miércoles, 20 de septiembre de 2017

Por qué el porno de dinosaurios es vital para la ciencia

Estos animales penetraban por detrás a las hembras y se servían del agua para mantener el equilibrio.

Hay muchos tipos de porno y seguro que con el tiempo surgirán otros nuevos, como ahora existe el de realidad virtual. Así que, si la tecnología ha traído nuevas modalidades de sexo ante nuestros ojos, ¿por qué no usar las clásicas ilustraciones para hablar de la cópula en la época de los dinosaurios?

Recientemente, los creacionistas mostraron en redes un argumento más para intentar defender sus ideas: los dinosaurios no existieron porque su larga cola impediría tener entre ellos sexo para procrear. Incluso hay un meme en el que se ve a parejas de dinosaurios en ciertas posturas que explicarían cómo la penetración era imposible.

El bulo (¿cuántos animales con cola conocemos que siguen reproduciéndose?) ha dado incluso para vender tazas, pero, además, los zoólogos están respondiendo que justo el sexo entre dinosaurios es algo que necesitan para hacer su trabajo.

Ilustradores y científicos se alían para intentar esclarecer cómo eran las relaciones sexuales entre dinosaurios después de una larga época en el que este ha sido un tema tabú. En ocasiones, es investigando a sus descendientes como se estudia esta cuestión: pájaros y cocodrilos son esenciales.

La teoría más habitual es que los dinosaurios tenían, como estos animales, una cloaca, un pequeño orificio que sirve para eliminar desechos pero también forma parte del aparato reproductor. Los machos, al entrar en contacto con la cloaca femenina, inseminan a la hembra. Así, se cree que los dinosaurios debieron tener el mismo sistema de reproducción por cloacas. Esto dificulta las labores de investigación, porque en los fósiles es difícil discernir dónde estarían los genitales y el sistema reproductivo.

Ya en 1988, el paleontólogo Beverly Halstead explicó que la postura más probable para el acto sexual sería como la del perrito: el macho penetra (o algo por el estilo, porque no está claro que tuviera pene) a la hembra por detrás, con una pata apoyada sobre la espalda para unirse mejor. Esta teoría a veces se pone en duda por el gran tamaño y peso de algunas especies, ya que la postura sería casi un movimiento acrobático para ellos.

El especialista en biomecánica Robert McNeill Alexander, de la Universidad de Leeds (Reino Unido) ha comparado el apareamiento de los dinosaurios con el que la actualidad practican animales como elefantes y rinocerontes y en el que las hembras cargan con el peso del macho.

Estas investigaciones cobran relevancia porque los dinosaurios eran de gran envergadura o tenían apéndices, como cuernos, que podían dificultar la unión de los cuerpos. Un ejemplo es el del Pentaceratops, un herbívoro de ocho metros de largo y hasta cinco cuernos. ¿Cómo era el sexo con tanto objeto punzante? La opción que se les ha ocurrido a los científicos es que el macho se montara encima de la hembra para unir las cloacas y que elevara su cabeza al cielo.

Tierra y agua

Los científicos incluso contemplan la posibilidad de que, como muestra la imagen superior de un Sauroposeidon, los dinosaurios tuvieran relaciones en los mares o lagos de aquella época: existe la teoría de que los dinosaurios iban allí a tener sexo para mantener el equilibrio de sus grandes cuerpos. El Sauroposeidon, que vivió hace 110 millones de años en la zona del golfo de México, habría practicado sexo en el agua. Su cuello, de hasta 12 metros, también lo hubiese obligado a mantener la cabeza apuntando hacia arriba. Esta teoría comparte amplio espacio con la que asegura que los machos montaban por detrás a las hembras.

El tamaño… da igual

En la mayoría de imágenes que recrean el acto, los dinosaurios, presumiblemente macho y hembra, están copulando y no vemos sus genitales. Si bien parece claro que los dinosaurios se reproducían por las cloacas, no se sabe si los machos tenían pene o si, como algunos pájaros, unían su cloaca con la de la hembra para inseminar. De momento, no se han encontrado fósiles de estos miembros viriles y probablemente no los encontremos, ya que la mayoría de animales no tienen huesos en los genitales. Si hubo penes, también podrían haber estado alojados dentro de la cloaca, preparados para salir en el momento de la cópula, como sugiere la investigadora en biología evolutiva Sarah Werning.

Porno museístico en España

2 tiranosaurios copulando en el Museo del Jurásico de Asturias./Mario Modesto
Es tanta la preocupación de los investigadores por el sexo de los dinosaurios que hay incluso reproducciones de esqueletos que muestran la cópula. Y no hay que irse muy lejos para contemplarlas: el Museo del Jurásico de Asturias muestra dos tiranosaurios, uno encima del otro, en plena faena, acompañados de una imagen de cómo podría haber sido la penetración en la vida real. Todo un atrevimiento por parte de los investigadores, sobre todo porque la estructura mide más de 12 metros de altura.

Una hormiga del infierno sorprende a la comunidad científica

Atrapada hace 99 millones de años, esta clase de hormiga fue catalogada bajo el nombre científico de 'Linguamyrmex vladi'

BUENOS AIRES (Redacción) - Atrapado en ámbar, un ejemplar de una 'hormiga del infierno' de los tiempos de los dinosaurios sorprende a la comunidad científica internacional. Este espécimen, encontrado en Birmania, reveló que algunas estructuras de su cabeza estaban reforzadas con metal y según un estudio realizado por un grupo de científicos del Instituto Tecnológico de Nueva Jersey, la llamada “Linguamyrmex vladi”, usaba sus asombrosas mandíbulas para capturar y pinchar o "empalar" a su presa.

Según afirmaron, en tiempos prehistóricos, cuando predominaban los enormes dinosaurios, también había criaturas con fascinantes estrategias para adaptarse al entorno hostil. Es por eso que un número de insectos extinguidos fueron aunados bajo el apodo 'hormigas del infierno' ('hell ants'), que ahora cuenta con una reciente especie encontrada en un ámbar extraído en Birmania, que tiene en su cabeza un cuerno reforzado por metales.

Atrapada hace 99 millones de años, esta clase de hormiga, que fue catalogada bajo el nombre científico de 'Linguamyrmex vladi', habría usado sus impresionantes mandíbulas similares a tijeras para capturar y pinchar su presa con una especie de cuerno en forma de pala, según indican en su estudio los científicos del Instituto Tecnológico de Nueva Jersey (Estados Unidos), liderados por el doctor Phillip Barden. 

Esta nueva integrante del club de las hormigas del infierno, se unió a otros seis especímenes extinguidos que se identificaron en los últimos 20 años, encontrados en Birmania, Francia y Canadá. Y, curiosamente, todos comparten características terroríficas en sus mandíbulas y tácticas de alimentación, todas diferentes a las de las hormigas que conocemos, y en muchas oportunidades padecemos, hoy en día.

En tanto, se cree que esta criatura empaló a sus presas en el cuerno ayudándose de sus mandíbulas como cuchillas. Además, un estudio con tomógrafías ha revelado que el cuerno de Linguamyrmex vladi está reforzado con metal. Probablemente este refuerzo metálico ayudaba a conservar el cuerno intacto, según Vincent Perrichot, de la Universidad francesa de Rennes, que en 2016 publicó la descripción de otra hormiga del infierno con cuerno a la que llamó hormiga unicornio, según Barden.

Barden coincide en ese sentido, ya que algunos insectos actuales evitan o reducen el desgaste de forma similar, a base de reforzar sus mandíbulas con metales como zinc y hierro. Incluso, estiman que la L. vladi pudo ser una especie de vampiro, pues cuando sube las mandíbulas, estas forman un canal que les permitiría succionar la sangre de otros insectos cuando habitaba extensas zonas del planeta, por al menos 20 millones de años, durante el Período Cretáceo, que se inició hace 145 millones de años y terminó hace 66,4 millones de años.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Luis Chiappe El director del Museo de Historia Natural de Los Ángeles ficha talento en la UMA

«El cine ha generado una mirada limitada de la historia natural»

El profesor Luis Chiappe, sentado junto a 
Francisco Serrano,  en Málaga. :: Salvador salas
Su vida es la paleontología, pero no solo la búsqueda de fósiles de dinosaurios que le hablen. También persigue científicos muy despiertos que le aporten, como Francisco Serrano Alarcón, un investigador de la UMA al que su pasión por la ornitología de 'aves modernas' le ha llevado a ser una autoridad en el vuelo de las primeras aves. El director del Instituto de los Dinosaurios del Museo de Historia Natural de Los Ángeles se fijó hace cinco años en 'Kiko', que ahora espera elevar su vuelo científico gracias a una de las grandes instituciones de historia natural. Su mentor y contraparte científica en Los Ángeles acaricia la idea de un acuerdo con la UMA para una colaboración de largo recorrido. La historia es circular. El autor del mejor material para su tesis lo firmaba precisamente Chiappe. «¡Si yo pudiera algún día trabajar con una autoridad así!», recuerda el director de tesis, Paul Palmqvist, presente en la entrevista junto a 'Kiko'.

-Su búsqueda para conocer el pasado incluye la de científicos vivos. Supongo que la colaboración con investigadores extranjeros es parte del día a día científico del Museo de Historia Natural

-Es habitual, sobre todo en el entorno latinoamericano, algo en lo que influye la gran comunidad latina de Los Ángeles, que representa más del 50 por ciento de los habitantes. La ciencia hoy es una tarea de colaboración, mucho más que lo era hace 50 años y las investigaciones ahora tienen autoría múltiple, de países diferentes gracias a la globalización. Siempre busco esa colaboración, y como Francisco Alarcón, Quico empezó a abordar el estudio aerodinámico de las primeras aves, me interesó su labor en un tema que a mí me ha interesado toda vida profesional. Espero que esta colaboración vaya a más y permita dar visibilidad a la comunidad científica en Málaga. Siempre estoy a la búsqueda de nuevas vías para comprender mejor la biología de estas aves muy primitivas. Podemos verlas como dinosaurios emplumados pero nos permiten ver cómo desarrollaron su diversidad hasta llegar a las 10.000 especies de aves modernas. Nuestro interés se centra en conocer cómo ha evolucionado la capacidad de volar de las aves y los distintos tipos de vuelo moderno.
LAS FRASES«Nuestro interés está en la evolución de la capacidad de volar de las aves»«Un milenio es un instante en la Tierra si pensamos en un evento de hace 65 millones de años» 
-¿Dinosaurios emplumados o aves que convivían con los dinosaurios?

-Bueno, bueno. Hay dinosaurios típicos que tenían plumas, pero las aves descienden de los dinosaurios. Las aves son dinosaurios. Es algo que tenemos que ver de la misma manera que hoy convivimos con murciélagos y ballenas, mamíferos distintos. En el mesozoico, el árbol evolutivo de los dinosaurios incluía también formas primitivas y más avanzadas.

-¿El asteroide que extinguió a los dinosaurios es dogma?

-Es indudable que hubo un gran impacto de un gran asteroide en el tiempo en que el registro fósil muestra que estos animales desaparecieron. El problema eterno de la paleontología es explicar la causalidad. Es muy razonable conectar ambos hechos, pero también hay otros factores como una gran actividad volcánica. La química de la atmósfera estaba cambiando, una moraleja para el mundo moderno. Los últimos grupos de dinosaurios son los más famosos, pero entonces se extinguieron también el 50 por ciento de las especies

-¿El cambio climático nos llevará también a especies más eficientes para sobrevivir?

-Los cambios drásticos llevaron a un cambio de la biota que existía. De alguna manera puede estar pasando, pero esto hay que tener en cuenta distintas escalas. Un milenio es un instante en el planeta si se piensa en un evento de hace 65 millones de años. Las predicciones que hacemos sobre el futuro de la biodiversidad están basadas en estudios ecológicos de hace 50 años, una escala muy breve. Yacimientos como el de finca Labrea, en pleno Los ángeles, por ejemplo, nos permite otra perspectiva con registros de 50.000 años. La paleontologia es la única manera de poder entender la vida en el pasado y fundamentalmente y, lo que más nos importa, entender los cambios biológicos que son la respuesta a los cambios ambientales. Eso, cuando el clima está cambiando, nos interesa. ¿Qué va a pasar con las plantas y los animales? La paleontología tiene el handicap de que no puede acceder a la información molecular y genética de restos. El hallazgo de huevos no nos permite abordar perspectiva de la reproducción sólo aspectos de tamaño, dónde los ponían, de su metabolismo.

-¿Es una quimera volver a la vida algún tipo de dinosaurio?

-Corresponde al terreno de la ficción, a 'Jurassic Park'. Incluso en mamuts, con el elefante como representante cercano, es algo muy complejo. Si tenemos problemas para un clon de la cabra pirenaica...

-Lo dice alguien que lleva 30 años en EE UU, donde casi todo es posible.

-No es una cuestión de recursos sino de evidencia, aunque la palabra evidencia toma una dimensión diferentes y también en EE UU se pone en cuestión la evidencia.

-Usted está en la élite científica. ¿Se siente parte de las rarezas evolutivas para un latino en Estados Unidos?

-Yo no llegué al país cruzando un desierto o encima de un tren. Llegué formado. He sido exitoso profesionalmente en un ambiente competitivo y difícil. He trabajado mucho.

-El Museo de Ciencias Naturales de Los Ángeles es el segundo después del de Nueva York...

-Depende del criterio que se utilice. En cuanto a colecciones es el segundo de la colección nacional después del Smithsonian, pero no en lo que hace a números de empleados, presupuesto... Si está entre los cuatro o cinco primeros de Estados Unidos y de los grandes del mundo. Precisamente mi viaje a Europa tiene como fin una reunión en Londres de los 12 museos de historia natural más grandes del mundo. Nos reunimos desde hace un par de años.

-¿Qué tipo de cuestiones tratan?

-Intentamos trabajar en la importancia de una colección global de historia natural. Se estima que algo así como un 1,5 millones de ejemplares, plantas, animales y rocas están en esos museos, un tercio del total. Desgraciadamente, son instituciones en general pobremente financiadas por los gobiernos. Las colecciones de historia natural tienen que ver con la búsqueda de alimentos en el futuro, las enfermedades, el cambio climático, cuestiones vitales para la humanidad. Nuestro objetivo es poner en valor una colección global de historia natural, que es el resultado de 200 años de recopilar información del planeta y del sistema solar.

-Cierto cine ha hecho mucho por la divulgación aunque sea creando un estado de ilusión más que otra cosa

-El cine ha creado ilusión, interés, curiosidad pero de alguna manera ha generado también una mirada limitada sobre este tipo de colecciones de historia natural. No se limitan a comprender el pasado, sino el presente y el futuro.

-En la era del 'homo videns', el reto es complejo para ese mundo de los museos.

-Pero la tecnología genera nuevas herramientas para reactivar el interés por colecciones que pueden parecer muertas en cierto modo.

-¿Nuestras ansias de volar nos convierten en unos pájaros frustrados?

-El vuelo no define al ave. Hay muchos otros organismos que vuelan o han volado y no son aves. Desde ese punto de vista podemos sentirnos pájaros, terosaurios frustrados o murciélagos frustrados.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Un algoritmo matemático es capaz de resolver puzles y reconstruir restos arqueológicos y huesos fósiles

Su autor, Peter Olver, director de la Escuela de Matemáticas de la Universidad de Minnesota (EE. UU.), impartirá la charla en la Real Academia de Ciencias el próximo 20 de septiembre

ICMAT/DICYT El campeón español en resolución de puzles de este año, Ángel Heras, tardó algo más de 40 minutos en ensamblar 500 piezas; el segundo necesitó casi una hora. Un algoritmo matemático desarrollado por Peter Olver, director de la Escuela de Matemáticas de la Universidad de Minnesota (EE. UU.), podría reducir este tiempo hasta 30 minutos. Si el humano se fija en los colores y los dibujos, el modelo matemático lo hace en la forma de cada fragmento. Además, no necesita conocer a priori la imagen completa, ni la forma final. “Esto lo hace aplicable a disciplinas como la arqueología, la paleontología y la historia”, explica David Gómez-Ullate, investigador del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) y organizador de la conferencia que impartirá Olver en la Real Academia de Ciencias (RAC) el próximo 20 de septiembre a las 18:30 horas.

En la charla, se presentarán los avances matemáticos más recientes que sirven de ayuda en la recomposición de fragmentos en ámbitos muy diversos, como la restauración de estatuas y vasijas, en arqueología; la reconstrucción de tejidos lesionados, en cirugía; y la recreación de huevos y fósiles, en paleontología. “También se podrían aplicar algoritmos similares a los desarrollados por Peter Olver para recomponer los documentos destruidos por la Stasi, la extinta policía política de Alemania del Este”, cuenta Gómez-Ullate. Grupos de Lie, sistemas de referencia, invariantes diferenciales y aproximaciones numéricas son las herramientas matemáticas que Olver ha utilizado para desarrollar el algoritmo.

Sin embargo, su trabajo va más allá de los rompecabezas. El matemático ha contribuido, entre otras, a la búsqueda de simetrías en ecuaciones diferenciales, que describen infinidad de procesos físicos como la dinámica de fluidos, de agujeros negros y huracanes. Por sus aportaciones a este campo, es destacable su participación en el Congreso ‘Sistemas Integrables, Simetrías y Polinomios Ortogonales’, también organizado por el ICMAT y que tendrá lugar en el Centro del 18 al 22 de septiembre. 

Peter Olver

Peter Olver. Foto: ICMAT
Peter Olver (Reino Unido, 1952) posee una larga trayectoria profesional, fundamentalmente en matemática aplicada, financiada por numerosos proyectos de la National Sciencie Foundation (EE. UU.) y premiada por la Universidad de Canterbury (1997), el Instituto de Física de Reino Unido (2004), la Sociedad Matemática Americana (2012) y la Sociedad de Matemáticas Industriales y Aplicadas de EE.UU. (2014).

Autor de 140 artículos en revistas de alto impacto, fue nombrado Highly Cited Researcher por el Instituto para la Información Científica (Thomson-ISI) en 2003. “Algunos de sus libros han enseñado a generaciones de matemáticos”, comenta Gómez-Ullate. En 1986 publicó el que se considera el texto definitivo sobre la aplicación de los grupos de Lie.

El interés por las matemáticas proviene de su padre, Frank W. J. Olver, dedicado al análisis numérico, y continúa con su hijo Sheehan Olver, que estudia sistemas integrables.

Aunque nació en Inglaterra, Peter Olver ha desarrollado su carrera profesional en EE. UU. Doctorado por la Universidad de Harvard en 1976, y después de pasar por la Universidad de Chicago y Oxford, se estableció como profesor en la Universidad de Minnesota en 1980.

Grandes cambios en el cráneo propiciaron la transición de dinosaurios a aves

Imagen referencial. Según el estudio, los cerebros y cráneos de reptiles eran 
marcadamente parecidos entre sí, mientras que los de dinosaurios y aves 
más próximas desde el punto de vista evolutivo eran diferentes. Foto: Pixabay
El proceso por el que algunos dinosaurios se convirtieron en aves hace millones de años estuvo acompañado por profundos cambios en la parte superior del cráneo de aquellos reptiles, según un estudio que publica este 11 de septiembre del 2017 la revista Nature. 

La investigación encabezada por expertos de la Universidad de Yale (EE.UU.), aporta, además, nuevas pistas sobre cómo evolucionan los cráneos en función de las transformaciones que atraviesan los cerebros, un área inexplorada hasta ahora en este campo. 

"Durante la transición de dinosaurio a pájaro, el cráneo se transforma enormemente y el cerebro se agranda. 

Nos sorprendió que nadie hubiese estudiado directamente esta idea", explicó Bhart-Anjan Singh Bhullar, uno de los autores del estudio. 

Yale University
De acuerdo con este planteamiento, el cerebro anterior (prosencéfalo) y el medio (mesencéfalo) están relacionados o "conectados desde el punto de vista del desarrollo" con los huesos frontales y parietales del cráneo, señaló el experto. 

Aunque estudios anteriores han abordado la conexión general entre cerebro y cráneo, no estaba claro hasta ahora la existencia de relaciones entre regiones específicas del cerebro y elementos individuales de la parte superior del cráneo. 

Esta circunstancia, indicaron los científicos de Yale, ha dado lugar a teorías opuestas respecto a los procesos de desarrollo del cráneo. 

En este sentido, Bhullar y sus colegas no se limitaron a analizar simplemente la evolución del cerebro y morfología craneal de los dinosaurios más próximos a las aves, sino que abordaron la de todo el linaje implicado en la transición de reptiles a pájaros. 

Descubrieron que la mayoría de los cerebros y cráneos de reptiles eran marcadamente parecidos entre sí, mientras que los de dinosaurios y aves más próximas desde el punto de vista evolutivo eran diferentes. 

"Hallamos una clara relación entre los huesos frontales y el prosencéfalo y entre los huesos parietales y el mesencéfalo", dijo Bhullar, cuyo equipo analizó para esta investigación con nuevas técnicas de escáner embriones de lagartos, caimanes y aves. 

Los expertos sugieren que esa relación "se da en todos los vertebrados con cráneos óseos" y apunta a que existe una "profunda conexión de desarrollo" entre el cerebro y el cráneo superior. 

"Esto implica que el cerebro produce señales moleculares que obligan al esqueleto a formarse alrededor", destacó Bhullar, quien reconoció que "conocemos relativamente poco sobre la naturaleza precisa de este patrón". 

En último término, concluyó, una de las conclusiones de este estudio es que "la evolución es más simple y más elegante de lo que parece". 

miércoles, 13 de septiembre de 2017

El dinosaurio burgalés ‘Europatitan eastwoodi’ fue objeto de carroñeo

Los resultados de la investigación ofrecen un panorama de paleodiversidad muy alto en el yacimiento de El Oterillo II (La Revilla-Ahedo, Burgos)

Dientes espinosáuridos hallados en El Oterillo II/Colectivo Salense
CGP/DICYT Un estudio de los dientes de dinosaurios terópodos (carnívoros) que aparecieron asociados al esqueleto del dinosaurio ‘Europatitan eastwoodi’ en el yacimiento de El Oterillo II, en la provincia de Burgos, documenta la existencia de marcas de dentelladas en algunos huesos, fundamentalmente vértebras. Estos mordiscos corresponderían, según los investigadores, a una acción de caza o bien a carroñeo.

Esta última opción es la que se acepta en el trabajo como más plausible. “Los dinosaurios terópodos perdían dientes en los mordiscos que daban a sus presas o cadáveres que carroñeaban, pero tenían dientes de sustitución en las mandíbulas”, explican desde el Colectivo Arqueológico Salense.

El trabajo ha sido publicado en la revista ‘Journal ofiberian Geology’, que se ha hecho eco de las ponencias que se presentaron en las VII Jornadas paleontológicas de dinosaurios, celebradas en Salas de los Infantes (Burgos) en septiembre del pasado año.

Marcas de dentelladas en algunos huesos del dinosaurio ‘Europatitan eastwoodi’/
Colectivo Salense
En total, se han analizado 30 dientes, algunos con un estado de conservación sobresaliente, y que aparecían dispersos en la superficie de gran parte del yacimiento. Los resultados de la investigación ofrecen un panorama de paleodiversidad muy alto. Concretamente, la fauna de dinosaurios terópodos representada en El Oterillo II se compone de espinosáuridos barioniquinos, tetanuros basales, dromeosáuridos y coelurosaurios. Las diferencias entre los dientes recuperados podrían interpretarse como la presencia de hasta seis especies diferentes.

Uno de esos dientes se ha incluido dentro de los coelurosaurios y se ha identificado con más detalle como un tyranosauroideo basal (se conocen otros hallazgos de ese grupo en Portugal e Inglaterra). “El interés de esa identificación es que aporta nueva información sobre la diversidad de dinosaurios terópodos en el Cretácico inicial europeo (hace unos 130-120 millones de años). Probablemente había más especies y grupos de lo que se pensaba hasta ahora. Además este hallazgo puede reforzar la hipótesis que sitúa en el área de Europa y Norteamérica el origen de los tyranosauroideos, entre los que se incluyen el conocido Tyrannosaurus rex”, aseguran los investigadores en un comunicado recogido por DiCYT.

Ejemplos de otros trabajos que asocian carcasas y dientes terópodos se habían publicado anteriormente en yacimientos, argentinos, europeos, norteamericanos y asiáticos. La información que proporcionan estos hallazgos permite conocer datos sobre la biología de los dinosaurios cazadores y carroñeros o redes tróficas de los ecosistemas mesozoicos.

Yacimiento de El Oterillo II (La Revilla-Ahedo, Burgos)
/Colectivo Salense
“La presencia de diferentes especies carroñeras en torno al gigantesco cadáver de europatitan sugiere nuevas preguntas, por ejemplo, ¿quién comía primero y quien esperaba al último turno? Probablemente cada especie intentaría aprovechar las partes más nutritivas que les dejaría el comensal anterior a él. Ese posible escenario nos recuerda al comportamiento de felinos, cánidos y aves carroñeras que compiten en las sabanas africanas por los restos de un cadáver, y que se ha difundido en innumerables documentales”, subrayan.

El trabajo está firmado por Antonio Alonso y José Ignacio Canudo (Universidad de Zaragoza), Pedro Huerta y Fidel Torcida (Museo de dinosaurios de Salas de los Infantes).



Referencia bilbiográfica:

Alonso, A., Canudo, J. I., Fernández-Baldor, F. T., & Huerta, P. (2017). Isolated theropod teeth associated with sauropod remains from El Oterillo II (Early Cretaceous) site of Salas de los Infantes (Burgos, Spain). Journal of Iberian Geology, 43(2), 193-215.

Fuente: C.A.S.

domingo, 10 de septiembre de 2017

RECORDATORIO: IX CONCURSO INTERNACIONAL DE ILUSTRACIONES CIENTÍFICAS DE DINOSAURIOS 2017

El plazo de envío será desde el 29 de julio hasta el 5 de noviembre de 2017

The works can be sent from July 29th to November 5th 2017

La Fundación para el Estudio de los Dinosaurios en Castilla y León y el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes organiza un año más el IX Concurso Internacional de Ilustraciones Científicas de Dinosaurios 2017. En esta 9ª edición, de nuevo vuelve a colaborar la empresa salense Hernáiz construcciones, a la que volvemos a agradecer su implicación en el concurso. Los premios para esta nueva edición se incrementan respecto a los de años anteriores. 

Podrán participar todas las personas españolas o de cualquier nacionalidad sin límite de edad.

El tema principal del concurso son las ilustraciones sobre dinosaurios y otros seres vivos contemporáneos suyos. Las ilustraciones pueden representar reconstrucciones de los animales en vida, en su medio o de los fósiles originales.

El plazo de envío será desde el 29 de julio hasta el 5 de noviembre de 2017.

Podéis descargaros las bases (en castellano e inglés) en el siguiente enlace: pincha aquí.

Listado de dinosaurios, otros vertebrados y plantas de la comarca de Salas de los Infantes (pincha aquí). 

sábado, 9 de septiembre de 2017

La coraza con picos de los dinosaurios pudo haber sido un símbolo de estatus

La gruesa coraza corporal de algunos dinosaurios parece perfectamente diseñada para frustrar a los depredadores hambrientos. Sin embargo, los restos de un dinosaurio con coraza descubiertos recientemente sugieren que ese traje de picos tenía otro papel: presumir ante posibles parejas y rivales.

Traci Watson 2017 - Macmillan Publishers Limited. Nature News
Los picos de un fósil bien preservado de un dinosaurio de 1.300 kilogramos con coraza llamado Borealopelta marmitchelli exhiben el mismo patrón de crecimiento que los cuernos de los antílopes y otras estructuras usadas tanto para defensa como para pavoneo, dice el paleontólogo especializado en vertebrados Caleb Brown del Museo Real de Paleontología Tyrrell en Drumheller, Canadá. "Pueden haber sido básicamente carteles publicitarios del animal", dice Brown.

Los fósiles por lo general no revelan mucho sobre el tamaño de la columna vertebral de un dinosaurio cuando estaba vivo. Los dinosaurios con coraza estaban cubiertos por osteodermos o placas óseas, pero esos huesos también estaban coronados con tejido más flexible hecho en parte de queratina. Ese tejido suave casi nunca está conservado en el registro fósil, lo que deja a los investigadores en la incertidumbre respecto del tamaño y la variedad de esas capas de queratina.

Sin embargo, los investigadores pudieron echar un raro vistazo a ese tejido suave con el descubrimiento realizado en 2011 en Canadá del primer espécimen del B. markmitchelli, que vivió hace 110 millones de años. El fósil extraordinariamente bien conservado permitió a Brown medir tanto las capas de queratina como los osteodermos desde el hocico hasta la cadera del animal. Descubrió que los osteordermos más planos, cerca de su cola, estaban cubiertos de una delgada capa de queratina. En contraste, la queratina de los picos parecidos a colmillos que salían de los hombros del animal era mucho más gruesa, y constituía un tercio del largo de la columna vertebral.

También había gruesos ornamentos de queratina sobre los picos de hueso del cuello del animal.

En todo el cuerpo del dinosaurio, cuanto más largo el osteodermo, más gruesa su capa de queratina. Brown señala que el patrón es común en cuernos y astas que los animales de hoy en día usan para enviarse mensajes entre sí, así como para ahuyentar a sus atacantes. 

Atracción acorazada

También significa que los adornos más elaborados del B. markmitchelli estaban cerca del frente de su cuerpo, como los cuernos y astas modernos. Si dos Borealopeltas se enfrentaban, cada uno podía ver una coraza encrespada.

En conjunto, los detalles sugieren que la evolución de las llamativas puntas de los B. markmitchelli siguió las exigencias de la comunicación social. Los adornos pueden haber constituido una advertencia para posibles enemigos, un atractivo para posibles parejas sexuales, o ambos.

La idea de que la coraza de los dinosaurios tenía un papel más allá de su protección tiene sentido, dice el paleontólogo especialista en vertebrados Thomas Holtz de la Universidad de Maryland en College Park. "Ésta es una buena indicación de que las corazas servían para mucho más que amortiguar daños", indicó.

El B. markmitchelli dice "increíblemente mucho" a los científicos, concuerda el paleontólogo especialista en vertebrados Michael Burns, de la Universidad Estatal Jacksonville, en Alabama. El animal ayuda a revelar el patrón de la coraza y cómo ésta evolucionó a lo largo del tiempo, señala; pero decir que los picos tenían un papel en el pavoneo para el apareamiento es especulación puesto que sólo hay datos de un espécimen.

Brown está de acuerdo con que esta idea no es definitiva. Otros fósiles extraordinariamente conservados ayudarán a confirmar su propuesta, dice, aunque puede ser que pase mucho tiempo antes de que los investigadores sean tan afortunados como para encontrar algo similar al Borealopelta.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Tres dinosaurios murieron abrazados

Qué tal unos dinosaurios que anduvieran juntos como en un gallinero. Una idea que no concuerda con la imagen que se tiene de esos animales que dominaron la Tierra durante millones de años.

El bloque en el que fueron encontrados los tres dinosaurios que 
iban a ser sacados ilegalmente. FOTO G. FUNSTON
Pero sí, sucedió. Tres dinosaurios pequeños, que parecían hermanos, dormían juntos y así los sorprendió la muerte, de acuerdo con fósiles hallados en Mongolia.

Es el primer ejemplo de dinosaurios durmiendo así, de acuerdo con los investigadores que presentaron el hallazgo ante la Sociedad de Paleontología de Vertebrados en Calgary, Canadá.

Era una ‘banda’ de adolescentes, por llamarlo de algún modo. Fueron hallados un aeropuerto de esa región cuando trataban de sacarlos, fosilizados en una roca, como contrabando.

El análisis de Federico Fanti, un paleontólogo de la Universidad de Bolonia en Italia, sugiere que debieron ser extraídos posiblemente del desierto Gobi, en la zona fosilífera Bogiin Tsav en Mongolia, el mayor yacimiento de la era de los dinosaurios.

Hermanos
Para Greg Funston, de la Universidad de Alberta, quien presentó el hallazgo, se trataba de tres hermanos. “Vivían juntos en el momento de su deceso”, dijo.

Pero hay más: el grupo de Funston identificó los fósiles como una nueva especie de oviraptoridae, un grupo de dinosaurios con cara corta, largos cuellos y picos encorvados sin dientes que vivieron en el Cretáceo, desde hace 145 millones de años hasta hace 65 millones.

Tenían una especie de cresta como los casuarios y andaban en dos patas. La especie todavía no ha sido nombrada.

Los oviraptoridae son una parte de la línea evolutiva que condujo a las aves.

Características
A diferencia de la mayoría de los fósiles de dinosaurios, dos de los animales están con la barriga hacia abajo.

Estos están más completos que el tercero, tienen sus cuellos doblados en dirección hacia sus cuerpos, con sus brazos en la cabeza.

“La pose es muy parecida a las de los avestruces y emús cuando están en sueño profundo”, dijo Funston.

En el pasado, dijo un reporte en Nature, se habían encontrado dinosaurios en plan de siesta, pero un solo animal. Este hallazgo sugiere que andaban juntos y tenían una vida social.

Buscaban comida en grupo y podían exhibir sus crestas a posibles rivales para el apareamiento, a diferencia de los troodontidae, otros dinosaurios tipo ave que no vivían en comunidad.

Los investigadores sugieren que cada uno de los dos hermanos mejor preservados pesaba alrededor de 45 kilos; del tercero es difícil establecerlo por su estado. Se cree que tenían una edad parecida. La hembra podía poner docenas de huevos, siempre en múltiplos de dos.

Con base en la información de otros dos fósiles de la misma especie en esa zona, se estima que tenían entre 2 y 5 años de edad.

Para Funston, la posición en la que fueron encontrados indica que buscaban darse calor, porque no es común que los animales se toquen, afirmación en la que no todos están de acuerdo, como John Grady, de Bryn Mawr College, citado por Nature.

Para él, estaban juntos quizás porque el sitio era un buen lugar para dormir. Funston tampoco cree que estuviesen despiertos, pues cuando los animales mueren en eventos como inundaciones, por ejemplo, quedan en una posición diferente.

Este descubrimiento se suma a otras evidencias fósiles de oviraptoridae sentados en nidos. Es un claro ejemplo de animales que vivían juntos y... murieron juntos, como dijo uno de los investigadores.

Soriatitan golmayensis, un nuevo dinosaurio español localizado en Golmayo

El equipo de paleontólogos dirigido por Carolina Fuentes y Manuel Meijide ha descrito un nuevo dinosaurio saurópodo español, localizado en el yacimiento de Zorralbo 1, en Golmayo, que ratifica la gran importancia de la Península Ibérica en el registro de este grupo de animales.

La excavación y preparación se llevó durante los años 2000 a 2005. El año 2009 comenzó una colaboración con la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis que ha fructificado ahora en su publicación científica en la revista Cretaceous Research.

El ejemplar se localizó en sedimentos de una antigüedad de unos 130-138 millones de años caracterizada por la escasa información conocida acerca de dinosaurios saurópodos, ya que apenas se han descrito algunos dientes aislados (entre ellos, uno de Oplosaurus procedente de la localidad turolense de El Castellar). El yacimiento, denominado Zorralbo 1 y localizado en las proximidades de la población de Golmayo, es muy rico y ha proporcionado también restos de otros dinosaurios, como anquilosaurios (Polacanthus) y ornitópodos (Magnamanus soriaensis) publicados anteriormente.

Los fósiles recuperados (vértebras dorsales y caudales, huesos de la cadera y de las patas delanteras y traseras) pertenecen a un individuo adulto.

El nombre está dedicado a la provincia de Soria -combinado con una terminación que significa gigante- y a la localidad de procedencia: Soriatitan golmayensis.

La clasificación y el estudio de sus huesos indican que se trataba de un dinosaurio cuadrúpedo con sus patas delanteras muy desarrolladas, de modo similar al famoso Brachiosaurus de Estados Unidos o a Giraffatitan de Tanzania.

Las dimensiones del animal se pueden estimar a partir de su húmero.

Si Giraffatitan (con un húmero de 210 cm de largo) tiene una longitud de 18-24 metros, Soriatitan (con un húmero de 125 cm) alcanzaría una longitud aproximada de unos 13-14 metros.

Los dientes de Soriatitan miden unos 18 milímetros y sus características indican que se alimentaba principalmente de hojas de coníferas. Los rasgos sedimentarios y geológicos del yacimiento de Zorralbo permiten reconstruir un escenario fluvial, rodeado de coníferas, y un clima subtropical como el ambiente en el que vivió Soriatitan.

Referencia del artículo publicado en la revista Cretaceous Research:

Rafael Royo-Torres, Carolina Fuentes, Manuel Meijide, Federico Meijide-Fuentes, Manuel Meijide-Fuentes. 2017. A new Brachiosauridae sauropod dinosaur from the Lower Cretaceous of Europe (Soria province, Spain). 

Investigan en Marruecos la venta en Facebook de los restos de un dinosaurio

Las autoridades marroquíes han abierto una investigación sobre el supuesto tráfico de fósiles

Imagen de archivo de un fósil de dinosaurio hallado en la Patagonia (EFE)
Las autoridades marroquíes han abierto una investigación sobre el supuesto tráfico y venta vía Facebook del esqueleto de un dinosaurio encontrado en el sur del país, según ha informado este martes el diario Assabah.

Según el rotativo, el dinosaurio fue descubierto en la región de Kem Kem, en la provincia sureña de Tafilalet conocida por su riqueza en fósiles, y apareció más tarde en un grupo cerrado en esa red social, en el que un arqueólogo irlandés lo ponía en venta. 
El vendedor subrayó que el esqueleto del dinosaurio tiene 100 millones de años y publicó una foto que muestra un trozo de la mandíbula del fósil 
En esta cuenta, el vendedor subrayó que el esqueleto del dinosaurio tiene 100 millones de años y publicó una foto que muestra un trozo de la mandíbula del fósil. Este dinosaurio pertenecen a la especie de "spinosaurus", y su origen marroquí se considera verídico por parte de paleontólogos del país.

El diario explicó que estos restos son los únicos que quedan en el mundo tras la destrucción de uno parecido en el museo de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. El arqueólogo marroquí Abdelouahed Lagnaoui dijo, en declaraciones al diario, que el arqueólogo irlandés ya había intentado anteriormente vender el esqueleto en varias exposiciones internacionales. 
Estos restos serían los únicos que quedan en el mundo tras la destrucción de uno parecido en el museo de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial
El Gobierno formó una comisión mixta del ministerio de Cultura (encargado del patrimonio) y el de Minas (que tiene a su cargo las minas donde aparecen los fósiles) para investigar cómo el esqueleto pudo salir del país. El ministerio de Cultura no se ha pronunciado sobre el caso.

Marruecos logró recientemente recuperar el esqueleto de un dinosaurio marino encontrado en una cantera marroquí y que iba a ser subastado el pasado marzo en París. El país dispone de importantes fósiles marinos y de restos de dinosaurios pero una considerable parte de esta riqueza se vende a traficantes frente a un vacío legal al respecto y a la falta de recursos para las universidades para mantener ese patrimonio.
El Gobierno marroquí formó una comisión mixta del ministerio de Cultura (encargado del patrimonio) y el de Minas (que tiene a su cargo las minas donde aparecen los fósiles) para investigar cómo el esqueleto pudo salir del país

Postuladas a la UNESCO

Las huellas de dinosaurio del farallón del Cal Orko serán postuladas ante la UNESCO para ser Patrimonio Natural de la Humanidad. El yacimiento sobrepasa las 10 mil icnitas.

Farallón de Cal Orko. / Red Uno Digital
Sucre postulará las huellas de dinosaurio del muro del Cal Orko ante la UNESCO para que sea declarado Patrimonio Natural de la Humanidad, el comité impulsor firmó el documento y destacaron la importancia de esta postulación es así que se inició una campaña en las redes sociales y se habilitarán firmas.

El fallaron del Cal Orko tiene el yacimiento más grande del planeta con más de 6 mil metros cuadrados de superficie y sobrepasan las 10 mil huellas de diferentes especies de dinosaurios. La primera semana de septiembre se remitirá el documento a la UNESCO, en diciembre el organismos hará conocer sus observaciones y en marzo de 2018 la postulación regresará a Paris.


domingo, 3 de septiembre de 2017

Video: El eslabón perdido de los dinosaurios

Un inclasificable dinosaurio hallado hace más de una década por un joven chileno podría ser la clave para comprender la evolución de los gigantes prehistóricos.

El Chilesaurus diegosuarezies es un curioso híbrido que algunos llaman
 "el dinosaurio Frankenstein". (EITAN ABRAMOVICH/AFP/Getty Images)
La fascinante historia del Chilesaurus diegosuarezi está repleta de curiosidades. Para empezar tenemos su inusual nombre, más propio de un ser humano que de un reptil antediluviano y escogido en honor al niño de 7 años (Diego Suárez) que lo descubrió al sur de Chile en el año 2004.

El hallazgo causó conmoción entre paleontólogos e investigadores de todo el mundo, debido a la fisonomía y peculiaridades únicas de este dinosaurio. Y es que, tras analizarse los fósiles encontrados, parecía evidente que el inédito Chilesaurus reunía características compartidas por dinosaurios de todo tipo y condición y aparentemente incompatibles entre sí. Así, pese a tener la apariencia típica de un carnívoro bípedo, su mandíbula de dientes planos apuntaba a que la dieta de esta criatura que vivió hace unos 150 millones de años era mayoritariamente herbívora.


Reconstrucción pictórica del Chilesaurus diegosuarezi. 
BBC/UNIVERSIDAD DE BIRMINGHAM
El estupor generado fue tal que se terminó conociendo al Chilesaurus diegosuarezi como “el dinosaurio Frankenstein”. Trece años después, un equipo de investigadores del Museo Británico de Londres y la Universidad de Cambridge afirma en un estudio que este espécimen podría ser todo un “eslabón perdido” entre dos familias de dinosaurios. Así lo declaró el académico Paul Barret para el diario español El Mundo. Y es que la extraña fusión de especies presente en el Chilesaurus no se limita a su dieta. Como detalla el informe, la parte más alta de su cadera se asemeja a la de un terópodo (es decir, un carnívoro), mientras que la más baja es similar a la de un ornitisquio (con forma de ave y principalmente herbívoro). Esto ha llevado a pensar que en su origen se trataba de un dinosaurio omnívoro que fue evolucionando hasta convertirse en algo único.

El paleontólogo Marcelo Isasi le muestra a sus hijos la réplica del 
Chilesaurus diegosuarezi que se exhibe en el Museo de Ciencias Naturales 
Bernardino Rivadavia, en Buenos Aires, Argentina. 
(EITAN ABRAMOVICH/AFP/Getty Images)
Pese a que hasta el día de hoy resulta inclasificable, el estudio de este dinosaurio “en transición” parece la pista más clara que tenemos para aprender más sobre cómo los ornitisquios evolucionaron desde sus ancestros carnívoros hasta adoptar definitivamente la dieta vegetal hasta el final de sus días.