martes, 16 de diciembre de 2014

El Museo de Dinosaurios en la campaña promocional de Chequemotiva


Escoge tu experiencia.comLos beneficiarios de un código podrán visualizar todas las experiencias, tanto de 2x1 como de Free que forman parte de ambos circuitos, y elegir, una única experiencia por código, pudiendo elegir de entre todas las experiencias, la que prefieran. Dentro de esas experiencias está la visita al Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes.



sábado, 13 de diciembre de 2014

Ignacio Canudo, nombrado director del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza

Damos la enhorabuena a nuestro colega y amigo Iñaki, que ha luchado desde hace años por la puesta en marcha de este Museo. Aragón podrá mostrar con orgullo una de las colecciones más interesantes de Ciencias Naturales de nuestro país, en la que probablemente destacarán algunas especies fósiles descritas en esa Comunidad.

A continuación, la noticia del Heraldo.

La Universidad de Zaragoza da un paso más en la puesta en marcha de su Museo de Ciencias Naturales, tras el nombramiento de su director, cargo que ocupará José Ignacio Canudo, investigador principal del grupo de investigación Aragosaurus-IUCA.

El doctor Canudo es profesor titular de Paleontología de la Universidad de Zaragoza e investigador principal del Grupo de investigación Aragosaurus-IUCA (http://www.aragosaurus.com/). Ha desarrollado una amplia investigación sobre los dinosaurios de la península Ibérica y de la Patagonia argentina que le ha llevado a describir más de 20 especies nuevas de vertebrados, entre las que destacaocho dinosaurios, incluyendo a los aragoneses Tastavinsaurus, Galvesaurus y Arenysaurus.

Sus dos líneas de trabajo más importantes son la extinción de los dinosaurios y las relaciones paleobiogeográficas de los dinosaurios de la Patagonia e Iberia. Es autor de más de 300 trabajos científicos en las revistas más importantes de Paleontología.

Este investigador está vinculado desde el año 1990 con el antiguo Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza, razón por la que cuenta con un amplio conocimiento de las colecciones que conformarán el nuevo museo, y aporta una gran experiencia como asesor científico en varios museos, entre los que se puede destacar el de los últimos dinosaurios de Arén o el de los osos de Tella.


De hecho, en esta nueva etapa ha participado de manera activa en la selección de contenidos y de objetos para la exposición permanente que cuenta fundamentalmente con el respaldo económico del Banco Santander y el aval patrimonial de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón.

viernes, 12 de diciembre de 2014

El genoma de las aves confirma que son los dinosaurios de la actualidad

Hace más de una década, en los primeros pasos del siglo XXI, un grupo de investigadores de las universidades de Yale y Rockefeller de Nueva York andaba ya planteándose si sería posible recrear una proteína de dinosaurio a partir de las copias genéticas que producen esa proteína en las especies actuales. La idea era utilizar una suerte de máquina del tiempo molecular que fuese capaz de dar marcha atrás al avance de la evolución hasta el momento en el que vivió el ancestro común más cercano entre los dinosaurios y los seres vivos actuales. Y la proteína escogida era un pigmento visual clave para la visión en colores. La cuestión no era baladí. Si lo lograban podían abrir la puerta a nuevas interpretaciones sobre la biología y la forma de vida de los gigantescos animales que dominaron la Tierra durante millones de años.

Los investigadores, a las órdenes de Thomas Sakmar, de la Rockefeller University, tomaron la secuencia genética responsable de la producción de ese pigmento en 30 especies de vertebrados actuales, desde lampreas y anguilas hasta cocodrilos, lagartos o mamíferos como el ser humano. Y pusieron a funcionar toda la maquinaria genética y estadística a su alcance para reconstruir cómo era ese pigmento visual en el ancestro de los arcosaurios que dio lugar a los cocodrilos y aves actuales. Y, en 2002, lo consiguieron. Lograron fabricar el gen artificial de ese dinosaurio y confirmar así que estos animales veían en color. El trabajo dio lugar a multitud de trabajos reinterpretando su biología reproductiva e incluso las representaciones artísticas que se hacían de estos animales. Los plumajes coloridos ya pudieron estar favorecidos adaptativamente hace más de 100 millones de años, en la era de los dinosaurios.

Aquel trabajo, que hace despertar todo tipo de ideas futuristas presentes en la ciencia ficción sobre la resurrección de los dinosaurios, se realizó con una sola secuencia genética y en tiempos en los que la industria genómica estaba aún en su infancia. ¿Qué datos biológicos se podrían obtener si se dispusiera de todas las secuencias de todas las especies de animales que descendieron de los dinosaurios? Haría falta un enorme músculo financiero, científico y tecnológico para lograr un objetivo semejante. Y durante años nadie ha emprendido esa tarea.

Pero exactamente eso es lo que acaba de lograr un consorcio internacional -'Avian Phylogenomics Consortium'- de más de 200 investigadores y participación de 80 instituciones de todo el mundo dirigido desde el National Genebank BGI de China, el mayor centro de análisis genómico del mundo en la actualidad, por encima de los potentes centros de EEUU y Reino Unido.

El proyecto ha secuenciado y analizado 48 genomas de aves que representan, con al menos una especie, todos los grupos de aves que existen en la actualidad. Y 45 de ellos se presentan por primera vez en este estudio publicado en la revista 'Science' junto con otros siete estudios más en la misma revista y 21 en otras de menor impacto.

Las secuencias completas de ADN de todas las aves modernas ayudan a contar la historia de cómo consiguieron, junto con algunos reptiles, burlar la extinción masiva que acabó con los dinosaurios hace 66 millones de años. Y también sobre cómo evolucionaron y se diversificaron rápidamente en un 'Big Bang' biológico tras la gran extinción.

Existen tres tipos de aves. En primer lugar, las grandes aves que no vuelan como las avestruces o los emus de Oceanía. Después hubo una separación que dio lugar a otros dos grupos más el de los pollos y patos, por un lado, y el de las neoaves, que representan el 95% de todas las especies de aves. Este dibujo general ya se conocía desde hace décadas, pero hasta ahora ha habido debates abiertos sobre cómo evolucionaron. Para empezar, el trabajo recién presentado define el árbol evolutivo de las aves de una forma definitiva.

Pero un trabajo de tal magnitud responde otras muchas cuestiones científicas. "Queríamos saber qué hace que un ave sea un ave. Las bases genéticas del vuelo, las plumas, la visión o la selección sexual", aseguró Thomas Gilbert, investigador del Museo de Historia Natural de Copenhague y uno de los autores principales. "Con todos estos nuevos datos esperamos poder empezar a responder incluso preguntas más interesantes como si somos capaces de inferir características de los dinosaurios?", dijo Gilbert en una conferencia telefónica con periodistas.

Además, los científicos han analizado aspectos clave sobre las características de las aves como el aprendizaje del lenguaje, algo que sólo comparten con el ser humano por convergencia adaptativa. Para ello, estudiaron los genes que activan ciertas regiones cerebrales y vieron que los loros y ciertas aves cantoras los poseen, igual que el ser humano, y otras aves no cuentan con ellas activas. Y después, realizaron estudios sobre cortes cerebrales de diferentes especies para saber si las regiones activas relacionadas con el lenguaje son las mismas. "No hemos encontrado esas áreas en los cerebros de pollos o codornices ni tampoco en primates no humanos o en gatos. Sí tienen las áreas compartidas por todas las especies que están relacionadas con el cruzamiento, es decir, con la vocalización, pero no esas regiones del cerebro frontal que poseen los cambios convergentes en los genes de pájaros cantores y humanos", explicó Erich Jarvis, otro de los científicos principales del proyecto y profesor de la Universidad de Duke y del Howard Huges Medical Institute.

"Estas especies tienen tamaños genómicos muy pequeños. Una razón es que tienen muy bajas frecuencias de ADN repetitivo y la otra es que han sufrido pérdidas masivas de genes a lo largo de la evolución", aseguró en la teleconferencia Guoije Zhang, del BGI de Pekín y primer firmante del trabajo principal del consorcio.

"Los pájaros son dinosaurios", dijo Ed Braun, de la Universidad de Florida y autor principal de la secuenciación de tres especies de cocodrilos. "Son el único linaje de los dinosaurios que logró esquivar la extinción en masa al final de la llamada edad de los Dinosaurios. Sus parientes vivos más cercanos son de hecho los cocodrilos, unos organismos muy diferentes que hunden sus raíces bastante profundo en el árbol de la vida".

El análisis comparativo entre todas las especies de aves y los cocodrilos pone de manifiesto distintos aspectos como las bases genéticas de la capacidad de vuelo. "No se puede hablar de los genes del vuelo, sino de genes que facilitan el vuelo, que aumentan la masa muscular o que aligeran los huesos", Toni Gabaldón, participante en el proyecto, jefe del grupo de Genómica Comparativa del Centro de Regulación Genética (CRG) de Barcelona y profesor de investigación ICREA.


Pero han dado un paso más hacia el conocimiento del genoma de los dinosaurios. "Hemos reconstruido qué genes tenían y qué orden genómico tendría, sin entrar en la secuencia", Gabaldón. Pero ahora se va a poder hacer lo mismo que lo que hicieron hace más de 10 años con el pigmento visual, pero con muchas más familias de genes. "Se abre la puerta a hacer este tipo de estudios sobre aspectos clave de la biología de los dinosaurios, como la termorregulación, si regulaban su temperatura corporal gracias al calor del sol, como los lagartos, o si termorregulaban como los mamíferos, como el ser humano", sentencia Gabaldón.

Fuente: El Mundo

martes, 9 de diciembre de 2014

El proyecto de Geoparque de la Sierra de la Demanda entra en el ecuador a la espera de llegar a la Unesco

El proyecto de Geoparque de la Sierra de la Demanda burgalesa alcanza su ecuador cuando se cumplen tres años desde que comenzasen los primeros trabajos para alcanzar el reconocimiento internacional. La Diputación de Burgos ha aprobado recientemente un conjunto de actuaciones para concluir el informe que se elevará en 2015 a la Unesco para que concluya la inclusión de la Red Europea de Geoparques.
Alicientes no le faltan. La Sierra de la Demanda de Burgos es una de las zonas más valiosas de la provincia al albergar un rico conjunto forestal y las huellas de dinosaurios más antiguas del planeta. Así lo entiende el Colectivo Arqueológico-Paleontólógico Salense y el Museo de Dinosaurios que no solo apoyan el proyecto, sino que colaboran en el mismo al entender que los dinosaurios "serían uno de los elementos singulares en el geoparque”.
Después de que la Comisión de Cultura de la institución provincial diera luz verde en el año 2011 a un convenio con el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana para que comenzara a redactar un proyecto para convencer a la Unesco de la inclusión de esta zona burgalesa en el mapa europeo de geoparques, el trabajo de redacción entra estas semanas en su fase final.
“Hablamos de una red mundial que plantea distinguir en material geológico tres puntos”, ha explicado Luis Jorge del Barco, responsable de la comisión de Cultura, quien entiende que “la Sierra de la Demanda puede ser uno de los geoparques más importantes a nivel europeo al incluir no solo los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, sino las icnitas de Salas de los Infantes”, ha aseverado.
La Diputación ha financiado el proyecto, que cuenta con un montante de 245.000 euros y se desarrolla en el periodo 2013-2015. En el estudio también ha participado el Grupo Edelweiss que ha determinado las calidades de los restos geológicos incluidos en el estudio. La primera parte del trabajo la han realizado geólogos del Cenieh, encargados de delimitar el área de influencia del Geoparque Sierra de la Demanda.
El estudio lo completan las potencialidades de la zona a estudiar de la que destaca “que se trata de un proyecto sostenible”, además de un elemento dinamizador de un entorno rural dedicado a la agricultura y a la ganadería, principalmente. No falta un estudio del complejo karstico de la Sierra de Atapuerca, además de otro muy detallado en el que se describe la importancia de las icnitas del entorno de Salas de los Infantes.

Declaración mundial
La Sierra de la Demanda, perteneciente a la Cordillera Ibérica, es un espacio natural protegido en los límites de las provincias de Burgos, La Rioja y Soria. En este caso, la presentación al organismo internacional es únicamente de la parte burgalesa ya que se trata de una iniciativa provincial, única de la candidatura castellano y leonesa. Se estima que el proyecto pueda tardar otro año en estar completamente definido.

La declaración de geoparque es un proceso sujeto a exámenes externos estrictamente rigurosos. Los geoparques son territorios con patrimonio geológico relevante, cuya conservación e investigación representa el eje fundamental de una estrategia sostenible de desarrollo económico y social de las comunidades locales, basado en la educación y el turismo.

Encuentran gran parte del esqueleto de un titanosaurio en Lleida

Investigadores del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP) y de la Universidad de Zaragoza han extraído en el yacimiento de Orcau (Lleida) un cuello de un titanosaurio de más de 5 metros de longitud.

Según ha informado hoy el ICP, la extracción del enorme cuello junto a la roca que lo rodea y que pesa unos 2.500 kilos ha necesitado de la fabricación de una gran estructura para sacar intacto el fósil.

Según los paleontólogos, el estudio de este fósil único aportará nuevas informaciones sobre los dinosaurios saurópodos que vivieron en el Pirineo antes de su extinción.

La operación para extraer y trasladar la "momia", nombre que los paleontólogos han dado al bloque formado por el fósil, la roca que lo rodea así como estructuras metálicas y espuma de poliuretano que lo protege, duró casi 5 horas y requirió el uso de una potente retroexcavadora.

Antes, los paleontólogos tuvieron que hacer un camino para poder acceder al lugar donde se encontraba el fósil y lugo cargarlo en un remolque que lo transportó hasta el pueblo más cercano, Isona i Conca Dellà, en la comarca pirenaica del Pallars Jussà.

La "momia" mide unos cinco metros y medio de largo por un metro y medio de ancho, se calcula que pesa entre 2.000 y 2.500 kilos, es la más grande realizada por el equipo de investigadores del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP) y, probablemente, una de las más grandes jamás hechas en Europa.

Para los investigadores era interesante extraer el bloque entero porque las vértebras se encuentran en conexión anatómica, o sea, dispuestas tal como estaban en el animal en vida, algo bastante excepcional en los restos de dinosaurios que se encuentran en el Pirineo, a menudo formados por piezas aisladas y dispersas.

El responsable del grupo de investigación del Mesozoico del ICP, Ángel Galobart, ha explicado que el hallazgo tiene mucho interés científico "pues tenemos un esqueleto que se encontraba en conexión anatómica y que nos puede aportar una valiosa información".

"También tiene valor divulgativo, ya que esperamos que una vez preparado sea un elemento expositivo de primer orden en el Museo de la Conca Dellà y además esta extracción ha sido la culminación de unos trabajos que comenzaron hace casi 60 años", ha dicho Galobart.

Los restos incluyen 7 u 8 vértebras de la zona del cuello y las primeras costillas de un dinosaurio saurópodo que vivió en esta zona hace unos 68 millones de años.

A partir de los restos encontrados, los paleontólogos estiman que este animal debía medir entre 15 y 20 metros de largo, uno de los saurópodos más grandes que se han encontrado en el Pirineo, rico en restos de un grupo de dinosaurios saurópodos conocidos como titanosaurios, a los que pertenece este resto.

"Representa una parte muy significativa de un esqueleto que nos puede aportar una valiosa información sobre el tamaño y la biología de este dinosaurio", ha señalado Bernat Vila, investigador de la Universidad de Zaragoza.

La excavación ha recibido una ayuda de la National Geographic Society concedida al grupo de investigación liderado por Vila.


El Museo de la Conca Dellà, en Isona, también ha participado en la excavación y alojará la pieza una vez se haya restaurado y estudiado, un proceso que durará varios meses y durante el cual se extraerá la matriz de roca que incluye el fósil.

Fuente: Publico.es

sábado, 6 de diciembre de 2014

Descubiertos en Utah (EE.UU) dos nuevos dinosaurios cornúpetas

Dos nuevas especies de dinosaurios cornudos recientemente halladas en un arcaico «continente perdido» son algunos de los más sorprendentes y adornados animales encontrados a la fecha, dicen los paleontólogos.

Los nuevos dinosaurios son miembros de los cerátopos, la familia que incluye a los Triceratopos. Estos animales eran generalmente cuadrúpedos herbívoros con cuernos y protuberancias óseas en la parte posterior de sus cabezas.

El mayor de los dos dinosaurios, el Utahceratops gettyi, poseía un cráneo de 2,3 metros, lo que indujo al coautor del estudio, Mark Loewen de la Universidad de Utah, a comparar al animal con un «rinoceronte gigante» pero con una cabeza ridículamente sobredimensionada.

El otro dinosaurio recién descubierto, el Kosmoceratops richardsoni, es «uno de los animales más sorprendentes que se hayan conocido jamás, con un inmenso cráneo decorado por una extensa variedad de campanas y pitones óseos», comenta el responsable del estudio Scott Sampson, también de la Universidad de Utah.

La cabeza del Kosmoceratops está cubierta de cuernos: uno en el hocico, otros dos sobre los ojos, uno en la punta de cada pómulo y varios cuernos en la aleta de la cabeza del animal.

«La mayor parte de estas estrafalarias características serían armas poco efectivas para defenderse de los depredadores» añade Sampson. En  su lugar, estos adminículos serían tan solo una artimaña sexual para atraer parejas o intimidar a rivales.

Los nuevos dinosaurios de Utah son tan sólo la punta del iceberg

Se han desenterrado varios fósiles parciales de Utahceratops y Kosmoceratops en el Monumento Nacional Grand Staircase-Escalantede Utah, hogar de lo que una vez fue el «continente perdido» de Laramidia.

Durante el periodo cretáceo, la región central de Norteamérica estaba inundada por lo que las porciones oriental y occidental del continente estuvieron separadas durante 30 millones de años. De hecho, el lado occidental era una masa de tierra aislada.

«Si fueses un viajero del tiempo y regresaras a las postrimerías del Cretácico, podrías navegar en una lancha desde el Golfo de México al Océano Ártico sin ver tierra firme», declaró Thomas Holtz, un paleontólogo de vertebrados de la Universidad de Maryland, a National Geographic News.

La región antes conocida como Laramidia es, hoy en día, un punto neurálgico de hallazgos fósiles, en parte debido a la gran actividad geológica acaecida en esa era, según Holtz, que no está vinculado con el estudio en cuestión.

«Las montañas rocosas estaban en pleno proceso de formación. Había montañas abriéndose camino y otras desmoronándose por la fuerza tectónica... Los sedimentos se desprendían laderas abajo proporcionando lo que con el tiempo se convertiría en la roca sedimentaria que sepultó a todos estos fósiles».

En general, los Utahceratopos y Kosmoceratopos son sólo dos de los descubrimientos más recientes de una serie de hallazgos de dinosaurios cornúpetas en todo el mundo y los autores del estudio están convencidos de que se desenterrarán nuevos fósiles de este tipo muy pronto.

«Los nuevos especimenes de Utah», añade el coautor del estudio, Andrew Farke, del museo de paleontología Raymond M. Alf, «son tan sólo la punta del iceberg».


Este artículo sobre los nuevos dinosaurios se publicó esta semana en PLoS One.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Horario del Museo de Dinosaurios fin de semana de la Constitución


El horario del Museo de Dinosaurios durante el fin de semana de la Constitución es el siguiente: 
Sábado 6, de 10:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h. 
Domingo 7, de 10:30 h. a 14:30 h. 
Lunes 8, cerrado.