda. El Ayuntamiento de Salas de los Infantes, la Fundación Dinosaurios de Castilla y León, el Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas (C.A.S.) o la Diputación de Burgos son algunos ejemplos.

Galve celebra 25 años del descubrimiento de los dinosaurios como filón turístico en la provincia

El pueblo fue pionero al abrir un parque paleontológico, al que siguió Dinópolis en la capital y 7 localidades. Los vecinos reclaman apoyo de la DGA para mejorar el museo de fósiles.

El público llenó el patio del Ayuntamiento de Galve, donde se inauguró una 
exposición sobre los yacimientos paleontológicos de la localidad. Javier Escriche
"Los dinosaurios han dado vida a esta población. Ahora hay más servicios y la gente no se marcha de aquí". El alcalde de Galve, José Sangüesa, destacó este sábado cómo la creación de un parque paleontológico en 1993, con el que se quiso rentabilizar la gran riqueza de restos fósiles y huellas de grandes saurios que afloran en el municipio, ha cambiado la vida en el pueblo. "La escuela estaba a punto de cerrar y ahora tenemos 20 alumnos; antes, solo había un bar y ahora hay también un hostal, un restaurante y un hotel", explicó.

No solo Galve ha cambiado. También lo han hecho la capital turolense y el resto de municipios que 10 años después empezaron a contar con sedes de Dinópolis, un proyecto del Gobierno aragonés que recrea la vida de los dinosaurios que vivieron en Teruel y que atrae a miles de turistas. "Todo empezó aquí. Al ver que en solo dos meses más de 2.000 personas habían visitado la exposición de fósiles de Galve, se vio el interés que despertaba la paleontología en este país", afirma Jesús Herrero, guía del parque de Galve e hijo de quien durante 60 años había hallado restos de dinosaurios de más de 40 especies en el término municipal, José María Herrero.

Veinticinco años después, los vecinos de Galve celebraron ayer con una jornada llena de actividades el aniversario de la inauguración del parque paleontológico. Curiosamente, se cumplen también 60 años del descubrimiento en este mismo municipio, por José María Herrero, de los restos del Aragosaurus, el primer dinosaurio español descrito.

El director general de Cultura y Patrimonio de la DGA, Nacho Escuin, que inauguró una muestra fotográfica sobre las icnitas o huellas de dinosaurio halladas en Galve, destacó que desde el Gobierno aragonés se ha hecho una "amplísima apuesta" por la paleontología. "Cuando Galve comenzó, no había nada y ahora somos un referente en Japón", afirmó. Escuin se mostró partidario de renovar los atractivos de las 7 sedes satélite de Dinópolis que hay en Galve, Ariño, Albarracín, Rubielos de Mora, Castellote, Peñarroya de Tastavins y Riodeva, una petición que ha recibido de los ayuntamientos y que deberá ser aprobada por el patronato de la Fundación Dinópolis.

El alcalde de Galve pidió a la DGA apoyo económico para terminar de construir el museo de la localidad, al que se trasladarían los fondos que ahora se exponen en una sala que resulta pequeña. José Sangüesa reclamó también que tanto el museo como ‘Legendark’, la sede de Dinópolis, "trabajen de forma coordinada".

El paleontólogo de La Rioja Félix Pérez Lorente, que desde 1987 ha estudiado más de 400 icnitas de Galve, dio una conferencia en la que destacó el "interés" que revisten estas huellas, algunas muy bien conservadas y únicas en el mundo. "Galve era un lugar ideal para los dinosaurios, un paraíso", aclaró Pérez Lorente, quien explicó que en algunos yacimientos las icnitas hablan del paso de auténticas manadas de dinosaurios.

Por la mañana hubo una mesa redonda moderada por la periodista Mari Cruz Aguilar en la que representantes institucionales y paleontólogos analizaron cómo generar riqueza a través de los recursos endógenos. Una visita a las icnitas de ‘El Cantalar’ y talleres para aprender a identificar las huellas, completaron el programa.

Huellas de dinosaurio en Torotoro, el nuevo Parque Jurásico de Bolivia

Devenida en la meca de la paleontología, la zona cuenta con más de 3.500 huellas de dinosaurios

Huellas de dinosaurios en el Parque nacional Torototo 
(Photo by Aizar RALDES / AFP)
Una hilera de pisadas de saurópodos, terópodos y anquilosaurios del período Cretácico se observan en una roca inclinada del Parque Nacional Torotoro, en el centro de Bolivia, una nueva meca de la paleontología que cuenta con más de 3.500 huellas de dinosaurios.

Con unos 50 metros de alto por 30 de ancho, esta roca caliza sufrió una inclinación de alrededor de 45 grados por los movimientos tectónicos y es testigo de un pasado que ocurrió, según los científicos, hace alrededor de 80 millones de años.

Huellas de dinosaurios en el Parque nacional Torototo 
(Photo by Aizar RALDES / AFP)
Las pisadas varían en tamaño, entre 20 y 50 centímetros, están en dirección sureste-noroeste, en una aparente migración de animales por Torotoro, en los valles subandinos del departamento de Potosí, un Parque Nacional de unas 16.570 hectáreas.

Las 3.500 huellas pertenecen, según los investigadores, a ocho especies de animales prehistóricos y colocarían a esta región boliviana, de un agradable clima templado, en la segunda reserva paleontológica del país, tras la reserva de Cal Orcko, en el departamento sureño de Chuquisaca, donde se estima que hay unas 12.000 pisadas de cerca de 300 especies de dinosaurios.

Palabra de científico

El paleontólogo boliviano Ricardo Céspedes explica que "los primeros registros" sobre pisadas de dinosaurio en los sitios paleontológicos de Bolivia corresponden a varios tipos de dinosaurios de diferentes épocas.

Torotoro, en el centro de Bolivia, quieren que los turistas visiten la zona
by Aizar RALDES / AFP)
Pertenecen principalmente a tres grupos: terópodos, carnívoros que dieron origen a las aves y que dejaron huellas tridáctilas; los saurópodos, gigantescos animales herbívoros con huellas muy grandes y similares a los braquiosaurios; y los anquilosaurios, que fueron animales acorazados.

Céspedes asegura que las huellas de la primera capa de rocas calcáreas podrían remontarse a unos 86 millones de años. Tras "una ausencia de casi 10 millones de años", surge otra capa con pisadas de "alrededor de 76 a 72 millones de años", explica.

Otra vista del cañón en Torotoro, Bolivia. (Photo by Aizar RALDES / AFP)
José Pérez, guía turístico local, no descarta que pueda haber más huellas adicionales a las 3.500 encontradas hasta ahora en los cerros y montañas que rodean el pueblo de Torotoro. "Se necesita una investigación más completa", afirma.

Pérez utiliza pequeños animales de caucho para explicar a los visitantes cómo eran los dinosaurios que pulularon por el lugar y cómo caminaban. Incluso se agacha y se pone a cuatro patas para imitar a un anquilosaurio.

Dónde está

El Parque Nacional, uno de los 22 que hay en Bolivia, se encuentra a entre 2.000 y 3.6000 metros sobre el nivel del mar. El poblado de Torotoro es su capital rural y cuenta con unos 12.000 habitantes quechuas, principalmente agricultores pobres.

Desde la década de 1990, la alcaldía y sus habitantes tienen la aspiración de convertir el turismo en una fuente de ingresos para el pueblo, al que se llega tras cinco horas en vehículo por una tortuosa carretera de tierra.

Las primeras lluvias en 500 años devastan la vida en el desierto de Atacama

Los microbios, acostumbrados a la sequía extrema, no han soportado la nueva situación. Investigadores del CSIC hablan de «extinción masiva» y advierten de que lo mismo pudo pasar en Marte

Lagos formados en el corazón hiperárido del desierto de Atacama -
Carlos González Silva
Durante 500 años, el corazón hiperárido del desierto de Atacama, el más seco y antiguo de la Tierra, situado al norte de Chile, ha permanecido sin saber lo que es una gota de agua. Pero en los últimos tres años se han registrado por primera vez lluvias intensas. Esa promesa de vida, contrariamente a lo que se esperaba, ha causado una gran devastación entre las únicas criaturas que habitan el lugar: los microbios. Estos diminutos seres han sido incapaces de adaptarse a las nuevas circunstancias, según concluye un estudio publicado en la revista Nature Scientific Reports y dirigido por investigadores del Centro de Astrobiología, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial. Además, los científicos atribuyen estas lluvias recientes se atribuyen al cambio climático global.

«Nuestro grupo ha descubierto que, contrariamente a lo que cabría esperar intuitivamente, el aporte de agua no ha supuesto un florecimiento de la vida en Atacama, sino que por el contrario las lluvias han causado una enorme devastación en las especies microbianas que habitaban estos lugares antes de las precipitaciones», explica el investigador del CSIC Armando Azúa-Bustos.

«Nuestro trabajo muestra que las elevadas lluvias han causado la extinción masiva de la mayoría de las especies microbianas indígenas. El rango de extinción llega al 85%, como resultado del estrés osmótico que ha provocado la abundancia repentina de agua: los microorganismos autóctonos, que estaban perfectamente adaptados a vivir bajo condiciones de extrema sequedad y optimizados para la extracción de la escasa humedad de su entorno, han sido incapaces de adaptarse a las nuevas condiciones de súbita inundación y han muerto por exceso de agua», añade Alberto G. Fairén, investigador del CSIC en el Centro de Astrobiología.

Pudo pasar en Marte

Este estudio representa un gran avance para entender la microbiología de entornos extremadamente áridos. También presenta un nuevo paradigma para entender la ruta evolutiva de la hipotética microbiota temprana de Marte, puesto que Marte es un planeta hiperárido que experimentó inundaciones catastróficas en épocas antiguas.

«Marte tuvo un primer periodo, el Noeico (hace entre 4,5 y 3,5 miles de millones de años), en el que hubo mucha agua en su superficie», indica Fairén. «Lo sabemos por la cantidad de evidencias hidrogeológicas que se conservan, en forma de minerales hidratados ubicuos sobre la superficie, huellas de ríos, lagos, deltas y tal vez un océano hemisférico en las llanuras del norte», explica el investigador.

Después Marte perdió su atmósfera y su hidrosfera, y se convirtió en el mundo seco y árido que conocemos hoy. «Pero en algunos momentos durante el Hespérico (de 3,5 a 3 miles de millones de años), grandes volúmenes de agua excavaron su superficie en forma de canales de desbordamiento, los más grandes del Sistema Solar. Si aún existían comunidades microbianas resistiendo el proceso de desecación extrema, se habrían visto sometidas a procesos de estrés osmótico similares a los que hemos estudiado en Atacama», detalla el investigador.

«Por lo tanto, el estudio de Atacama nos sirve para proponer que la recurrencia de agua líquida en Marte pudo haber contribuido a la desaparición de la vida marciana, si alguna vez existió, en lugar de representar una oportunidad para el reflorecimiento de microbiotas resilientes», concluye Fairén.

jueves, 8 de noviembre de 2018

AR&PA: "Excavando un dinosaurio gigante en Torrelara"

La Bienal Ibérica de Patrimonio Cultural es el resultado de la fusión de la Bienal de la Restauración y Gestión del Patrimonio AR&PA, que se celebra en Valladolid desde 1998, y la portuguesa Feira do Patrimonio.

AR&PA constituye un punto de encuentro y foro de debate para profesionales e instituciones dedicadas a la tutela y gestión del Patrimonio Cultural.


Dentro de este marco, la Diputación Provincial de Burgos ha encargado al alcalde de Torrelara, Rubén González, y al director de las excavaciones y del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes, Fidel Torcida, que pronuncien una conferencia sobre los trabajos realizados en el yacimiento paleontológico de Valdepalazuelos- Tenadas de Carrascal, en Torrelara, donde se han encontrado numerosos restos de dinosaurios, que tendrá el título 'Excavando un dinosaurio gigante en Torrelara'.

Será este sábado 10 de noviembre a las 14:00 horas en la Sala Atapuerca de AR&PA. Valladolid.

Fidel Torcida participará nuevamente en la Plaza Europa aproximadamente a las 16:30 horas con una intervención titulado 'Patrimonio paleontológico: dinosaurios en la Sierra de la Demanda'.

canal54.es

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Charla-coloquio: 'Ciencia en femenino"

Enmarcada dentro de las actividades de la Semana de la Ciencia 2018 que organiza el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes (Burgos) junto con la Fundación para el Estudio de los Dinosaurios en Castilla y León, este sábado tendremos, en el Teatro-Auditorio "Gran Casino" de Salas de los Infantes, a dos grandísimas investigadoras en una charla-coloquio titulada 'Ciencia en femenino'.

Gloria Cuenca Bescós. Profesora Titular de Paleontología de la Universidad de Zaragoza. Investigadora asociada del Centro UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos. Doctora en Ciencias por la Universidad de Zaragoza. Miembro del equipo de Atapuerca desde 1991. Lidera las líneas de investigación sobre paleobiología, tafonomía y bioestratigrafía de los pequeños vertebrados (roedores, insectívoros, quirópteros, lagomorfos, anfibios, reptiles, peces) de los yacimientos de Atapuerca.

Y a la doctora Angélica Torices. Directora académica de la Cátedra de Paleontología de la Universidad de La Rioja. Sus investigaciones se centran en el estudio de los dinosaurios carnívoros del Cretácico Superior de Norteamérica y Europa, su origen y evolución. Estudia también el patrimonio paleontológico riojano (tanto huellas como material óseo), un elemento esencial para comprender la diversidad faunística y medioambiental de los ecosistemas mesozoicos riojanos.