miércoles, 2 de septiembre de 2015

Recordatorio: VII Concurso Internacional de Ilustraciones Científicas 2015

Podrán participar todas las personas españolas o de cualquier nacionalidad sin límite de edad.

Abierto el VII Concurso Internacional de Ilustraciones Científicas de Dinosaurios, 2015.

El tema principal del concurso son las ilustraciones sobre dinosaurios y otros seres vivos contemporáneos suyos. Las ilustraciones pueden representar reconstrucciones de los animales en vida, en su medio o de los fósiles originales.

El plazo de envío será desde el 15 de julio hasta el 31 de octubre de 2015.


Podéis descargaros las bases (en castellano e inglés), en el siguiente enlace: pincha aquí.

martes, 1 de septiembre de 2015

Conservación de melanosomas en plumas fosilizadas de ciertos dinosaurios


Los melanosomas, pequeños paquetes de melanina que se encuentran en las plumas, piel y pelaje de muchos animales, pueden producir colores estructurales cuando están organizados debidamente en capas sólidas, como lo están en las plumas de algunas aves. El color estructural, en contraposición al color químico, surge de la interacción de la luz con materiales que tienen patrones capaces de desviar y reflejar la luz de un modo tal que amplifican algunas longitudes de onda y amortiguan las demás.
 El equipo internacional de Ryan Carney, de la Universidad Brown en Providence, Rhode Island, Estados Unidos, y Johan Lindgren, de la de Lund en Suecia, ha encontrado pruebas químicas directas de que los restos fosilizados de un dinosaurio con algunos rasgos propios de aves aún contienen melanosomas y el pigmento que producían. Su estudio refuerza la idea de que recurriendo a métodos científicos avanzados es posible discernir la coloración de animales desaparecidos hace mucho tiempo.

La idea de que los melanosomas, que producen el pigmento melanina, se pueden preservar en fósiles ha sido debatida acaloradamente entre los científicos durante los últimos años. Vestigios microscópicos que para algunos científicos se parecen a melanosomas, para los escépticos son en cambio bacterias de aspecto similar. El nuevo estudio, sobre plumas fosilizadas de Anchiornis huxleyi, un dinosaurio similar a un ave que murió hace unos 150 millones de años en China, parece que resuelve el debate definitivamente, al añadir una potente segunda línea de pruebas: la química.

Carney y sus colaboradores han obtenido pruebas estructurales y moleculares que demuestran que los melanosomas efectivamente perduran en el registro fósil.

El hallazgo tendrá repercusiones importantes para la interpretación de estudios tanto pasados como futuros de los colores en el registro fósil, y corrobora la hipótesis previa de que el Anchiornis tenía plumas negras.



viernes, 28 de agosto de 2015

Un lagarto fósil hallado en Brasil da un vuelco a la evolución de estos reptiles

Una nueva especie de lagarto fósil descubierta en la región de Paraná (Brasil) y bautizada como Gueragama sulamericana, desafía las teorías actuales sobre la evolución de estos reptiles. El animal tiene una edad aproximada de unos 80 millones de años, y remonta a esas fechas el origen del grupo de los acrodonta, cuyos dientes se fusionan en la parte superior de sus mandíbulas.


Paleontólogos de la Universidad de Alberta (Canadá) han descubierto una nueva especie de lagarto, bautizada como Gueragama Sulamericana, en el municipio de Cruzeiro do Oeste en el sur de Brasil, en los afloramientos rocosos de un desierto Cretácico Tardío de hace aproximadamente 80 millones de años. El estudio se publica en la revista Nature Communications.

Esta nueva especie de lagarto es la primera del grupo conocido como acrodonta (cuyos dientes se fusionan en la parte superior de sus mandíbulas) hallada en América del Sur, lo que sugiere que los dos grupos de lagartos antiguos existentes del Viejo y Nuevo Mundo se distribuyeron por todo el planeta antes de la ruptura definitiva de Pangea.

"Las cerca de 1.700 especies de iguanas existentes están restringidas casi sin excepción al Nuevo Mundo, sobre todo desde el sur de los EE UU hasta la punta de América del Sur", dice Michael Caldwell, profesor de ciencias biológicas de la Universidad de Alberta y uno de los autores del estudio.

Sin embargo, los parientes más cercanos de las iguanas, como los camaleones y dragones barbudos, pertenecen todos al Viejo Mundo. 

"La evolución del grupo es mucho más antigua de lo que se había pensado previamente. Esto significa que podemos remontar el origen de los acrodonta a hace 80 millones de años en América del Sur. Ahora necesitamos centrarnos en unidades mucho más antiguas de roca para ver si nos encontramos con el siguiente paso en el proceso".

Los restos fósiles de un Viejo Mundo

La distribución de las plantas y los animales desde el Cretácico superior reflejan la historia de Pangea cuando era un supercontinente.
"El fósil Gueragama Sulamericana demuestra que su grupo es antiguo y que probablemente su origen está en el sur de Pangea. Después de la ruptura, los acrodonta y los camaleones predominaron en el Viejo Mundo, y los lagartos iguánidos surgieron de este linaje acrodonta que quedó aislado en América del Sur, dice Caldwell.

Lo que por entonces era Sudamérica permaneció aislado hasta hace unos cinco millones de años, cuando se topó con América del Norte y se produjo un intercambio de organismos entre el norte y el sur.

“Fue como una especie de Arca de Noé flotando durante un tiempo muy largo, 100 millones de años. Este es un lagarto del Viejo Mundo en el Nuevo Mundo en un momento en que no esperábamos encontrarlo. Responde a algunas preguntas acerca de los lagartos iguánidos y su origen”, añade el investigador.

Tiago Simoes, autor principal del trabajo apunta: "Al igual que con muchos otros descubrimientos científicos, este plantea una serie de preguntas que no hemos considerado anteriormente. Esboza una serie de preguntas sobre las rotaciones biogeográficas y faunísticas de gran interés, tanto para los paleontólogos como para los herpetólogos. Esperamos responderlas en el futuro".

martes, 25 de agosto de 2015

Así se extraen y limpian los fósiles


Estamos acostumbrados a verlos sin restos de roca alrededor y expuestos en vitrinas perfectamente acomodados, pero el proceso de extracción y limpieza de los restos fósiles es muy duro y tedioso. Te explicamos cómo lo hacen los investigadores.

La mayoría de los restos fósiles se encuentran por casualidad, normalmente en la construcción de carreteras y edificios, aunque existen algunas zonas donde los investigadores saben que es más probable encontrar restos. Una vez se encuentra el fósil, en el mismo lugar donde se halla, se elimina la capa superior de roca y piedras que lo recubre intentando delimitar el tamaño de la pieza. Posteriormente se cavan varias zanjas alrededor, a una distancia prudencial del mismo, para conseguir extraer la pieza entera.

Como nos explicaba Felipe Malavet, uno de los especialistas de Centro de Investigaciones Paleontológicas de la Villa de Leyva, en Colombia, durante la Ruta BBVA 2015, “si intentamos sacar el fósil directamente sin una capa de roca que lo recubra podríamos dañarlo, sería peligroso”.

Tras la extracción se cubre toda la pieza con yeso, igual que el que se utiliza en los hospitales para inmovilizar huesos rotos. De esta manera se pretende evitar que cualquier golpe pueda dañar el fósil, pues aunque son “rocas”, se trata de restos realmente delicados.

Una vez transportado al laboratorio se quita la capa superior del yeso  y comienza la preparación mecánica del fósil. Para limpiar al máximo la pieza los paleontólogos utilizan un aparato similar a las fresas que usan los odontólogos que, gracias a una pequeña vibración y aire, consigue separar los trozos de roca sobrante que recubren la pieza. “Para evitar dañarla se acercan a unos 3-4 milímetros del borde fósil”, nos explica Malavet.

Una vez finalizada la preparación mecánica los investigadores deben limpiarla todavía más para  conseguir dejar completamente limpio el resto paleontológico.  Para ello lo primero que hacen es aplicar un químico protector (el B 72) a la parte que está expuesta para evitar el deterioro que les pudieran causar los ácidos. Posteriormente se sumerge la pieza en soluciones químicas específicas y controladas para conseguir eliminar esa pequeña costra de tierra y roca de no más de 5 milímetros.

Una  vez limpia, los científicos estudian a fondo el material identificando tanto la especie a la que pertenecieron dichos restos, como las distintas partes del mismo, su tamaño, etcétera.

Todo este proceso es un laborioso trabajo manual que puede llevar a los científicos de semanas hasta meses o incluso años dependiendo del tamaño de la pieza. Y es además una tarea importantísima en la investigación y la conservación de los restos fósiles.

Fotografía: Ruta BBVA

lunes, 24 de agosto de 2015

CONCIERTO CARLOS SARDUY QUARTET

Dentro de su 40º Aniversario el Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas, organiza este concierto de Carlos Sarduy Quartet, con la colaboración especial de Marina (ex-vocalista de Ojos de Brujo), para el domingo día 30 de agosto en el Teatro Auditorio "Gran Casino" de Salas de los Infantes





Extinciones masivas acelerarían la evolución

  • Muerte es positiva para las especies y también es aplicable a la robótica


Puede conducir a resultados sorprendentes. Foto: Archivo

















¿Existirían las mismas formas de vida si los dinosaurios no se hubieran extinguido? Probablemente no, ni tampoco el mismo nivel de evolución. Esta es la tesis central de un equipo de investigadores de la Universidad de Austin, Texas, dedicados a la investigación de la computación y la robótica.

Aparentemente ambas profesiones son contrarias, pero las dos responderían a una misma lógica, según explican Risto Miikkulainen y Joel Lehman en la revista Plos ONE.

"La destrucción masiva puede conducir a resultados sorprendentes", señala Miikkulainen. Y añade que "a veces hay que desarrollar algo que parece objetivamente peor, pero con el fin de desarrollar las herramientas que necesita para mejorar".

Esto no solo se aplica a la biología explicada por los investigadores evolucionistas, sino que también se pudo comprobar que en la robótica también se cumple esta 'regla'.

Para ello Miikkulainen y Lehman usaron algoritmos computacionales durante años para entrenar cerebros de robot simulados, al azar, mataron el 90% de las redes para imitar una extinción masiva. Posteriormente, descubrieron que los linajes sobrevivientes fueron capaces de evolucionar y de generar nuevos comportamientos.

Y no solamente eso, los que se convirtieron en las mejores soluciones, también demostraron entregar mejores soluciones a ciertas actividades como caminar. De la misma forma, demostraron que podían 'evolucionar' sin haber pasado por simulaciones de los comportamientos extintos.


kal

domingo, 23 de agosto de 2015

Charla: "Los dinosaurios de Burgos"


                    SUSPENDIDA



El lunes 24 de agosto, Fidel Torcida del Colectivo Arqueológico-Paleontológico de Salas (CAS) y Director del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes, impartirá una charla titulada "Los dinosaurios de Burgos", en la localidad burgalesa de Espinosa de Cervera. Será en el salón del ayuntamiento a las 20 horas.



SUSPENDIDA