domingo, 15 de mayo de 2022

El misterioso robo de un panel único de rastros fósiles en los 'flysch' de Algeciras

  • El geólogo Francisco Torres descubre el hurto de un estrato de hace más de 23 millones de años con forma de malla hexagonal en la punta de San García
  • Agaden pide al Parque Natural del Estrecho y al Ayuntamiento que abran una investigación para descubrir la identidad del ladrón

El estrato geológico de Algeciras robado. / E.S.
El panel tenía unos seis metros cuadrados y llevaba ahí entre 34 y 23 millones de años, pero no fue hasta poco antes de la pandemia cuando el geólogo Francisco Torres se topó con él por casualidad. El hombre no daba crédito: ante sus ojos se extendía una especie de capilla Sixtina de la geología. Una superficie de piedra con una variedad única en la zona de rastros fósiles que hasta entonces había pasado desapercibida. El viernes pasado volvió con unos estudiantes para enseñárselo. De nuevo dejó el lugar sorprendido: faltaba un trozo considerable. El lunes regresó para hacer fotos del expolio y confirmó sus peores temores: se lo habían llevado entero.

Esta colección de icnofósiles (restos de la actividad de organismos labradas en la piedra durante millones de años) estaba situada en los flysch de Algeciras, unas curiosas formaciones rocosas modeladas por las corrientes marinas y el viento, de nuevo durante millones de años. En concreto se había formado en la costa del Parque del Centenario, Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo, en San García, justo debajo de los miradores instalados cuando se adecentó el lugar con motivo de centenario de la Conferencia de Algeciras y de la creación de la Junta de Obras del Puerto.

Como un cuadro en el que el tiempo ha dejado un registro geológico de la actividad biológica, estas impresiones surgidas sobre el sustrato por un organismo (pueden ser madrigueras, huellas, marcas de excrementos, de alimentación, etcétera) adquirieron en Algeciras un valor añadido. El panel robado pertenecía al género del Paleodictyon, cuya forma consiste en una malla formada por hexágonos, al modo de celdillas de abeja, y que supone en sí mismo un misterio para los geólogos. Lo explica el propio Paco Torres: "No se sabe a ciencia cierta qué organismo los generó ni cómo se crearon, aunque se han observado en zonas abisales es extrañísimo verlas en la costa".

El Paleodictyon podría ser un sistema de túneles donde proliferarían bacterias que servirían de alimento a un organismo bentónico (Los que habitan el fondo de los ecosistemas acuáticos) o una impresión creada por un organismo de la clase Xenophyophorea (organismos unicelulares gigantes presentes en gran número en los fondos abisales a gran profundidad). El caso es que nadie lo sabe.

Aparecieron en el registro marino geológico del Precámbrico/Cámbrico. El único resto de estas características en la zona, este de Algeciras, pertenecía al Oligoceno. Con una antigüedad entre 34 y 23 millones de años, por tanto.

Paco Torres estaba preparando, antes de la pandemia, un libro en torno precisamente a los flysch de Algeciras. Durante su investigación visitó el lugar y encontró "un estrato espectacular" que le dejó entusiasmado por su variedad. Cuando le plantearon en el instituto en el que trabaja realizar una salida con sus estudiantes quiso llevarlos allí. Con asombro comprobó que se habían llevado unos dos metros cuadrados. Este lunes volvió para hacer fotografías de la zona y ya había desaparecido entero.

Estaba bajo las estructuras de hormigón que a modo de cajas que enmarcan el paisaje del Parque Natural del Estrecho, una zona del litoral con formaciones rocosas que hacen imposible el acercamiento con algún tipo de embarcación y sin acceso tampoco con un vehículo por carretera. De modo que el ladrón dejar su coche en la puerta del parque del centenario, caminar hasta el lugar con algún tipo de maleta o mochila, extraer los trozos de piedra en placas de unos 20 o 30 centímetros y caminar de vuelta con ellas por el parque. Y eso, en al menos dos días.

En principio, Francisco Torres estaba convencido de que era alguien que sabía lo que hacía. Algún experto en geología, o al menos un aficionado, que simplemente se lo quería llevar a su casa o venderlo a alguien dispuesto a pagar un buen precio para reinstalarlo en un chalet. Ahora piensa que no, que es alguien al que, simplemente, le gustó la piedra y, sin saber qué cogía, se lo llevó. El motivo del cambio es que no solo robó la parte de los rastros fósiles, que es la que realmente tiene valor y ocupa como máximo un 10% del panel, sino todo entero. 

Torres le comentó el hurto a Javier Gil, portavoz de Agaden-Ecologistas en Acción, quien ante este "grave atentado contra el patrimonio natural", ha solicitado al director-conservador del Parque Natural del Estrecho y al Ayuntamiento de Algeciras que comience una investigación para intentar encontrar al culpable. También les pide "una mayor protección, vigilancia y educación a la sociedad". "Ambas entidades hacen alarde de los denominados Flysch del Estrecho, en la numerosa publicidad que realizan, sin embargo, no toman medidas para su protección.

Agaden también va a interponer una denuncia ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil.

"Desde el movimiento naturalista, hacemos un llamamiento a la sociedad por si ven restos de piedras con fósiles parecidos a los expoliados, que se pongan en contacto con las autoridades, ya que un patrimonio que era de todos para su disfrute in situ ha pasado a manos de unos pocos", denuncia.

¿Qué son los flysch?

Muchos algecireños y tarifeños los han visto desde siempre en sus costas, pero no todos son capaces de ponerle nombre a este capricho geológico de enorme valor capaz de generar un paisaje único. Se llaman Flysch y son una sucesión de estratos formados por rocas más duras y arcillas más blandas que a lo largo de millones de años han ido sedimentándose en el fondo del mar en un proceso conocido como corrientes de turbidez. La palabra nace de un dialecto alpino y quiere decir “terrenos que se deslizan”. Las corrientes marinas, las fuertes lluvias o, en determinados casos, movimientos sísmicos desplazan estos materiales originando avalanchas de arena y arenisca en el subsuelo marino. Este proceso continúa hasta que llega un momento en el que los materiales arenosos comienzan a asentarse y, posteriormente, sedimentarse. Primero se depositan los estratos más duros y luego las arcillas más blandas, dando lugar a grandes formaciones rocosas submarinas en las que habitan una gran variedad de animales como peces, artrópodos o gusanos, que han dejado la marca de sus huellas fosilizadas en la roca.

europasur.es

Un asombroso “camino de baldosas amarillas” en las profundidades del Pacífico

Científicos del buque ‘Exploration Vessel Nautilus’ han hallado un curioso sendero de piedra volcánica en Hawái a 600 metros bajo el mar

Los propios científicos hicieron alusión al conocido “camino de baldosas amarillas” que sigue Dorothy en El Mago de Oz al encontrar unas extrañas rocas con una forma impropia de las profundidades marinas durante una expedición en el océano Pacífico. Este curioso sendero, en realidad, se trata de un flujo fracturado de piedra volcánica que se forma durante las erupciones de alta energía. La propia tripulación del buque Exploration Vessel Nautilus mostraba su asombro en el momento del descubrimiento: “Es el camino a la Atlántida”, “es un acontecimiento realmente único”, comentaban algunos. Esta senda se encuentra en el interior del Monumento Nacional Marino Papahānaumokuakea, en Hawái, a 600 metros de profundidad en el mar.

En el vídeo que acompaña a esta noticia, se pueden observar las grabaciones de este equipo de investigación que han asombrado a la comunidad científica. Aseguran que lo más interesante es lo mucho que pueden aportar a la hora de entender de manera más precisa la “geología oculta de la Tierra”. En la página web de la tripulación, los investigadores explican que hace unos días detectaron lo que parecía “un lecho de lago seco” tras alcanzar el pico del monte submarino Nutka. Tras analizar el terreno, el equipo llegó a la conclusión de que se trataba de un tipo de roca volcánica que terminó desperdigada por el fondo marino dividida en numerosos fragmentos.

El principal objetivo de este equipo de investigación es recolectar todo tipo de muestras que ayuden a determinar tanto el origen geológico como la edad de los montes submarinos. Gracias a ello, los científicos podrán comprender mejor la formación de las islas del noroeste de Hawái, una de las áreas marinas de conservación más grandes que existen en todo el mundo y de la que tan solo se ha investigado un 3% de su superficie.

elpais.com

sábado, 14 de mayo de 2022

GANADORES DEL XIX CONCURSO DE POSTALES DEL MUSEO DE DINOSAURIOS 2022

  • Ya conocemos los ganadores del XIX Concurso de Postales del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes
  • Los premios se entregarán el próximo domingo 22 de mayo en el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes


MODALIDAD A
. En esta categoría participaban los menores hasta 15 años de edad. El ganador ha sido Marcelo Azevedo Contreras de Salas de los Infantes (Burgos) con la postal que lleva el lema: "El volante de los huesos”.




MODALIDAD B. En esta categoría participaban personas de 15 años en adelante. El primer premio lo ha obtenido Isabel Antolín Ovalle de León. Su trabajo se completaba con el lema: "Las huellas del pasado guían nuestras huellas hacia el futuro”.




MODALIDAD C. Esta categoría se reservaba para las personas con discapacidad. El primer premio lo ha obtenido Antonia Arranz del Centro de Día Mar de Pinares de Cuéllar (Segovia).










El jurado también ha otorgado distintos accésits en las tres categorías a: Carmen Abad (Salas de los Infantes), Irene Mozo (Mamolar), Jorge Vaquerizo (Zaragoza), Madolina Pirvu (CEE Puentesaúco-Burgos), Elisa Marinero (Centro de Día Mar de Pinares de Cuéllar, Segovia) y Markel Pascual (CCEE “El Alba” Autismo-Burgos).








El jurado ha estado formado por Verónica Álvarez del Colegio Público Fernán González de Salas de los Infantes, Ricardo Martínez del I.E.S. Alfoz de Lara de Salas de los Infantes y Rubén González Arroyo profesor de la Escuela Municipal de Dibujo de Salas de los Infantes.

Desde el Museo de Dinosaurios agradecemos un año más a los participantes que nos han hecho llegar sus más de 150 trabajos

¡Enhorabuena a todos!

jueves, 12 de mayo de 2022

Ruta a pie: "Rocas singulares. Arqueología e imaginación".

DOMINGO 15 DE MAYO: 10.30 HORAS.

SALIDA: PLAZA JESÚS APARICIO, JUNTO AL MUSEO DE DINOSAURIOS DE SALAS DE LOS INFANTES (BURGOS).




Nuevo reptil marino fósil con una cola increíblemente larga

Científicos chinos han descubierto un fósil de una nueva especie de reptil marino conocido como paquipleurosaurio, de hace 244 millones de años, con la cola más larga jamás vista en relación al tamaño de una criatura.

Esta foto sin fecha muestra el espécimen fósil y el boceto de Honghesaurus, una
nueva especie de reptil marino conocida como paquipleurosaurio
- CHINESE ACADEMY OF SCIENCES/XINHUA)
Con 25,4 cm, la cola constituía más de la mitad de la longitud de la criatura, estimada en 47,1 cm. Los científicos descubrieron que tenía un total de 121 vértebras, incluidas 69 vértebras caudales o de la cola, superando el récord anterior de 58 vértebras caudales en otros paquipleurosaurios.

Los paquipleurosaurios eran un grupo de reptiles marinos parecidos a lagartijas de tamaño pequeño a mediano del Período Triásico temprano a medio, y la nueva especie ha sido nombrada Honghesaurus por el sitio de descubrimiento de Honghe Hani y la Prefectura Autónoma de Yi.

Investigadores del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados de la Academia de Ciencias de China encontraron el fósil en la provincia de Yunnan, suroeste de China, el año pasado.

"Tenía la forma de un lagarto acuático con una trompa larga, pero su cola súper larga era mucho más larga que otras partes de su cuerpo", dijo el investigador principal Xu Guanghui, citado por Xinhua.

La mayoría de los paquipleurosaurios eran pequeños, con una longitud máxima que rara vez excedía los 50 cm. El tronco largo asociado con una cola increíblemente larga podría proporcionar al reptil la ventaja de la maniobrabilidad y la eficiencia energética para nadar, señaló Xu en el estudio, que se publicó en la revista Scientific Reports.

Además de proporcionar nuevos conocimientos sobre la adaptación ecológica de este grupo de reptiles, el descubrimiento también fue la evidencia fósil más antigua de las especies de reptiles marinos paquipleurosáuridos en China.   

El primer reptil marino con nombre descubierto en China también fue un paquipleurosaurio, a saber, Keichousaurus, encontrado en 1957.

El coautor Zhao Lijun, investigador del Museo de Historia Natural de Zhejiang, dijo que el Honghesaurus de cola larga es 4 millones de años más antiguo que el Keichousaurus y está más estrechamente relacionado con los paquipleurosáuridos encontrados en Europa, lo que representa el registro más antiguo de esta familia en China.

europapress.es

Encuentran en China el embrión de dinosaurio con pico de pato mejor conservado a la fecha

Este hallazgo fue publicado en una tesis firmada por el Museo de Historia Natural de la Piedra de Yingliang; la Universidad de Geociencias de China; y académicos de Taiwán y Canadá. Allí responden a incógnitas relacionadas con la reproducción y evolución de los dinosaurios.

El embrión de dinosaurio con pico de pato más completo del mundo jamás
registrado científicamente ha sido encontrado en China. GT

El embrión de dinosaurio con pico de pato más completo jamás documentado apareció a través de dos fragmentos de huevos de dinosaurio del Cretácico superior. Se encontró en la provincia china de Jiangxi, informó hoy el diario oficialista Global Times.

El espécimen fue bautizado como “Bebé Yingliang”, ya que será conservado en el Museo de Historia Natural de la Piedra de Yingliang. En la provincia de Fujian (este).

El “Bebé Yingliang” se encontraba en un huevo elipsoide con un diámetro de 9 centímetros. Sus restos se encontraban en estratos del Cretácico superior en Jiangxi. Un periodo de tiempo que data de hace entre 72 y 66 millones de años.

Las principales características que presenta el embrión, son la forma única del cráneo hasta sus huesos y vértebras. Gracias a estos rasgos, se deduce que pertenecía a un hadrosáurido, también conocido como dinosaurio con pico de pato.

Los hadrosáuridos, fueron grandes dinosaurios herbívoros que se caracterizaron por sus picos planos semejantes a los de los patos.

Si bien, el nuevo embrión no es el primero que se encuentra de este tipo de espécimen, sí es el huevo mejor conservado que se ha descubierto.

Este estado de conservación permitirá a los académicos desarrollar nuevas teorías sobre el desarrollo de los dinosaurios, ya que el tamaño modesto tanto del huevo como del embrión, sugieren que los huevos pequeños y el desarrollo tardío del cuerpo eran un rasgo primitivo de los dinosaurios con pico de pato.

Al comparar al “Bebé Yingliang” con los embriones de otros terópodos, como dinosaurios saurópodos de cuello largo y aves, el equipo propuso lo siguiente.

El comportamiento de repliegue, que se consideraba exclusivo de las aves, evolucionó por primera vez en los dinosaurios terópodos. Esto hace muchas decenas o cientos de millones de años.

Los descubrimientos adicionales de fósiles de embriones serán muy valiosos para seguir probando esta hipótesis y conocer aspectos nuevos de esta especie a futuro.

biobiochile.cl

Las ballenas forjaron su diversidad en tres rápidas fases evolutivas

La diversidad que vemos en los cráneos de ballenas se logró a través de tres períodos clave de rápida evolución, según un nuevo estudio del Natural History Museum y el University College London.

Ballena azul - NOAA.
La investigación reunió el conjunto de datos de escaneo 3D más amplio jamás realizado para cráneos de cetáceos que abarcan 88 especies vivas (que representan el 95% de las especies de cetáceos existentes) y 113 especies fósiles y cubren 50 millones de años de evolución.

Las ballenas tienen una historia evolutiva fascinante, pasando de ser terrestres a ser totalmente acuáticas en solo ocho millones de años. Los especímenes están bien documentados históricamente porque sus cuerpos se conservan fácilmente en los sedimentos oceánicos y su gran tamaño ha hecho que sea mucho más fácil encontrarlos y recuperarlos para su estudio.

La doctora Ellen Coombs, autora del estudio, dijo en un comunicado: "Hemos recopilado el conjunto de datos craneales de ballenas más extenso que existe en el planeta. Nuestros datos provienen tanto de especímenes de especies vivas como de ballenas fosilizadas, 32 de las cuales se encuentran en las colecciones del Natural History Museum.

"Debido a que el cráneo captura muchos de los cambios más extremos en la alimentación, la respiración y las estructuras sensoriales, es ideal para comprender estos cambios rápidos y radicales, pero ningún estudio previo ha reconstruido la evolución del cráneo de los cetáceos a lo largo de toda su extensión y vivir la diversidad".

La investigación recientemente publicada reveló que ha habido tres rápidos estallidos de evolución de ballenas, el primero hace 47,8-42 millones de años. Fue entonces cuando las antiguas ballenas conocidas como Archaeocetos se lanzaron al agua por primera vez y mostraron cambios rápidos en la morfología de su cráneo, posiblemente debido a la falta de competencia que resultó en cambios que permitirían a las especies aprovechar los abundantes recursos alimentarios.

Coombs comenta: "En un intervalo de ocho millones de años, los ancestros de las ballenas pasan de ser completamente terrestres, como el Pakicetus peludo de cuatro patas que vivía alrededor del borde del mar de Tethys, a ser completamente acuáticos. Esto es súper rápido en términos evolutivos".

La segunda ola de diversificación llegó hace 39 millones de años cuando vimos la divergencia de las ballenas dentadas, Odontoceti, y las ballenas barbadas, Mysticeti. Los odontocetos experimentaron cambios drásticos en las regiones nasal y facial del cráneo para permitir una ecolocalización más especializada, mientras que el cráneo de Mysticete se adaptó para permitir la alimentación masiva de presas más pequeñas.

Finalmente, hacde entre 18-10 millones de años vemos una evolución craneal altamente especializada, especialmente en especies como el cachalote. El refinamiento de la ecolocalización ha significado que estas ballenas dentadas ya no necesitan ver a sus presas y pueden sumergirse más profundo y convertirse en alimentadores más especializados. El estudio también reveló que, a lo largo de su historia, los misticetos parecen evolucionar a un ritmo más lento que los odontocetos. Parece que los misticetos lograron una morfología óptima para la alimentación por filtración y sus cráneos no han tenido que cambiar mucho, excepto en tamaño, desde entonces.  

Coombs agrega: "Algo de lo que estamos realmente orgullosos de este estudio es la distribución de las muestras incluidas. Para este estudio, hicimos un esfuerzo por incluir especímenes importantes del hemisferio sur, incluidos Perú y Nueva Zelanda. De esta manera, esperábamos dar una visión precisa de la evolución de un grupo que realmente ha conquistado el mundo".   

Se espera que el trabajo futuro pueda utilizar estos hallazgos mientras se estudian los cambios ambientales para comprender completamente la evolución de las ballenas y predecir y proteger contra los cambios que pueden poner en peligro a estas increíbles criaturas.

europapress.es

Fósil completo de una hembra de ictiosaurio preñada hallado en Chile

El fósil completo de una hembra de ictiosaurio preñada ha sido descubierto en la roca expuesta de un glaciar que se está derritiendo en lo profundo de la Patagonia chilena.

Imagen del fósil de ictiosaurio en la roca expuesta de un glaciar chileno
- UNIVERSIDAD DE MANCHESTER
En una expedición liderada por la Universidad de Magallanes (UMAG) en la zona del Glaciar Tyndall de la Patagonia chilena durante marzo y abril de 2022, dentro de los límites del Parque Nacional Torres del Paine, los restos intactos fueron recuperados delicadamente utilizando un helicóptero, informa la Universidad de Manchester, que participó en la investigación.

Apodado Fiona, el ictiosaurio --primero excavado completo en Chile-- es una hembra preñada de 4 metros de largo, que contiene varios embriones que fue descubierto inicialmente en 2009 por la paleontóloga de Magallanes e investigadora del Centro de Investigaciones Antárticas GAIA, UMAG, Dra. Judith Pardo-Pérez.

Dada la naturaleza remota del hallazgo, que requería una caminata de 10 horas o un paseo a caballo para llegar al sitio, recolectar este espécimen de vital importancia no fue una tarea fácil. Solo fue posible gracias al financiamiento proporcionado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo de Chile (ANID).

El excepcional ictiosaurio es la única hembra preñada del periodo Valanginiano-Hauteriviano (entre 129 y 139 millones de años del Cretácico Inferior) registrada y extraída en el planeta. "Con cuatro metros de largo, completa y con embriones en gestación, la excavación ayudará a brindar información sobre su especie, sobre la paleobiología del desarrollo embrionario y sobre una enfermedad que la afectó durante su vida", dijo la Dra. Pardo-Perez.

europapress.es

martes, 10 de mayo de 2022

Cómo es el yacimiento único de Sudamérica que preserva a los animales que vivieron a la sombra de los dinosaurios

Es La Buitrera, en Río Negro. El científico Sebastián Apesteguía detalló por qué sigue estudiando el lugar 23 años después del hallazgo

Sebastián Apesteguía es investigador en paleontología del Conicet y de la
Fundación de Historia Natural Féliz de Azara.

Sebastián Apesteguía es uno de los paleontólogos más destacados del país y autor de descubrimientos fósiles que captaron la atención de las principales revistas científicas del mundo. Uno de sus mayores logros fue el desarrollo del Área Paleontológica La Buitrera, un sitio de conservación único en la Patagonia Norte.

“Cuando dimos con La Buitrera a mí se me heló el cuerpo porque las personas que habían encontrado los primeros huesos en esa zona eran héroes para mí”, con una sentida emoción, Sebastían Apesteguía relató el momento que marcó un antes y un después en su carrera. A más de 20 años de su hallazgo La Buitrera, un conglomerado de localidades con fósiles ubicadas en el departamento del Cuy, provincia de Río Negro, hoy es una de las regiones de preservación y de interés científico más importantes de Sudamérica.

Apasionado por los huesos desde joven, el investigador independiente de Conicet logró consagrarse como uno de los paleontólogos más prestigiosos del país. Se formó entre las Universidades de Buenos Aires y La Plata, condujo un año el Museo Patagónico de Ciencias Naturales, y hoy dirige al equipo de paleontología de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara.

P– ¿Cómo descubriste tu pasión por la paleontología?

El científico Apesteguía ha realizado el hallazgo de 32 especies de animales
que eran desconocidas.

R– Siempre me gustó esta disciplina, pero no tenía claro cómo tenía que estudiarla. A los 18, antes de ingresar a la Universidad de Buenos Aires, me ofrecí como voluntario en el Museo Argentino de Ciencias Naturales. Cuando empecé la facultad ya había participado de campañas, en mi caso fui primero a los huesos y luego a estudiar. Con el tiempo me cambié a la Universidad de la Plata, allí era uno de los pocos al que le interesaban los dinosaurios.

P– ¿Cómo fue que se empieza a gestar el descubrimiento de La Buitrera?

R– Hay una tradición por la cual Buenos Aires se dedica a los dinosaurios y La Plata a los mamíferos. Los pocos huesos de dinosaurio que había en el Museo de La Plata estaban mal acomodados y desordenados, así que me dediqué a pegarlos, ordenarlos y limpiarlos. Un día vi unos huesos muy bonitos y bien conservados que provenían del “Rancho de Ávila” en Río Negro y habían sido recolectados en 1922. Me dije ‘yo quiero descubrir huesos así’. De inmediato le propuse a mi jefe, Fernando Novas, hacer una campaña en este lugar. Encaramos con mi Jeep y con un puñado de estudiantes.

P– ¿Cuáles eran las precisiones que tenían sobre este lugar?

Además del conglomerado La Buitrera, en Río Negro, Apesteguía ha participado
en campañas de investigación en Bolivia, Ecuador, Estados Unidos, Hungría y Francia.

R– Llegamos en 1999 por referencias de unas crónicas escritas en 1927 por un investigador alemán, Friedrich von Huene. Dimos con un lugar bastante arbolado y bonito. Era diferente al paisaje de la Patagonia en general, así que dijimos: ‘tiene que ser acá’. Fuimos haciendo averiguaciones del lugar y localizamos un sitio que quedaba a unos 7 kilómetros en línea recta de allí. Encontramos a un señor de apellido Avelás quien nos mandó con sus hijos como guías, Miguel y Estela de 9 y 11 años.

Nos mostraron algunas cosas pero en mal estado. Les consulté si sabían de algún otro lugar y nos respondieron que había más como a un kilómetro de distancia. Luego de una larga travesía, habíamos dado con La Buitrera.

P– ¿Cómo es que adquiere ese característico nombre? 

R– Es muy fácil. Cuando me llevaron al lugar me llamó la atención en lo alto de los acantilados la presencia de jotes, o sea buitres. Cuando le consulté a los lugareños cómo llamaban ellos a ese lugar, me contestaron: “y es la buitrera”. 

P- ¿Cómo era antiguamente el lugar donde hoy se emplaza el Área Paleontológica? 

R– Hace 100 millones de años era un desierto que abarcaba unos 1.000 kilómetros cuadrados. A ese lugar nosotros lo llamamos de fantasía “Kokorkom”, que en tehuelche significa “desierto de los huesos”. 

P– ¿Qué impacto tuvo este tipo de ambiente en la conservación de los restos fósiles? 

R– Fue fundamental. Supongamos que un animal del tamaño de una rata muere. Si eso pasa en cualquier lugar húmedo, lo hace sobre vegetación. Por lo que queda sin resguardo. Luego puede venir un animal más grande y se lo come. Pero si muere en un desierto, queda tapado con la arena al soplar el viento y sus restos quedan preservados. En general los mejores lugares para conservación son estos espacios, así como los fondos de lagos con poco oxígeno.

La Buitrera es un lugar de preservación excepcional, de los pocos en el mundo. Pero a diferencia de otras zonas, que suelen estar cubiertas por agua, los huesos no quedan aplastados. Entonces es posible observar el esqueleto tridimensionalmente. Eso nos permite hoy analizar los anillos de crecimiento y estudiar su histología, con la cual podemos tener más precisiones sobre cómo crecían.

P– ¿A qué tipo de conclusiones llegaron sobre el impacto del entorno en la vida de estos animales?

Apesteguía encontró el sitio La Buitrera en 1999 por crónicas escritas en 1927
por un investigador alemán, Friedrich von Huene.

R– Varias. Se han hecho diferentes investigaciones. El 9 de marzo defendió su tesis de Licenciatura en Paleontología de la Universidad de Río Negro, Sol Cavasin. Su tema fue justamente la paleobiología de un reptil de La Buitrera, el Priosphenodon avelasi, un pariente de los lagartos. Ella pudo concluir que el espécimen que analizó vivió al menos 10 años, probablemente era cavador y no había alcanzado su tamaño máximo. Precisamente se confirmó que tenía un crecimiento alternado con periodos más lentos y otros más rápidos. Y quizá el clima desértico de ese lugar y época haya contribuido para que alcanzara el metro de largo, siendo que normalmente los esfenodontes alcanzaban sólo unos 20 centímetros.

P– ¿En qué época del año realizan las expediciones?

R– Las hacemos todos los años entre enero y febrero. A lo largo de 23 años de trabajo lo hemos cambiado. Pero principalmente elegimos esta estación porque no se toman exámenes, y eso permite que los estudiantes participen. Pero también es el momento de más calor. Este próximo año iremos en enero.

P– Por último, a diferencia de otras épocas ahora es más sencillo acceder a autorizaciones para expediciones ¿Pero que hace falta por parte de los organismos gubernamentales para contribuir a un mejor cuidado de los restos fósiles?

R– Los museos no son solo vitrinas y su corazón son las colecciones. Estas requieren mantenimiento y seguridad, de la humedad, el polvo y las ratas. Y eso necesita de presupuesto y compromiso. En los últimos 20 años Río Negro creció tanto en su acervo paleontológico, como en su importancia científica, comparable incluso a la totalidad de algunos países de Europa. El Estado está, y eso es loable, pero es necesario avanzar más en esa conciencia de cuidado del patrimonio. Hay que escuchar a los investigadores que trabajan en la provincia y apoyar sus necesidades, porque son quienes llevan el nombre de la provincia al mundo.

rionegro.com.ar

Vaca Muerta: hallan restos fósiles de un pez extinto hace 150 millones de años

Tenía una longitud de dos metros y era carnívoro

Habitó en la Patagonia y perteneció a un grupo de peces óseos que vivieron entre
el Jurásico temprano y el Cretácico tardío. Imagen: Soledad Gouiric-Cavalli.

Investigadores del Conicet La Plata informaron este lunes sobre el hallazgo en la formación geológica Vaca Muerta de fósiles de un pez perteneciente a la época del Jurásico superior, extinto hace alrededor de 150 millones de años.

Según detallaron los investigadores, se trata de un pez paquicórmido, un grupo de peces óseos que vivieron entre el Jurásico temprano y el Cretácico tardío, de 182 a 66 millones de años atrás.

Este tipo de pez, destacaron, tiene singular importancia para el estudio de la historia evolutiva y las relaciones filogenéticas, es decir, de parentesco entre los peces, ya que se lo considera "transicional" entre dos grandes grupos con los que comparte rasgos: los holósteos -que fueron abundantes durante el Mesozoico, de 251 a 66 millones de años atrás- y los teleósteos, que dominan los mares y ríos actuales abarcando al 96% de las especies de peces existentes.

La investigación

El hallazgo, publicado en la revista científica Journal of Systematic Palaeontology, fue posible a partir del estudio de materiales fósiles provenientes de la formación geológica Vaca Muerta, en la Cuenca Neuquina, y estuvo a cargo de la paleontóloga del Conicet Soledad Gouiric-Cavalli, de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata (FCNyM, UNLP), y su colega Gloria Arratia, del Instituto de Biodiversidad y Departamento de Ecología y Sistemática Biológica de la Universidad de Kansas, Estados Unidos.

"Uno de los puntos de interés que tiene el trabajo es que pone de relieve la importancia de la Formación Vaca Muerta para la paleoictiología; es decir el estudio de los peces fósiles, por su importante contenido fosilífero y porque la preservación allí es tanto o más exquisita que en algunas regiones del hemisferio Norte", resaltó el Conicet.

La investigación, que comenzó durante la tesis doctoral de Gouiric-Cavalli, se basó en el análisis de la anatomía de los ejemplares del grupo hallados en Argentina tanto con luz normal como con luz ultravioleta (UV).

"El proceso fue largo, y logramos terminarlo recién durante la pandemia de coronavirus, cuando pudimos revisar toda la filogenia de los paquicórmidos, y a partir de una serie de rasgos muy particulares, como huesos suborbitales, de la boca, la mandíbula y la región posterior del cráneo, proponer la existencia de una nueva especie para este grupo: Kaykay lafken. Esta es la primera reconstrucción de un pez para la Formación Vaca Muerta", agregaron las investigadoras.

Un pez extinto hace 150 millones de años

Los restos hallados, detallaron las expertas, corresponderían a un pez carnívoro, de una longitud total mayor a los dos metros, que habitó la Patagonia argentina durante el Jurásico superior, hace alrededor de 150 millones de años.

Este pez poseía aletas pectorales en forma de guadaña, escamas muy pequeñas y delgadas. "Por su forma, tamaño y tipo de nado podría decirse que era similar a algunos peces teleósteos actuales, como los atunes, o los peces vela y espada", plantearon las investigadoras.

En ese sentido, destacaron que "lo más interesante (del estudio) es lo detallado en nuestro análisis sobre los rasgos anatómicos de estos peces: la publicación incluye una extensa y pormenorizada lista de caracteres anatómicos ilustrados, los que en su mayoría fueron corroborados uno por uno en cada ejemplar de los que usamos para construir la filogenia, acompañados de fotografías y dibujos que grafican las observaciones".

pagina12.com.ar

sábado, 7 de mayo de 2022

Guía para los amantes de la paleontología: cuáles son los puntos de la Tierra más poblados por fósiles de dinosaurios

Cinco localidades se posicionaron como centros de hallazgo de restos óseos de animales que vivieron entre 250 y 65 millones de años atrás. Cómo encontrarlas.

Se han desenterrado casi 11.000 fósiles de dinosaurios en todo el mundo hasta hoy.
Bestias de 30, 40 y hasta 50 metros de largo vagaban por vastas llanuras terrestres hace más de 65 millones de años. Son los dinosaurios, que con cada nueva película o descubrimientos fósiles vuelven a cobrar vida en la imaginación de niños, adultos y todos los fanáticos de la vida prehistórica.

Se conocen alrededor de 1000 géneros diferentes de dinosaurios. Actualmente no podemos medir el tamaño de las poblaciones de estos extintos animales pero sí podemos identificar en qué lugares de la Tierra más habitaban, de acuerdo a los lugares donde más restos óseos de dinosaurios se han descubierto.

Abundantes huesos fósiles, dientes, huellas y otras pruebas sólidas han revelado que la Tierra fue el dominio de los dinosaurios durante al menos 230 millones de años. Pero hasta ahora, no se ha encontrado ni un solo rastro de restos de dinosaurios en rocas de menos de 65 millones de años. En ese momento, cuando el período Cretácico dio paso al Paleógeno, parece que todos los dinosaurios no aviares de repente dejaron de existir.

Se conocen alrededor de 1000 géneros diferentes de dinosaurios.
Junto a ellos iban temibles reptiles marinos como los mosasaurios, ictiosaurios y plesiosaurios, así como todos los reptiles voladores conocidos como pterosaurios. Los bosques antiguos parecen haberse incendiado en gran parte del planeta. Y aunque sobrevivieron algunos mamíferos, aves, pequeños reptiles, peces y anfibios, la diversidad entre las formas de vida restantes se redujo drásticamente. En total, este evento de extinción masiva se cobró tres cuartas partes de la vida en la Tierra, según los científicos.

Reconstruir lo que sucedió ha sido un gran esfuerzo para los paleontólogos, que con cada hallazgo fósil nuevo, buscan trazar un mapa actual de lo que pasó hace decenas de millones de años. Se denomina fósiles de dinosaurio a todos aquellos restos de estos animales que han llegado hasta nuestros días en forma de restos, en mejor o peor estado de conservación. La mayoría de los fósiles corresponden a huesos de dinosaurio pero también podemos encontrar, entre otras clasificaciones, huevos de estos animales o sus dientes. Las icnitas o pisadas también se consideran fósiles, aunque se encuentran en menor medida.

La primavera, la estación de los nuevos comienzos, puso fin al reinado de los
 dinosaurios de 165 millones de años y cambió el curso de la evolución en la Tierra.
(FLORIDA ATLANTIC UNIVERSITY).
Durante los dos siglos transcurridos desde la identificación de los primeros huesos en Inglaterra, se han desenterrado casi 11.000 fósiles de dinosaurios en todo el mundo, dos tercios de ellos en América del Norte y en Europa. La mayoría de los descubrimientos han tenido lugar en los países de origen de los paleontólogos; la facilidad del acceso para desarrollar el trabajo de campo ha conllevado una concentración de hallazgos en las zonas más transitadas. Samantha Hopkins, de la Universidad de Oregón, señala que hay más excavaciones a lo largo de las carreteras pavimentadas de su estado que en los caminos de tierra. Por otro lado, los hallazgos se han expandido geográficamente, sobre todo en el este de Asia y la región meridional de América del Sur.

1-Oxordshire, Reino Unido

Oxfordshire es un tesoro de fósiles de dinosaurios. De hecho es el lugar donde más se han descubierto, incluido el primer dinosaurio carnívoro llamado Megalosaurio en 1676. El condado de Oxordshire fue el hogar de algunos de los hallazgos más importantes durante los primeros años fundamentales en el estudio de la paleontología.

Los dinosaurios habitaron el paisaje local desde la parte media y alta del Jurásico, hace entre 170 y 150 millones de años. Prosperaron en una masa de tierra que se extendía desde Oxfordshire hasta Londres y Bélgica. El paisaje consistía en lagunas tropicales que recuerdan a las Bahamas en la actualidad. “El dinosaurio más antiguo del que tenemos un registro adecuado se encuentra en la Historia natural de Oxfordshire de Robert Plot, que se publicó en 1677, y en el que ilustró lo que ahora reconoceríamos como el final de un hueso de la extremidad de un dinosaurio”, dijo el profesor Jim Kennedy, director del Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford.

Una nueva investigación sobre un vasto sitio de fósiles en la Patagonia muestra
que algunos de los primeros dinosaurios, el Mussaurus Patagonicus, vivían en
 manadas y sugiere que esto puede haber sido una de las claves del éxito
de los dinosaurios (JORGE GONZALEZ).
Luego debatió en su relato detenidamente qué podría ser, si podrían ser los restos de un gigante o una giganta, o si podrían ser los restos de un elefante. Algo más tarde, en 1699, un hombre llamado Edward Lhwyd ilustró y describió un diente de dinosaurio, pero tanto él como Plot no tenían idea de qué eran los fósiles. Los huesos fueron identificados mucho más tarde como Megalosaurus bucklandi. Toma su título de William Buckland, quien tiene la distinción de ser el primer hombre en asignar un nombre a un dinosaurio.

El profesor de geología de Oxford había adquirido algunos huesos y una mandíbula de Stonesfield. “Buckland tuvo estos restos durante aproximadamente una década y reconoció que eran los huesos de lo que pensó que era un lagarto gigante, pero por razones que se desconocen no los describió de inmediato”, explicó el profesor Kennedy.

Paleontólogos argentinos en Neuquén desentierran fósiles de dinosaurios.
“En 1818, tras el final de las guerras napoleónicas y la derrota de Napoleón en Waterloo, el gran anatomista comparativo francés, el barón Cuvier, llegó a Oxford y estuvo de acuerdo con Buckland en que efectivamente tenía los huesos de un lagarto gigante que describieron en sus discusiones como una criatura de algo así como 14 metros de largo”. “Han aparecido huellas en otros lugares a lo largo de los años”, dijo el profesor Kennedy. Los descubrimientos más recientes incluyen un estegosaurio descubierto por un coleccionista aficionado en la cantera de Woodeaton y un gran reptil marino en uno de los pozos de grava al sur de Yarnton.

2- Los Barreales, Neuquén, Argentina

Parece un paisaje marciano, con un desierto rojizo de sierras y mesetas junto a un lago que se esfuma en el horizonte. Hace millones de años fue el hogar de criaturas gigantes: los dinosaurios. Paleontólogos argentinos y de otros países del mundo buscan restos fósiles en este ecosistema completo petrificado.

Se trata de la zona de Los Barreales, en Neuquén, en la Patagonia Argentina. Esta región, que guarda la mayor colección paleontológica de Sudamérica tiene como tesoro oculto las huellas del pasado que aparecen a cada paso. Allí existe una ventana al pasado cretácico que puede visitarse todo el año, aunque se recomienda hacerlo durante el verano argentino, en enero y febrero, cuando el clima cálido del sur propicia el turismo al aire libre.

El equipo de arquéologos y paleontólogos junto a los restos de la especie de
dinosaurio Parrosaurus missouriensis en Misuri (EE.UU.). Twitter / PeteMakovicky
.
Esa ventana se llama Proyecto Dino, a 90 kilómetros de la capital homónima de Neuquén. Un campamento científico abierto al público con el apoyo de fondos públicos y privados (Universidad Nacional del Comahue y petroleras) que acaba de levantar sus persianas luego de cinco años de cierre por conflictos con la comunidad indígena y de financiación. Aquí se han hallado más de treinta tipos nuevos de dinosaurios, con 1.500 piezas de fósiles de vertebrados y más de 400 restos de vegetales de entre 90 y 100 millones de años de antigüedad.

3- Hell Creek, Montana, Estados Unidos

Las “tierras baldías” de una zona del noreste de Montana proporcionan un “laboratorio al aire libre” en el que explorar restos fósiles de dinosaurios se convierte en una gran aventura y el sueño de cualquier paleontólogo.

Se la conoce como Formación Hell Creek y es una fuente altamente fosilífera expuesta principalmente en tierras estatales y federales y compuesta de arcillas de agua dulce, lutitas y areniscas depositadas durante la última parte del Cretácico. La formación ha producido importantes conjuntos de invertebrados, plantas, mamíferos, peces, reptiles y anfibios, proporcionando un inventario impresionante que incluye dinosaurios como el Tyrannosaurus y Triceratops.

Stegouros elengassen es el nombre de este nueva especie de dinosaurio acorazado
que vivió  hace 74 millones de años en el territorio de la actual Patagonia que
pertenecía al megacontinente Gondwana. (MAURICIO ÁLVAREZ).
El Proyecto Hell Creek (1999-2010), un programa de estudio de campo colaborativo y multiinstitucional, fue organizado por Jack Horner (Museum of the Rockies, Bozeman, MT), Bill Clemens y Mark Goodwin de UCMP., Joseph Harman (Universidad de Dakota del Norte) y colegas de todo el país. El objetivo general del proyecto era crear una base biótica integral a partir de la cual se pudieran probar hipótesis paleobiológicas y geológicas. Los estudiantes graduados recibieron capacitación y muchos completaron su trabajo de campo fundamental para sus estudios de tesis y disertaciones. Este trabajo continúa hoy a medida que estos estudiantes de doctorado recién graduados avanzaron al siguiente nivel en puestos docentes con sus propios estudiantes de posgrado.

4- Zrigat, Marruecos

Una nueva tierra que promete más descubrimientos increíbles sobre la vida de los dinosaurios se sitúa en Zrigat, Marruecos. En 2020, en el sureste de Marruecos, un equipo internacional de paleontólogos descubrió los restos del primer dinosaurio acuático conocido en el mundo, “Spinosaurus aegyptiacus”, que se dice que vivió durante la era del Cretácico, hace aproximadamente 100 millones de años.

Los nuevos fósiles del espinosaurio marroquí, descubiertos en el yacimiento de Zrigat, ubicado a unos 30 km de la ciudad de Erfoud, “ofrecen la evidencia más sólida hasta la fecha sobre un dinosaurio capaz de vivir y cazar en un medio acuático”, dijo el profesor Samir Zouhri, de la departamento de geología de la Facultad de Ciencias de Ain Chock en Casablanca.

El equipo de investigación ha hecho así el primer descubrimiento de restos craneales y poscraneales asociados de dinosaurios después de casi 70 años de trabajo paleontológico en la región. Los investigadores pertenecen a la Universidad Hassan II de Casablanca (Marruecos), la Universidad Mercy (EE. UU.), la Universidad de Portsmouth (Inglaterra) y el Museo de Ciencias Naturales de Milán (Italia).

Baby Yingliang, fue anunciado por expertos paleontólogos locales como el
descubrimiento de un embrión de dinosaurio perfectamente conservado que se
preparaba para nacer de su huevo, como una gallina.
“Este dinosaurio muy especial, Spinosaurus aegyptiacus, tenía una cola intrigantemente larga con una forma única e inesperada compuesta de espinas neurales extremadamente altas y cheurones alargados que formaban un órgano grande, flexible y en forma de aleta capaz de una gran ondulación lateral”, dijo el profesor Zouhri. Todos los hallazgos de este notable descubrimiento fueron publicados en la prestigiosa revista científica “Nature” y son objeto de un documental en el sitio web de la National Geographic Society.

5- Ganzhou, China

Uno de los sitios que también más promete en descubrimientos de nuevos fósiles de dinosaurios se sitúa en la provincia de Ganzhou, China. Allí expertos paleontólogos locales anunciaron el año pasado el descubrimiento de un embrión de dinosaurio perfectamente conservado que se preparaba para nacer de su huevo, como una gallina.

Los investigadores estiman el embrión tiene al menos 66 millones de años. Se cree que es un dinosaurio terópodo desdentado, u oviraptorosaurio, y ha sido llamado Baby Yingliang.

El investigador Fion Waisum Ma dijo que es “el mejor embrión de dinosaurio jamás encontrado en la historia”. El descubrimiento también les ha dado a los investigadores una mayor comprensión del vínculo entre los dinosaurios y las aves modernas. El fósil muestra que el embrión estaba en una posición enroscada conocida como “metido”, que es un comportamiento que se observa en las aves poco antes de nacer. “Esto indica que tal comportamiento en las aves modernas evolucionó y se originó por primera vez entre sus ancestros dinosaurios”, dijo el doctor en paleontología Ma.

infobae.com

Nuevas huellas de dinosaurios en Cervera del Río Alhama

El ayuntamiento trabaja en acondicionarlas para hacerlas visitables

Cueva en Cervera del Río Alhama / Cervera Río
Llegan buenas noticias para el patrimonio paleontológico en La Rioja Baja. Recientemente se han descubierto en la localidad de Cervera del Río Alhama nuevas huellas de dinosaurios. "Fue hace algo más de un año cuando se produjo el hallazgo", explica su alcaldesa Estrella Santana. Sin embargo, el consistorio decidió no desvelar el descubrimiento para, entre otras cosas, evitar actos vandálicos.

"Se descubrieron en una cueva artificial de la localidad, una cueva que está muy próxima al núcleo urbano", señala la regidora. Se trata de una serie de huellas bastante curiosas. "Pertenecen a dinosaurios pequeños. Son muy particulares porque se ve el contramolde", apunta Santana. Según relata, en los micrófonos de Radio Calahorra, "en algún momento los dinosaurios pisaron por la parte de arriba de la cueva y lo que vemos es la parte opuesta".

Así será el proyecto

Desde que se descubrieran se ha trabajado en realizar documentación geométrica por parte de la Cátedra de Paleontología de La Rioja y del Laboratorio de Documentación. "Ahora estamos en la fase de acondicionamiento. Queremos que sea más fácil acceder a ellas, sobre todo para que revierta en el turismo", asegura la alcaldesa. "Se ha pedido una subvención a través de la Rioja Suroriental con el objetivo de acondicionar el acceso, porque, aunque está en el casco urbano, está en pendiente y hay que hacer unas escaleras. Además, también queremos hacer un cerramiento con rejas que permita al visitante ver las huellas pero que a su vez estén protegidas". El proyecto se completaría, según ha apuntado Estrella Santa con una iluminación especial y un atril indicativo. También se contempla la posibilidad de elaborar un modelo 3D que permita estudiar el recurso y estudiarlo antes, dice la regidora, de que la propia erosión pueda destruirlo.

Según ha explicado la primera edil de la localidad, el cerramiento se colocará antes de saber si se concede la subvención. "Es necesario protegerlas". Si todo va sobre lo previsto, el proyecto para hacer las huellas de dinosaurios visitables, podría estar concluido a finales de año.

Un gran tesoro

La Rioja cuenta actualmente con recursos naturales muy importantes. Hay más de 170 yacimientos de huellas de dinosaurios que se conservan desde hace más de 120 millones de años. Están distribuidos en 22 municipios que por su número, calidad y estado de conservación conforman el conjunto más importante de este tipo de recurso paleontológico a nivel mundial.

En los próximos meses el Gobierno de La Rioja presentará los nuevos puntos de interés geológico que se han descubierto gracias al trabajo que la Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica ha realizado durante el año 2021 en colaboración con el Instituto Geológico y Minero de España.

cadenaser.com