jueves, 28 de marzo de 2019

Paleontólogos encuentran fósil del primer pterosaurio registrado en Cuba

El hallazgo se dio en La Región Paleontológica Damují

Hallan primer registro de pterosaurios en Cuba. (DIARIO LA CALLE)
Paleontólogos de Cuba y Estados Unidos, descubrieron el primer fósil de pterosaurio registrado en la Isla. Se trata de un reptil volador, que existió durante el Cretácico, pero que hasta el momento no había señales de su existencia en la región.

Los restos fueron encontrados en la Región Paleontológica Damují en Cienfuegos, zona conocida mundialmente por la gran cantidad de muestras fósiles halladas en los últimos años.

El descubrimiento fue hecho por el investigador, Carlos Rafael Borges Sellén. En su relato señala que fue un estudiante cubano de Paleontología, apoyado por especialistas del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Montana, Estados Unidos, quienes sugirieron que se trataba de los restos de un reptil volador.

Restos fósiles hallados en Cuba. (ALDIA)
De acuerdo a los registros actuales, el pterosaurio, fue uno de los primeros vertebrados voladores que existieron. Sus alas estaban formadas por una compleja membrana, y tenían un cuerpo cubierto con pelaje.

Se trataba de una especie bastante extendida por el planeta, por lo que es relativamente común encontrar restos fósiles de pterosaurios; se han hallado ejemplares en todo el mundo como zonas de África, Asia, Australia, Europa, Norteamérica y Sudamérica, pero es la primera vez que uno es descubierto en Cuba.

Cabe aclarar que no se trata de una especie de dinosaurio, aunque existieron al mismo tiempo que ellos. Es una especie que vivió entre los periodos Triásico y Cretácico, hasta el momento de su extinción hace 65 millones de años, cuya alimentación consistía en peces marinos.

La Región Paleontológica Damují ha sido el sitio de varios descubrimientos. 
(TODO CUBA)
La Región Paleontológica Damují, se encuentra ubicada en la población de Rodas, Cienfuegos. Actualmente es uno de los sitios arqueológicos más importantes de Cuba.

En esta zona se han encontrado restos fósiles como la estrella de mar más antigua registrada en la isla y un diente fosilizado de 5.5 centímetros de largo y 4 de ancho de un Carcharodon Megalodon, mejor conocido como el tiburón gigante, que existió hace millones de años y podía llegar a medir 18 metros.

miércoles, 27 de marzo de 2019

Paleontólogos de todo el mundo, reunidos en la 'Misión Jurásica'

Científicos de todo el mundo trabajarán juntos en una parcela de tierra rica en fósiles en el norte de Wyoming, que ofrece una rara confluencia de huesos, huellas y plantas fosilizadas del Jurásico.

La denominada 'Misión Jurásica' proporcionará pistas que prometen contar una historia más completa sobre el Período Jurásico de lo que nunca se haya contado, según un comunicado de The Children's Museum de Indianápolis, una de las entidades que financia el proyecto, con 27,5 millones de dólares de presupuesto.

CHILDRENSMUSEUM.ORG
En la iniciativa participan el Museo de Historia Natural (Londres), el Centro de Biodiversidad Naturalis (Leiden, Países Bajos) y la Universidad de Manchester (Manchester). Como resultado, más de 100 científicos de tres países se unirán para trabajar en la llamada Formación Morrison en Wyoming para revelar dramáticos nuevos secretos sobre el mundo de hace millones de años.

Jeffrey H. Patchen, presidente y director ejecutivo de The Children's Museum declaró: "Estamos reuniendo a un equipo internacional extraordinario por primera vez que analizará críticamente partes de la Formación Morrison de nuevas maneras".

Los líderes del proyecto están llamando a la parcela rica en fósiles "La Milla Jurásica". Hay cuatro canteras principales de varios niveles que ofrecen un conjunto diverso de dinosaurios articulados y semi-articulados de la Formación Morrison. El sitio también tiene muchos otros animales, vida marina, plantas fósiles y rutas de dinosaurios rara vez asociadas del Período Jurásico Tardío, hace 150 millones de años.

En los últimos dos años de trabajo de campo, se han recolectado cerca de 600 especímenes, que pesan más de seis toneladas, a pesar del hecho de que solo se ha explorado una fracción del sitio. Incluidos están los huesos de un braquiosaurio de 26 metros de largo y un diplodocus de 30 metros de largo. Una escápula de braquiosaurio (hueso del hombro) de 2 metros y varias huesos articulados que se encuentran entre el material recolectado durante la temporada de campo de 2018.

martes, 26 de marzo de 2019

El manto interior de la Tierra fluye dinámicamente

Al hundirse más de mil kilómetros en el interior terrestre, los antiguos fondos oceánicos hacen que la roca caliente en el manto inferior fluya de forma mucho más dinámica de lo que se pensaba.

ANNA FERREIRA, UCL.
Este descubrimiento de un nuevo estudio dirigido por el University College London (UCL), responde a viejas preguntas sobre la naturaleza y los mecanismos del flujo del manto en la parte inaccesible de la Tierra profunda. Esto es clave para comprender lo rápido que se está enfriando la Tierra, y la evolución dinámica de nuestro planeta y otros en el sistema solar.

"A menudo nos imaginamos el manto de la Tierra como un líquido que fluye, pero no lo es; es un sólido que se mueve muy lentamente con el tiempo. Tradicionalmente, se ha pensado que el flujo de roca en el manto inferior de la Tierra es lento hasta que golpea el núcleo del planeta, y que la mayoría de las acciones dinámicas ocurren en el manto superior, que solo llega a una profundidad de 660 kilómetros. Hemos demostrado que este no es el caso después de todo en grandes regiones en las profundidades del borde del Pacífico Sur y Sudamérica ", explicó la autora principal, Ana Ferreira (UCL Ciencias de la Tierra y Universidad de Lisboa).   

"Aquí, el mismo mecanismo que vemos que causa el movimiento y la deformación en la roca caliente y presurizada en el manto superior también está ocurriendo en el manto inferior. Si este aumento de la actividad ocurre de manera uniforme sobre el globo, la Tierra podría estar enfriándose más rápidamente que antes pensamiento", agregó Manuele Faccenda, Universidad de Padua.

El estudio, publicado en Nature Geoscience, proporciona evidencia de un movimiento dinámico en el manto inferior de la tierra donde los antiguos fondos oceánicos se están hundiendo hacia el núcleo del planeta, cruzando desde el manto superior (hasta unos 660 kilómetros por debajo de la corteza) hasta el manto inferior (de 660 a 1.200 kilómetros de profundidad).

El equipo descubrió que la deformación y el aumento del flujo en el manto inferior probablemente se deban al movimiento de defectos en la red cristalina de las rocas en la Tierra profunda, un mecanismo de deformación llamado "fluencia de dislocación", cuya presencia en el manto profundo ha sido tema de debate.

Los investigadores utilizaron grandes conjuntos de datos recopilados a partir de las ondas sísmicas que se formaron durante los terremotos para investigar qué está sucediendo en el interior de la Tierra. La técnica está bien establecida y es comparable a la forma en que se usa la radiación en las exploraciones CAT para ver qué sucede en el cuerpo.

"En una exploración CAT, los rayos estrechos de rayos X pasan a través del cuerpo hasta los detectores opuestos a la fuente, creando una imagen. Las ondas sísmicas atraviesan la Tierra de manera muy similar y son detectadas por estaciones sísmicas en el lado opuesto del planeta al epicentro del terremoto, que nos permite construir una imagen de la estructura del interior de la Tierra", explicó Sung-Joon Chang, de la Universidad Nacional de Kangwon.

Mediante la combinación de 43 millones de mediciones de datos sísmicos con simulaciones dinámicas por computadora utilizando las instalaciones de supercomputación del Reino Unido HECTOR, Archer y el grupo italiano de computación Galileo, CINECA generó imágenes para mapear cómo fluye el manto de la Tierra a profundidades de unos 1.200 kilómetros bajo nuestros pies.

Revelaron un aumento en el flujo del manto debajo del Pacífico occidental y América del Sur, donde los antiguos fondos oceánicos se están hundiendo hacia el núcleo de la Tierra durante millones de años.    Este enfoque de combinación de datos sísmicos con modelos geodinámicos por computadora ahora se puede usar para construir mapas detallados de cómo fluye todo el manto globalmente para ver si la deformación de la dislocación es uniforme en las profundidades extremas.

Los investigadores también quieren modelar cómo el material se mueve desde el núcleo de la Tierra a la superficie, lo que, junto con este último estudio, ayudará a los científicos a comprender mejor cómo nuestro planeta evolucionó a su estado actual.

"La forma en que fluye el manto en la Tierra podría controlar por qué hay vida en nuestro planeta pero no en otros planetas, como Venus, que tiene un tamaño y ubicación similares en el sistema solar a la Tierra, pero probablemente tiene un estilo muy diferente de flujo de manto. "Podemos entender mucho sobre otros planetas revelando nuestros secretos", concluyó Ferreira.

El fósil animal más antiguo es una impresión de su verdadero aspecto

Los fósiles de Dickinsonia, de 558 millones de años, no revelan todas las características de estas criaturas, los primeros animales conocidos, que potencialmente tenían boca y tripas.

ILYA BOBROVSKIY, THE AUSTRALIAN NATIONAL UNIVERSITY.
La erudita de la Australian National University (ANU), Ilya Bobrovskiy, concluye en un nuevo estudio que las propiedades físicas simples de los sedimentos pueden explicar la preservación de la Dickinsonia, e implica que lo que se puede ver hoy en día puede no ser el aspecto de estas criaturas.

"Estas criaturas de cuerpo blando que vivieron hace 558 millones de años en el lecho marino podrían, en principio, tener boca y agallas, órganos que muchos paleontólogos sostienen que surgieron durante el período cámbrico decenas de millones de años después", dijo Bobrovskiy, de la Escuela de Investigación de Ciencias de la Tierra.

"Nuestro descubrimiento sobre la Dickinsonia, y muchos otros fósiles de Ediacara, abre nuevas posibilidades en cuanto a cómo se veían realmente", agrega en un comunicado.  

La biota de Ediacara estaba formada por criaturas extrañas que vivían en el fondo del mar hace 571 a 541 millones de años. Crecieron hasta dos metros de largo e incluyen los primeros animales conocidos, así como colonias de bacterias.



El hecho de que Dickinsonia y otros fósiles de Ediacara se conservaron en el registro geológico ha sido un gran misterio, hasta ahora.   

El equipo, que incluye a científicos de instituciones rusas, descubrió cómo se conservaban los fósiles de la biota de Ediacara, a pesar de que los macroorganismos no tenían esqueletos ni conchas.

"A medida que los organismos decaían, un sedimento más suave desde abajo fluía gradualmente hacia el vacío que se formaba, creando un yeso", dijo Bobrovskiy.  

"Ahora sabemos que lo que estamos viendo es la impresión de un suave esqueleto orgánico que pudo haber estado en cualquier lugar dentro del cuerpo de Dickinsonia. Lo que estamos viendo podría ser una parte del fondo de Dickinsonia, el interior de su cuerpo o parte de su espalda".

Bobrovskiy dijo que Dickinsonia tenía diferentes tipos de tejidos y debe haber sido un verdadero animal, un Eumetazoa, los linajes que finalmente llevaron a los humanos. "Estos fósiles comprenden nuestra mejor ventana hacia la evolución animal más temprana y son la clave para comprender nuestros profundos orígenes".


Presentan en Canadá los restos del Tyrannosaurus rex más grande del mundo

  • Medía 13 metros de largo, pesaba 8,8 toneladas y vivió hace 66 millones de años
  • Ha recibido el nombre de Scotty, en homenaje a la botella de whisky con la que se celebró su descubrimiento 

Scotty, apodado así por una botella de whisky con la que se celebró su 
descubrimiento, es el más grande que todos los dinosaurios carnívoros descubiertos. 
AFP
Paleontólogos de la Universidad de Alberta han presentado los restos del Tyrannosaurus rex más grande del mundo. Apodado "Scotty", medía 13 metros de largo, pesaba 8,8 toneladas y vivió en lo que actualmente es la provincia cadaniense de Saskatchewan hace 66 millones de años.

"Este es el rex de rexes", ha bromeado Scott Persons, autor principal del estudio e investigador postdoctoral en el Departamento de Ciencias Biológicas. "Hay una variabilidad de tamaño considerable entre los tiranosaurios. Algunos individuos eran más largos que otros y más robustos. Scotty ejemplifica al robusto. Tome medidas cuidadosas de sus piernas, caderas e incluso del hombro, y Scotty resulta un poco más fuerte que otros especímenes de Tyrannosaurus rex".

Scotty, apodado así por una botella de whisky con la que se celebró su descubrimiento, tiene huesos en las piernas que sugieren un peso vivo de más de 8.800 kilos, lo que lo hace el más grande que todos los dinosaurios carnívoros descubiertos.

Descubierto pr primera vez en 1991
El esqueleto se descubrió por primera vez en 1991, cuando se convocó al proyecto a paleontólogos, incluidos el experto en Tyrannosaurus rex y el profesor de UAlberta, Phil Currie. Pero la dura piedra arenisca que encerraba los huesos tardó más de una década en eliminarse; solo ahora los científicos han podido estudiar a Scotty completamente ensamblado y darse cuenta de los ragos únicos de este dinosaurio.

No es solo el tamaño y el peso de Scotty lo que lo distingue. El mega rex canadiense también destaca por su avanzada edad. "Scotty es el Tyrannosaurus rex conocido que murió a edad más avanzada", explica Person. "Con lo que quiero decir, habría tenido muchas velas en su último pastel de cumpleaños. Puedes tener una idea de qué edad tiene un dinosaurio cortando sus huesos y estudiando sus patrones de crecimiento. Scotty es todo un anciano".

Pero la edad es relativa, y los Tyrannosaurus rex crecían rápido y morían jóvenes. Se estima que Scotty tenía unos 30 años cuando murió.

"Para los estándares de Tyrannosaurus, tuvo una vida inusualmente larga. Y fue violenta", dijo Persons. "Acurrucados en el esqueleto están las patologías, los lugares donde los huesos con cicatrices registran grandes lesiones".

¿Atacado por otro Tyrannosaurus?
Entre las heridas de Scotty se encuentran costillas rotas, una mandíbula infectada y lo que puede ser una mordedura de otro Tyrannosaurus rex en su cola: cicatrices de batalla de una larga vida.

"Creo que siempre habrá grandes descubrimientos por hacer", dijeron Personas "Pero a partir de ahora, este Tyrannosaurus rex en particular es el depredador terrestre más grande conocido por la ciencia".

Se espera que una nueva exhibición que muestre el esqueleto de Scotty se abra en el Royal Museum de Saskatchewan en mayo de 2019.


sábado, 23 de marzo de 2019

Plumas revelan que un polluelo del Cretácico salió corriendo del huevo

La más avanzada tecnología de fluorescencia estimulada por láser ha revelado plumas preservadas en un espécimen fósil de polluelo de hace 125 millones de años, excavado en España.   

T. KAYE ET AL.
Lechos fósiles del Cretácico Temprano de hace 125 millones de años del yacimiento de Las Hoyas, en Cuenca, son conocidos desde hace mucho tiempo por producir miles de peces petrificados y reptiles. Sin embargo, un fósil especial es único y es uno de los fósiles más raros: un esqueleto casi completo de un polluelo.

Utilizando su propia tecnología de imágenes láser, Michael Pittman del Departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Hong Kong y Thomas G Kaye de la Fundación para el Avance Científico en los EE.UU. determinaron el estilo de vida de este ave de cría de unos 3 centímetros de largo al revelar lo que antes se desconocía: plumas conservadas en el espécimen fósil.

Los pollos y los patos son 'precoces' al estar listos para salir del nido a las pocas horas de eclosión. Las palomas y las águilas son 'altriciales', se quedan en el nido y son cuidados por sus padres.

¿Cómo sabes si una cría salió "del huevo corriendo" o si estaba "desnuda e indefensa en el nido"? Por las plumas. Cuando las aves precociales eclosionan, han desarrollado plumas y en parte grandes plumas, y pueden mantenerse calientes y moverse sin la ayuda de la madre. "Se buscaron estudios previos pero no se encontraron indicios de plumas en la cría de Las Hoyas. Esto significaba que su estilo de vida original era un misterio", dice Pittman en un comunicado.

Michael Pittman y Thomas Kaye trajeron nueva tecnología al estudio de los fósiles de Los Hoyas en forma de un láser de alta potencia. Esto hizo que las diferencias químicas muy pequeñas en los fósiles se hicieran visibles al examinarlos en diferentes colores, revelando detalles anatómicos que no se habían visto previamente.

Recientemente tuvieron un éxito tremendo con la primera pluma fósil descubierta del famoso pájaro temprano Archaeopteryx mediante la recuperación de la firma química de su pluma fósil, una parte clave de la identificación de la pluma que no había sido verificada previamente durante unos 150 años. Los nuevos resultados en el ave de cría finalmente respondieron a la pregunta sobre su estilo de vida, ya que efectivamente tenía plumas al nacer y, por lo tanto, era precoz y estaba fuera del huevo.

Las plumas estaban hechas de carbono que tiene baja fluorescencia usando fluorescencia estimulada por láser, pero la matriz de fondo brillaba haciendo que las plumas destaquen en una silueta oscura. "Los intentos anteriores de utilizar luces UV y haces de sincrotrón no pudieron detectar las plumas, lo que subraya que la tecnología láser se mantiene como una nueva herramienta en paleontología", agregó Tom Kaye, autor principal del estudio.

Este descubrimiento a través de la nueva tecnología demuestra que algunas de las primeras aves adoptaron una estrategia de reproducción precocial al igual que las aves modernas. Por lo tanto, en la época de los dinosaurios, algunas aves de cría tenían los medios para evitar los peligros de la vida mesozoica, tal vez siguiendo a sus padres o moviéndose alrededor de ellos mismos.

"Una de las plumas descubiertas fue de un tamaño sustancial y conserva características que se observaron en otras crías. Indica que nuestra cría tenía plumas de vuelo razonablemente bien desarrolladas en el momento del nacimiento", dice Jesús Marugán-Lobón, coautor de la Universidad Autónoma de Madrid. Este y otros descubrimientos "iluminadores" están sumando nuestro conocimiento de la vida antigua con detalles que sobrevivieron en el registro fósil que nunca se creyeron posibles incluso hace un par de décadas.

Hallan en China uno de los mayores tesoros fósiles del mundo

La formación de Qingjiang contiene un centenar de especies animales, más de la mitad desconocidas, de hace 500 millones de años

Investigadores trabajan en el yacimiento junto al río Danshui, en China 
- Dong King Fu
Las lutitas de Burgess es una formación geológica en las Montañas Rocosas canadienses célebre en todo el mundo por sus fósiles de 508 millones de años de antigüedad. Su descubrimiento en 1909 por el naturalista y reconocido paleontólogo estadounidense Charles Walcott es uno de los más importantes de la historia de la paleontología. Allí se conservan de manera exquisita fósiles de cuerpo blando con su piel, ojos y órganos internos como tripas y cerebros. Una joya con un valor incalculable, ya que muestra cómo se veía la vida animal durante las primeras etapas de su evolución. Y muchos de estos ejemplares tienen anatomías que no se parecen directamente a nada vivo hoy en día. Hasta ahora, se han encontrado un buen número de yacimientos de la época, pero tan solo la biota de Chengjiang en China podía ser comparable a Burgess. Pero un equipo de investigadores de la Northwest University (EE.UU.) ha anunciado en la revista «Science» el hallazgo de otra asombrosa formación paleontológica en el país asiático que puede rivalizar con las descritas.

Según sus descubridores, el nuevo yacimiento de Qingjiang, en la orilla del río de Danshui, puede ayudar a entender qué ocurrió durante la repentina explosión de la vida animal durante el período Cámbrico, cuando surgieron casi todos los géneros de animales que conocemos en la actualidad. Este tesoro biológico de 518 millones de años no solo se asemeja en calidad y diversidad a Burgess o Chengjiang, sino que también contiene un número inesperadamente grande de especies hasta ahora desconocidas. De los 101 animales identificados en el sitio hasta el momento, más de la mitad (el 53%) no habían sido identificados anteriormente.

Fósiles inmaculados

Los fósiles son además inmaculados. No han sido afectados por la intemperie o cambios en las rocas, por lo que los tejidos muestran detalles extraordinarios, según explica Allison C. Daley, del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Lausana en Suiza, en un artículo que acompaña al estudio en «Science». Entre ellos, se incluyen representantes de casi todos los filos principales. Los más abundantes y diversos son las esponjas y artrópodos, incluidos insectos, crustáceos, milpiés y arácnidos. También se han encontrado los primeros miembros de nuestro propio filo, los cordados, y pequeñas criaturas como peces. 

Los corales, anémonas de mar y medusas son relativamente raros en otros yacimientos cámbricos, pero en Qingjiang son abundantes y diversos, constituyendo más de un tercio de los especímenes registrados. Además, el yacimiento se parece a Chengjiang en la abundancia de animales pero, misteriosamente y a pesar de estar relativamente cerca y tener una antigüedad similar, solo el 15% de los géneros se encuentra en ambas localidades. La causa aún está por descubrir, pero los investigadores creen que puede ser el resultado de diferencias paleoambientales, ya que Qingjiang ocupa un hábitat marino ligeramente más profundo.

La biota de Qingjiang representa un conjunto de organismos preservados casi en su lugar, proporcionando una instantánea de una antiquísima comunidad animal que puede arrojar luz sobre la evolución de la vida en la Tierra.


viernes, 22 de marzo de 2019

XI CONCURSO INTERNACIONAL DE ILUSTRACIONES CIENTÍFICAS DE DINOSAURIOS 2019

La Fundación para el Estudio de los Dinosaurios en Castillay León y el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes organizan un año más el XI Concurso Internacional de Ilustraciones Científicas de Dinosaurios 2019. En esta 11ª edición, de nuevo vuelve a colaborar la empresa salense Hernáiz Construcciones Hercam, S.L., a la que volvemos a agradecer su implicación en el concurso.

Podrán participar todas las personas españolas o de cualquier nacionalidad sin límite de edad.

El tema principal del concurso son las ilustraciones sobre dinosaurios y otros seres vivos contemporáneos suyos. Las ilustraciones pueden representar reconstrucciones de los animales en vida, en su medio o de los fósiles originales.

El plazo de envío será desde el 22 de marzo hasta el 27 de octubre de 2019.

Podéis descargaros las bases (en castellano e inglés) en el siguiente enlace: pincha aquí.

Listado de dinosaurios, otros vertebrados y plantas de la comarca de Salas de los Infantes (pincha aquí).

Un fósil de 500 millones de años revela el origen de las medusas peine

A uno de los carnívoros poco conocidos del océano se le ha asignado un nuevo lugar en el árbol evolutivo tras constatarse su parecido con otras criaturas que habitan en el fondo marino.

YANG ZHAO.
Las medusas peine ocupan un lugar central en la historia de la evolución animal, y algunos argumentan que fueron de los primeros animales en evolucionar. Ahora, un equipo internacional de paleontólogos ha encontrado evidencia fósil que prueba que las medusas peine están relacionadas con los ancestros que se sentaron en el fondo marino con tentáculos similares a pólipos.

Como se informa este jueves en un artículo publicado en 'Current Biology', investigadores de la Universidad de Bristol, en Reino Unido; la Universidad de Yunnan, en China, y el Museo de Historia Natural de Londres, en Reino Unido, compararon un fósil de 520 millones de años con fósiles de una estructura esquelética similar y encontraron que todos evolucionaron a partir de los mismos ancestros.

El fósil, ubicado en una piedra de adobe amarilla y de color verde oliva y que se asemeja a una flor, fue encontrado en afloramientos al sur de Kunming en la provincia de Yunnan, al sur de China, por el profesor Hou Xianguang, coautor del estudio. Varios fósiles asombrosamente conservados se han desenterrado de afloramientos dispersos entre los campos de arroz y tierras de cultivo en esta parte de la China tropical en las últimas tres décadas.

Bautizada como 'Daihua' en honor a la tribu Dai en Yunnan y la palabra en mandarín que significa flor, 'Hua', se trata de un organismo en forma de copa con 18 tentáculos que rodean su boca. En los tentáculos hay finas ramas similares a plumas, con filas de grandes pelos ciliares preservados.

"Cuando vi el fósil por primera vez, noté de inmediato algunas características que había visto en las medusas peine --dice en un comunicado el doctor Jakob Vinther, paleobiólogo molecular de la Universidad de Bristol--. Podrías ver estas manchas oscuras repetidas a lo largo de cada tentáculo. El fósil también conserva hileras de cilios, que se pueden ver porque son enormes. En el Árbol de la Vida, tales estructuras ciliares grandes solo se encuentran en medusas peine".

NADADORES CARNÍVOROS HOY EN DÍA   

En los océanos de hoy, las medusas peine son nadadores carnívoros. Algunos de ellos se han convertido en plagas invasoras. Nadan utilizando bandas de hileras iridiscentes de color arco iris a lo largo de su cuerpo, compuestas por protuberancias celulares densamente empaquetadas, conocidas como cilios. Sus estructuras similares a pelos son las más grandes que se ven en el árbol de la vida.
Los científicos notaron que Daihua se parecía a otro fósil, una extraña y famosa maravilla del Burgess Shale (de 508 millones de años) llamada 'Dinomischus'. Esta criatura también tenía 18 tentáculos y un esqueleto orgánico y fue asignada previamente a un grupo llamado entoproctos.

"También nos dimos cuenta de que un fósil, 'Xianguangia', que siempre pensamos que era una anémona de mar es en realidad parte de la rama de la medusa peine", dice el coautor Cong Peiyun. Este patrón emergente llevó a los investigadores a ver una transición perfecta de sus fósiles hasta las medusas peine.

"Probablemente fue uno de los momentos más emocionantes de mi vida --describe el doctor Vinther--. Sacamos un libro de texto de zoología y tratamos de centrar nuestra cabeza en torno a las diferentes diferencias y similitudes, y luego, ¡bam! Aquí hay otro fósil que llena este vacío".

El estudio muestra cómo evolucionaron los antepasados de las medusas peine con un esqueleto orgánico, que algunos aún poseían y con las que nadaban durante el Cámbrico. Sus tentáculos evolucionaron a partir de tentáculos en ancestros similares a pólipos que estaban adheridos al fondo marino. Sus bocas se expandieron en esferas parecidas a globos, mientras que su cuerpo original redujo su tamaño, de modo que los tentáculos que solían rodear la boca emergen ahora desde el extremo posterior del animal.

"Con tales transformaciones corporales, creo que tenemos algunas de las respuestas para entender por qué las medusas peine son tan difíciles de descifrar. Explica por qué han perdido tantos genes y poseen una morfología que vemos en otros animales", agrega otro de los autores, Luke Parry.

Hasta hace unos 150 años, los zoólogos habían considerado que las medusas peine y los cnidarios estaban relacionados. Esta teoría fue cuestionada más recientemente por la nueva información genética que sugiere que las medusas peine podrían ser un pariente lejano de todos los animales vivos debajo de las esponjas de apariencia muy simple. Los autores de este trabajo creen que sus hallazgos justifican el reposicionamiento de las medusas peine junto con los corales, las anémonas de mar y las medusas.

jueves, 21 de marzo de 2019

Primer ave fósil con un huevo preservado en su cuerpo

El primer ave fósil encontrada con un huevo preservado dentro de su cuerpo ha sido reportado por cíentíficos liderados por la Academia de Ciencias de China.   

BARBARA MARRS
El nuevo espécimen, que representa una nueva especie, Avimaia schweitzerae, fue descubierto en depósitos de 110 millones de años en el noroeste de China. Pertenece a un grupo llamado Enantiornithes ("aves opuestas"), que abundaron en todo el mundo durante el Cretácico y coexistieron con los dinosaurios.

El nuevo fósil --descrito en Nature Communications-- está increíblemente bien conservado, incluidos los restos de un huevo dentro de su abdomen. Debido a que el espécimen se aplastó, solo después de que se extrajo un pequeño fragmento y se analizó bajo el microscopio, el equipo se dio cuenta de que el tejido inusual era un huevo.

El análisis detallado del fragmento de la cáscara del huevo reveló una serie de datos interesantes que indican que el sistema reproductor de esta ave hembra no se estaba comportando normalmente: la cáscara del huevo consta de dos capas en lugar de una como en los huevos de aves normales y sanas, lo que indica que el huevo se retuvo demasiado tiempo en el interior el abdomen.

Esta condición ocurre a menudo en aves vivas como resultado del estrés. Luego, el huevo no cubierto se cubre con una segunda capa (o algunas veces más) de cáscara de huevo. Esta anomalía también se ha documentado en los dinosaurios saurópodos, así como en muchas tortugas fósiles y vivas.

Además, la cáscara de huevo conservada en Avimaia era extremadamente delgada, más delgada que una hoja de papel, y no mostraba las proporciones correctas de huevos sanos, según un comunicado.   

Estas anomalías sugieren que el huevo conservado puede haber sido la causa de la muerte de esta "ave madre". La unión al huevo, en la cual el huevo se atasca dentro del cuerpo causando la muerte, es una condición grave y letal que es bastante común en las aves pequeñas que sufren estrés. 

A pesar de estar malformado, el huevo se conserva de manera excelente, incluidas partes de la cáscara del huevo que rara vez se ven en el registro fósil, como trazas de la membrana del huevo y la cutícula, que en su mayoría están hechas de proteínas y otros materiales orgánicos.

La microscopía electrónica de barrido reveló que la cutícula (la capa más protectora exterior de la cáscara del huevo) estaba formada por pequeñas esferas de minerales. Se esperaría este tipo de morfología de la cutícula para las aves que enturbian parcialmente sus huevos, como ya se ha propuesto para el caso de las enantiornitinas. Encontrar esta morfología en Avimaia también apoya la hipótesis de que una cutícula con esférulas protectoras representa la condición ancestral de los huevos aviares.

Las aves hembras que están a punto de poner sus huevos depositan un tejido óseo único que se encuentra dentro de los espacios vacíos de su esqueleto, que sirve como depósito de calcio para la cáscara del huevo en desarrollo. Algunos investigadores han argumentado que este tejido, llamado hueso medular, está presente en otros fósiles (por ejemplo, otras aves fósiles), así como en algunos dinosaurios y pterosaurios no aviares. Sin embargo, algunas de estas identificaciones fueron ambiguas.

El análisis de un fragmento de hueso de la pierna del nuevo espécimen reveló la presencia de hueso medular. Avimaia es el único fósil mesozoico en el que la evidencia morfológica adicional de la actividad reproductiva (es decir, el huevo) apoya la identificación del hueso medular.

El huevo preservado permite que la muestra se identifique inequívocamente como hembra, lo que permite a los científicos probar las hipótesis actuales con respecto al dimorfismo sexual (diferencias entre los géneros).

Podría decirse que este nuevo espécimen es una de las aves fósiles cretácicas más interesantes que se hayan descubierto hasta el momento, y proporciona más información sobre la reproducción que cualquier otra ave fósil mesozoica.   

El equipo investigadora fue liderado por Alida Bailleul y Jingmai O'Connor del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de los Vertebrados (IVPP).

Iberodactylus, el pterosaurio más grande descubierto en la península Ibérica

Un equipo internacional liderado por Borja Holgado, investigador asociado al Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) con la participación del grupo Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza, ha descrito la nueva especie de reptil volador Iberodactylus andreui. Se trata de un pterosaurio piscívoro de unos 4 metros de envergadura que vivió en la actual provincia de Teruel hace unos 125 millones de años. Es la tercera y más grande especie de este grupo que se describe en la península Ibérica. 

El resto fósil que ha permitido describir la nueva especie fue hallado en un yacimiento de la localidad de Obón (unos 100 km al norte de la ciudad de Teruel) y consiste en la parte del morro del animal. Uno de los caracteres anatómicos distintivos de este pterosaurio es su cresta ósea, una protuberancia en la parte superior del cráneo. "La función de esta cresta no está clara, pero probablemente se trate de un carácter de dimorfismo sexual como se observa en otras especies de pterosaurios relacionadas con Iberodactylus", explica Borja Holgado, investigador asociado al ICP que lidera la investigación.

Los restos de pterosaurios son muy escasos en el registro fósil. Sus huesos son frágiles y huecos para facilitar el vuelo de animales tan grandes, y esto disminuye la probabilidad de que fosilicen. El holotipo, es decir el resto fósil que ha servido para describir la nueva especie Iberodactylus andreui, está depositado en las colecciones del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza. El nombre específico hace referencia a Javier Andreu, descubridor del fósil.

Iberodactylus andreui era un pterosaurio de gran envergadura, se estima que con las alas extendidas medía unos cuatro metros de punta a punta, más que cualquier ave actual. Es la más grande de las tres especies que se han descrito en la Península Ibérica. Los pterosaurios fueron el primer grupo de vertebrados que desarrolló el vuelo activo. La estructura de sus alas era parecida a la de los murciélagos actuales, con una gran membrana sujetada por la extremidad anterior que les permitía propulsarse, pero con la diferencia que estaba sujetada por un dedo hipertrofiado y no por toda la mano como en los murciélagos.

El resto encontrado conserva algunos dientes que han permitido deducir su alimentación. "La premaxila presenta algunas hileras de dientes cónicos que nos indican que se alimentaba de peces", comenta Jose Ignacio Canudo, jefe del grupo Aragosaurus de la Universidad de Zaragoza. Estudios recientes de las pequeñas abrasiones que dejan los alimentos en los dientes de los pterosaurios han revelado que dentro de este grupo había especies que se alimentaban de peces, mientras que otras cazaban vertebrados terrestres o insectos.

A pesar de que a menudo erróneamente se les llama "dinosaurios voladores", los pterosaurios no son dinosaurios, aunque están emparentados con ellos. Este grupo de reptiles surgió hace unos 228 millones de años, a finales del período Triásico, y dominó los cielos de la era Mesozoica durante más de 160 millones de años, extinguiéndose junto con los dinosaurios no avianos a finales del Cretácico, hace 66 millones de años. Actualmente se conocen un centenar de especies en todo el mundo que incluyen los animales voladores más grandes de todos los tiempos. Quetzalcoatlus, por ejemplo, se calcula que tenía 11 metros de envergadura, el tamaño de un pequeño avión.
berodactylus estaría emparentado con Hamipterus tianshanensis, una especie del Noroeste de China. Ambas especies han sido incluidas en una misma nueva familia, los Hamipteridae. La investigación también se centra en la evolución y diversificación del linaje Anhangueria, que incluye no sólo los hamiptéridos, sino también otros grandes pterosaurios piscívoros con cresta como Anhanguera piscator o Tropeognathus mesembrinus. El presente trabajo concluye que el origen de este linaje se situaría en las masas de tierra que hoy constituyen Eurasia.

La investigación ha sido publicada en la revista Scientific Reports. Está liderada por Borja Holgado, investigador asociado del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y del Museo Nacional de Río de Janeiro (Brasil) conjuntamente con investigadores del Gupo Aragosaurus-IUCA (Universidad de Zaragoza), el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza, la Universidade Federal do Espírito Santo (Brasil) y la Universidad Politécnica de Valencia. Alexander Kellner, participante en la investigación y director del Museu Nacional ha querido puntualizar que “a pesar del terrible incendio que destruyó el edificio principal de nuestra institución, el Museu Nacional vive a través de investigaciones como ésta”.

Imagen principal: Recreación en vida de distintos ejemplares de la nueva especie Iberodactylus andreui (Hugo Salais-López, Metazoa Studio)

Artículo original: Holgado, B., Pêgas, R.V., Canudo, J. I., Fortuny, J., Rodrigues, T., Company, J., Kellner, A. W. A. (2019). On a new crested pterodactyloid from the Early Cretaceous of the Iberian Peninsula and the radiation of the clade Anhangueria. Scientific Reports. DOI: 10.1038/s41598-019-41280-4


miércoles, 20 de marzo de 2019

1º ENCUENTRO ECOFRIKI SOBRE "ÁRBOLES"

El viernes 22 de marzo a partir de las 19:30h., Fidel Torcida Fernández-Baldor, director del Museo de Dinosaurios, participa en Ecofrikis con una microcharla titulada: "Árboles fósiles".

ECOFRIKIS promovido por la Fundación Oxígeno, Fundación Ibercaja y Fundación Cajacírculo, a través de diversas actividades ponen de relevancia los valores ambientales de la provincia de Burgos y que mueven a un gran número de personas. Profesionales y aficionados a diferentes disciplinas o temas, a las que dedican largas horas de su tiempo al estudio, investigación o desarrollo, contribuyendo así a la mejora del medio ambiente, de la sociedad y de la cultura. Gracias a estos encuentros podrán conocerse, trabajar en común, crear red y divulgar así la importancia del tema que les ocupa, hacia el resto de la población burgalesa.

Viernes 22 de Marzo.
19.30h. Salón de actos Fundación Cajacírculo, plaza de España, 3. Burgos


Laura Sebastián, directora general de la Fundación Cajacírculo, y Roberto Lozano, director de la Fundación Oxígeno, presentan en Canal 54 'EcoFrikis', un proyecto que en 2019 impulsará cuatro encuentros en marzo, junio, octubre y diciembre.

¿Qué es EcoFrikis?

En la provincia de Burgos existen muchos valores ambientales que mueven a un gran número de personas.

Profesionales y aficionados a diferentes disciplinas o temas, a las que dedican largas horas de su tiempo al estudio, investigación o desarrollo, contribuyendo así a la mejora del medio ambiente, de la sociedad y de la cultura. Desde Fundación Oxígeno, Fundación Ibercaja y Fundación Cajacírculo consideramos de gran interés poner en contacto a todas las personas enamoradas de un tema, aficionados y profesionales que de forma simpática podemos denominar 'ECOFRIKIS', los cuales gracias a estos encuentros podrán conocerse, trabajar en común, crear red y divulgar así la importancia del tema que les ocupa, hacia el resto de la población burgalesa.

Los cocodrilos nos dan la clave del oído de los dinosaurios

La estrategia auditiva que comparten las aves y los caimanes puede tener menos que ver con el tamaño de la cabeza y más con su ascendencia común: los dinosaurios, concluye un nuevo estudio.

Para determinar de dónde proviene un sonido, los cerebros de los animales analizan la diferencia de un minuto de tiempo que tarda un sonido en llegar a cada oído, una señal conocida como diferencia de tiempo interaural. Lo que sucede con la señal una vez que las señales llegan al cerebro depende de qué tipo de animal esté escuchando.

Los científicos han sabido que las aves son excepcionalmente buenas en la creación de mapas neuronales para trazar la ubicación de los sonidos, y que la estrategia difiere en los mamíferos. Sin embargo, se sabía poco acerca de cómo los caimanes procesan la diferencia horaria interaural.

Un nuevo estudio de caimanes estadounidenses revela que los reptiles forman mapas neuronales del sonido de la misma manera que lo hacen las aves. La investigación realizada por Catherine Carr, distinguida profesora de Biología de la Universidad de Maryland, Estados Unidos, y su colega Lutz Kettler de la 'Technische Universität München', en Alemania, se publica este lunes en 'Journal of Neuroscience'.

La mayoría de las investigaciones sobre cómo los animales analizan la diferencia de tiempo interaural se ha centrado en características físicas como el tamaño y la forma del cráneo, pero Carr y Kettler creían que era importante observar las relaciones evolutivas.

Las aves tienen tamaños de cabeza muy pequeños en comparación con los caimanes, pero los dos grupos comparten un ancestro común, el archosaurio, que precede a los dinosaurios. Los archosaurios comenzaron a surgir hace unos 246 millones de años y se dividieron en dos linajes; uno que condujo a los caimanes y otro que llevó a los dinosaurios.

Aunque la mayoría de los dinosaurios murieron durante el evento de extinción en masa hace 66 millones de años, algunos sobrevivieron para evolucionar hasta convertirse en aves modernas. Los hallazgos de Carr y Kettler indican que la estrategia auditiva que comparten las aves y los caimanes puede tener menos que ver con el tamaño de la cabeza y más con la ascendencia común.

ESTRATEGIA AUDITIVA EN UN ANCESTRO COMÚN

"Nuestra investigación sugiere firmemente que esta estrategia auditiva en particular evolucionó por primera vez en su ancestro común --afirma Carr--. La otra opción, que desarrollaron independientemente la misma estrategia compleja, parece muy improbable".

Para estudiar cómo los caimanes identifican de dónde proviene el sonido, los investigadores anestesiaron 40 caimanes estadounidenses y les pusieron auriculares. Tocaron tonos para los reptiles adormecidos y midieron la respuesta de una estructura en sus tallos cerebrales, el núcleo laminar, que es la sede del procesamiento de la señal auditiva.

Sus resultados mostraron que los caimanes crean mapas neurales muy similares a los medidos previamente en lechuzas y pollos. Los mismos mapas no se han registrado en la estructura equivalente en cerebros de mamíferos. "Sabemos muy poco acerca de los dinosaurios --dice Carr--. Los estudios comparativos como este, que identifican rasgos comunes que se remontan a través del tiempo evolutivo, contribuyen a comprender su biología".

Los brazos únicos de los mamíferos surgieron antes de los dinosaurios

Los primeros ancestros de los mamíferos comenzaron a desarrollar diversos miembros anteriores hace 270 millones de años, unos 30 millones de años antes de que existieran los primeros dinosaurios.   

(C) APRIL I. NEANDER
Es la conclusión de un nuevo estudio publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' sobre el origen de los brazos o patas delanteras, un rasgo que, en gran medida, hace que los mamíferos sean especiales.

Los murciélagos vuelan, las ballenas nadan, los hilobátidos se mueven de árbol en árbol, los caballos galopan y los humanos manejan sus teléfonos: los diferentes hábitats y estilos de vida de los mamíferos se basan en nuestras extremidades delanteras únicas. Ningún otro grupo de animales vertebrados ha desarrollado tantos tipos diferentes de brazos: en contraste, todas las aves tienen alas y casi todos los lagartos caminan a cuatro patas.

"Aparte del pelaje, la forma diversa de la extremidad anterior es una de las características más icónicas de los mamíferos", dice en un comunicado la autora principal del artículo, Jacqueline Lungmus, asistente de investigación en el Museo Field de Chicago (Estados Unidos) y candidata a doctorado en la Universidad de Chicago. "Tratábamos de entender de dónde viene eso, si es un rasgo reciente o si ha sido algo especial sobre el grupo de animales al que pertenecemos desde el principio", agrega.

Para determinar los orígenes de los brazos de los mamíferos en la actualidad, Lungmus y su coautor, el conservador campo del Museo Field Ken Angielczyk, examinaron los fósiles de los parientes antiguos de los mamíferos. Hace unos 312 millones de años, los vertebrados terrestres se dividieron en dos grupos: los saurópsidos, que incluían dinosaurios, aves, cocodrilos y lagartos, y los sinápsidos, el grupo del que forman parte los mamíferos.

Una diferencia clave entre saurópsidos y sinápsidos es el patrón de aberturas en el cráneo donde se adhieren los músculos de la mandíbula. Mientras que los primeros sinápidos, llamados pelicosaurios, estaban más estrechamente relacionados con los humanos que con los dinosaurios, parecían reptiles enormes. Angielczyk señala: "Si vieras a un pelicosuario caminando por la calle, no pensarías que se parece a un mamífero; dirías: 'eso es un cocodrilo de aspecto extraño'".

Sin embargo, hace unos 270 millones de años, surgió una línea más diversa (y a veces peluda) de nuestro árbol genealógico: los terápsidos. "Los mamíferos modernos son los únicos terápsidos supervivientes; este es el grupo del que formamos parte hoy", explica Lungmus. Los terápsidos fueron los primeros miembros de nuestra familia que realmente se diversificaron: en lugar de solo pelicosaurios parecidos a cocodrilos, los terápsidos incluían carnívoros ágiles, animales excavadores de madrigueras y comedores de plantas que habitan en los árboles.

Lungmus y Angielczyk se dispusieron a ver si esta explosión de diversidad se produjo por una explosión correspondiente en diferentes formas de extremidades anteriores. "Este es el primer estudio que cuantifica la forma de las extremidades anteriores en una gran muestra de estos animales", dice Lungmus.

El equipo examinó los huesos de la parte superior del brazo de cientos de especímenes fósiles que representan 73 tipos de pelicosaurios y terápsidos, tomando medidas cerca de donde los huesos se unieron al hombro y el codo. Luego, analizaron las formas de los huesos utilizando una técnica llamada morfometría geométrica.

EXTREMIDADES ANTERIORES VARIADAS HACE 270 MILLONES DE AÑOS

Cuando compararon las formas de los huesos de los brazos, los investigadores encontraron mucha más variación en los huesos de los terápsidos que en los pelicosaurios. También notaron que la parte superior del brazo, cerca del hombro, era especialmente variada en los terápsidos, una característica que podría haberlos hecho moverse más libremente que los pelicosaurios, cuyos voluminosos huesos del hombro y bien ajustados probablemente les dieron un rango de movimiento más limitado.

Lungmus y Angielczyk descubrieron que una gran variedad de formas diferentes de extremidades anteriores evolucionó dentro de los terápsidos hace 270 millones de años. "Los terápsidos son los primeros sinápsidos que aumentan la variabilidad de sus extremidades anteriores; este estudio retrasa dramáticamente ese rasgo en el tiempo", dice Lungmus.

Antes de este estudio, lo más temprano que los paleontólogos habían podido rastrear definitivamente los diversos miembros anteriores de los mamíferos fue hace 160 millones de años. Con el trabajo de Lungmus y Angielczyk, esto se ha retrasado más de cien millones de años.

Los investigadores señalan que el estudio ayuda a explicar cómo evolucionaron los rasgos de los mamíferos que nos han convertido en lo que somos hoy. "Gran parte de lo que hacemos todos los días está relacionado con la forma en que evolucionaron nuestras extremidades anteriores, incluso cosas simples como sostener un teléfono", apunta Angielczyk.

"Esto es algo que está muy bien con nuestro linaje evolutivo", subraya Lungmus. "Estos animales están en el mismo grupo que nosotros, parte de lo que hace que esta investigación sea convincente es que estos son nuestros parientes", concluye este investigador.

Un fósil otorga 100 millones de años adicionales de comprensión de la evolución herbívora


Imagen cedida por el Museo de Historia Natural y Ciencia de Nuevo México 
(NMMNHS) de un dibujo realizado por Matt Celeskey del Gordodon kraineri, 
un hervívoro de 1,5 metro (5 pies) de largo y unos 34 kilos (75 libras), que fue 
descubierto en 2013 cerca de la población de Alamogordo, en Nuevo México 
por una clase de Geología de la Universidad de Oklahoma (EE.UU.). 
EFE/Matt Celeskey/NMMNHS
Gordodon, declarado el fósil más antiguo de un reptil herbívoro y descubierto en Nuevo México (EE.UU.) en 2013, permite comprender otros 100 millones de años de la evolución herbívora, según acaba de determinar una investigación del Museo de Historia Natural de Nuevo México.

Fotografía cedida por el Museo de Historia Natural y Ciencia de Nuevo México 
(NMMNHS) donde se observa el fósil de la mandíbula del Gordodon kraineri, 
un hervívoro de 1,5 metro (5 pies) de largo y unos 34 kilos (75 libras), que fue 
descubierto en 2013 cerca de la población de Alamogordo, en Nuevo México 
por una clase de Geología de la Universidad de Oklahoma (EE.UU.). 
EFE/NMMNHS
"Tendremos que rescribir los libros de Historia, llevando más atrás el periodo de la evolución de los animales herbívoros", dijo en un comunicado de prensa Spencer Lucas, curador de Paleontología del Museo de Historia Natural y Ciencia de Nuevo México, y quien calificó el hallazgo de Gordodon, de unos 300 millones de años de antigüedad, como "uno de los descubrimientos más significativos".