sábado, 30 de agosto de 2014

Describen una guardería de dinosaurios, con cuidador incluido

Un nuevo examen de una losa de roca que contiene fósiles de 24 dinosaurios de muy corta edad y otro ejemplar más viejo, sugiere que se trata de un grupo de crías supervisadas por un cuidador.
   Esta es la conclusión de un estudio de Brandon P. Hedrick y Peter Dodson, de la Universidad de Penn State, en colaboración con investigadores el Museo Dalian de Historia Natural de China, donde se exhibe la muestra. Aparece en la revista Cretaceous Research.
   Aunque la totalidad de la muestra, de hace 120 millones de años, tiene solamente unos dos metros de diámetro, contiene fósiles de 25 criaturas, todas de la especie Psittacosaurus lujiatunensis. Eran herbívoros y se encuentran entre los dinosaurios más abundantes descubiertos hasta el momento.
Tras una descripción inicial realizada por palentólogos aficionados que descubrieron los restos en 2004, Dodson y Hedrick sentían que había mucho más que decir acerca de la muestra. "Vi una foto de ella y al instante supe que quería explorarla más a fondo", dijo Hedrick.
   Para analizar el material en el que se conservan los animales, los investigadores examinaron rajas delgadas de roca bajo el microscopio y muestras de roca usando una técnica llamada difracción de rayos X, que se basa en el hecho de que los minerales reflejan la luz en formas únicas. Ambos análisis sugirieron que la roca se compone de material volcánico, una indicación de que los animales fueron capturados por el material que fluye de una erupción.
   Debido a que no había evidencia de daño por calor a los huesos, los investigadores creen que el flujo era probable una lechada de agua, lodo, rocas y otros escombros asociada con las erupciones volcánicas.
  Los 24 animales más jóvenes parecen ser muy similares en tamaño. Aunque el equipo analizó si podrían haber sido embriones, aún en sus huevos, varias observaciones sugieren que ya habían eclosionado. En primer lugar, no hubo evidencia de material de cáscara de huevo. Además, otros paleontólogos han identificado psittacosaurs individuales aún más pequeños. Y, por último, dijo Hedrick, "los extremos de los huesos estaban bien desarrollados, lo que indica que eran capaces de moverse."
   El cráneo más grande estaba firmemente incrustado en la misma capa de roca que los 24 animales más pequeños. Dos de los animales más jóvenes estaban, de hecho, entrelazados con el cráneo, signos de que los animales estaban estrechamente juntos en el momento de su muerte.
   El tamaño del cráneo, de unos 11 centímetros de largo, indicó que el animal tenía entre 4 y 5 años. Hallazgos anteriores sugirieron que P. lujiatunensis no se reproducía hasta los 8 o 9 años de edad, por lo que esta criatura no era el padre de los dinosaurios más jóvenes.

COMPORTAMIENTO DE ESPECIES DE AVES HOY EN DÍA

   Dada la estrecha relación de las crías de P. lujiatunensis con el individuo de más edad, sin embargo, Dodson, Hedrick y sus colegas creen que esta muestra puede ofrecer evidencia de la cooperación posterior a la cría, un comportamiento exhibido por algunas especies de aves de hoy en día. El menor de más edad puede muy bien haber sido un hermano o hermana mayor ayudando a sus hermanos menores.
   Los investigadores enfatizan que no pueden definitivamente llamar a este conjunto de fósiles un nido, como indican algunos análisis previos.

   Como siguiente paso, Dodson y Hedrick están examinando la microestructura de los huesos de los animales más pequeños para establecer si todos estaban en la misma etapa de desarrollo, lo que daría apoyo a la idea de que esto sea una 'guardería' de animales.

Fuente: Europa Press

viernes, 29 de agosto de 2014

Exposición del VI Concurso Internacional de Ilustraciones Científicas de Dinosaurios 2014

Ya puede visitarse, en el Museo de Dinosaurios, la exposición del VI Concurso Internacional de Ilustraciones Científicas de Dinosaurios 2014, organizada por la Fundación Dinosaurios CyL y el Museo de Dinosaurios y financiada por Hernáiz Muelas S.A. 







Recordar que los ganadores fueron:

1º Premio:
"Eclosión de Titanosaurio
(Titanosauriformes indet.) de Sierra de La Demanda, Burgos"
Jorge Antonio González
Argentina

2º Premio:
“Mother”
Sergey Krasovskiy
Ucrania

3º Premio:
“Dust storm”
Nikolay Litvinenko
Rusia

jueves, 28 de agosto de 2014

Por qué los dinosaurios de película no son como los de verdad

El documental "Dinosaur 13" podría ser la película más veraz sobre los grandes animales prehistóricos.
Es también una de las más conmovedoras. Cuenta cómo los buscadores de fósiles en Dakota del Sur, Estados Unidos, desenterraron el más completo esqueleto de T-rex que se haya encontrado jamás.

En lugar de convertirse en la pieza central del museo más cercano, como se planeó inicialmente, lo que ocurrió fue una amarga batalla por la custodia de sus fósiles, una redada del FBI, un juicio y una larga pena de cárcel para uno de los paleontólogos.
Los restos fueron vendidos en una subasta por cerca de US$8 millones, de los cuales ninguno fue a los descubridores, y ahora están en un museo privado en Chicago.
La fuerza del documental reside en la historia y en cómo llegamos a conocer a la mayoría de los individuos involucrados, incluyendo el T-rex.

Pero este documental no tiene ninguna de esas imágenes que se han vuelto tan familiares en películas y programas de televisión sobre dinosaurios: no hay animatronics, ni los típicos hombres en trajes de monstruos.

La "magia" de Conan Doyle

Los dinosaurios de celuoide se remontan a casi hasta los inicios del cine mismo.
Durante un siglo, el cine y los productores de televisión han utilizado cada nueva tecnología a su disposición para resucitar a los muertos y hacer que los dinosaurios caminen de nuevo por la Tierra.
Han convertido a estas bestias prehistóricas extintas en iconos de la cultura contemporánea y así se formaron nuestras ideas sobre su apariencia y comportamiento.
El problema es que muchas de las cosas que nos han enseñado son erróneas.
Desde Gertie, el brontosaurio eternamente hambriento (un nombre eliminado formalmente a favor del apatosaurio) de una serie de dibujos animados mudos en blanco y negro de la década de 1910 hasta las abrumadoras creaciones de sonido envolvente en 3D de imágenes generadas por computadora más recientes, el público asume que así es como los dinosaurios eran realmente.
En 1922, durante una conferencia en Estados Unidos, Sir Arthur Conan Doyle fue invitado por su amigo Harry Houdini a una reunión con sus colegas ilusionistas.
Conan Doyle decidió usar un truco propio, presentando un cortometraje sin comentarios, y como resultado, la primera plana del diario New York Times tituló "Conan Doyle desconcierta a los magos más famosos del mundo con imágenes de bestias prehistóricas".
Muchos de ellos, al parecer, pensaron que las imágenes en movimiento eran de dinosaurios vivos que habían escapado de algún modo a la extinción.
La verdad, revelada al día siguiente, fue que fueron creadas por el experto en efectos especiales Willis O'Brien, después de la afamada King Kong, para una adaptación cinematográfica de la novela de Conan Doyle "El mundo perdido".

Sonido y color

Para los estándares de hoy en día, la animación en stop-motion se ve torpe y obviamente falsa. Pero en aquel entonces, cuando nadie había presenciado nada igual, los ilusionistas creyeron en lo que veían.
Poco ha cambiado desde que Conan Doyle engañó a Houdini y compañía.
Los efectos especiales actuales son mucho más sofisticados, pero todavía tienen el mismo objetivo de engañarnos para que aceptemos que lo que estamos viendo es real.
Creemos que sabemos cómo eran y se movían, simplemente porque los vimos galopando por doquier en películas y documentales.
Pero, a pesar de que las técnicas de animación computarizada los han hecho mucho más atractivos y convincentes, lo que vemos en la pantalla sigue siendo igual de fantasioso. Queda todavía mucho para que los grandes avances de la paleontología y el uso de nuevas técnicas de imagen obtengan pigmentos y detalles de los tejidos de los fósiles. Todavía solo tenemos cierta idea del color de la mayoría de los dinosaurios.
Tal vez tenían lunares o eran de color púrpura como Barney, el presonaje de dibujos animados. Muchos de los que creíamos que tenían pelo en verdad tenían plumas, incluyendo los velocirraptores de "Parque Jurásico" (que también eran mucho más pequeños, como del tamaño de un pollo grande) y muy posiblemente el T-rex.
Salvo un par de excepciones, no tenemos ni idea de los sonidos que emitían. El trabajo llevado a cabo sobre el cráneo de un Parasaurolophus bien conservado indica que sus sonidos podían ser similares a las notas graves de un trombón.
En cuanto a cómo se movían, qué y cómo comían y muchos otros detalles importantes, nuestras ideas están todavía en proceso de cambio.

Documentales deslumbrantes

Al final, la ficción es la ficción, y puede argumentarse que no importa si "Parque Jurásico" cambió algunos hechos para crear un buen drama.
Todas las películas de monstruos se toman libertades: la última encarnación de "Godzilla", por ejemplo, es demasiado grande para que sus propias piernas la soporten.
Pero esta confusión de conocimientos y conjeturas es más significativa en programas que podrían confundirse con la realidad.

El modelo es "Caminando entre dinosaurios", a menudo citada como la más exitosa serie documental de televisión de todos los tiempos.
Es indudablemente entretenida y deslumbrante técnicamente, ¿pero puede verdaderamente ser clasificada como un documental?
Con un formato familiar para los aficionados a los programas de naturaleza, con decenas de científicos acreditados como consultores, uno siente que todo lo que se muestra está fuera de toda duda: estas son las criaturas, ambientes, situaciones y comportamientos de decenas o incluso cientos de millones de años atrás.
Los films de este tipo son simulaciones alimentados por la especulación: algunos elementos están basados en lo que muchos paleontólogos concluyen a partir de los fósiles, y algunos son corazonadas o posibles aunque inciertos escenarios delineados para crear una televisión más atractiva.

Los nuevos hallazgos y las nuevas teorías indican que lo que sabemos aún está en desarrollo, por lo que muchos detalles descubiertos en "Caminando entre dinosaurios" son erróneos.
Nada de esto le quita ningún mérito a estos programas, pero, debido a que los niveles de certeza de los diferentes aspectos presentados rara vez son claros, es difícil no sentir que estás viendo algo mucho más definitivo que lo que realmente es.
Pueden ocultarlo bien, pero comparten algo de su ADN con la película "Un millón de años antes de Cristo".
En ese clásico film de serie B aparecen batallas entre varios dinosaurios y los primeros seres humanos (a pesar de que 60 millones de años los separaban en el tiempo), y se presentaba con la audaz frase "así es como pasó".
Mientras que nos demos cuenta de que muchos de los "documentales" de dinosaurios no representan cómo fue, sino, a lo sumo, cómo pudo haber sido, podemos disfrutarlos como el híbrido de la ciencia y la ciencia ficción que son, no como los programas de vida salvaje real que imitan.

Fuente: BBC


martes, 26 de agosto de 2014

La Guardia Civil se incauta de más de cuatro kilos de fósiles a un turista de Alcoy

Agentes de la Guardia Civil se incautaron el pasado jueves de más de cuatro kilos de fósiles a un turista de Alcoy (Alicante) que fue sorprendido cuando expoliaba el patrimonio paleontológico turolense en la zona conocida como Puerto de las Banderas en el término municipal de Frías de Albarracín. Los policías formularon una denuncia contra él por infringir la Ley del Patrimonio Cultural Aragonés.

Los fósiles incautados son invertebrados a la vista de la fotografía que ha facilitado la benemérita, corresponderían a animales marinos como ammonites y belemnites y al parecer no hay restos de vertebrados, según informó el cuerpo. Fue una unidad del Seprona la que sorprendió a la persona que estaba realizando la excavación paleontológica sin autorización administrativa, lo que supone una infracción.

La Comandancia de la Guardia Civil de Teruel informó ayer de que los agentes detectaron el pasado día 21 de agosto en el término municipal de Frías de Albarracín a una persona que ocultaba en su vehículo más de cuatro kilos de fósiles recogidos ilícitamente en la zona.

Los guardias civiles del Servicio de Protección de la Naturaleza sorprendieron a un hombre, vecino de Alcoy (Alicante), mientras inspeccionaba el terreno en la zona que es conocida como el Puerto de las Banderas.

Esta persona levantaba y miraba piedras, picando algunas de ellas cuando fue vista por una patrulla. Al percatarse de la presencia de los guardias, el hombre ocultó rápidamente una piqueta en la mochila que portaba.

El personal del Seprona procedió entonces a inspeccionar el bolso, hallando en su interior dos piquetas, un destornillador y un cincel.

Las mismas fuentes informaron que al practicar un registro superficial del vehículo de la persona en cuestión, se localizaron varias bolsas conteniendo una importante cantidad de fósiles de diverso tamaño. Algunos de ellos ya clasificados y separados.

Los guardias civiles procedieron a formular una denuncia por infringir la Ley 3/1999 del Patrimonio Cultural Aragonés, al no contar el denunciado con ningún tipo de autorización para realizar la excavación. A causa de ello decomisaron los medios empleados para la recolección, así como los fósiles, que han sido puestos a disposición del Servicio Provincial de Educación, Universidad, Cultura y Deporte (Patrimonio Cultural).

La Guardia Civil recordó ayer que está prohibida la recogida de fósiles incumpliendo la obligación de comunicar el hallazgo de éstos, la entrega y depósito de los mismos, aunque no tuvieran trascendencia científica. Igualmente, es calificada de infracción grave por la Ley 3/1999, la práctica de labores de excavación sin autorización o sin respetar las condiciones impuestas en la autorización.

En su función de protección de la Naturaleza, la Guardia Civil recordó ayer que vela por la conservación del medio ambiente, fomentando las conductas de respeto a la naturaleza, realizando acciones tendentes a favorecer su normal desarrollo y contribuyendo al correcto aprovechamiento de los recursos, impidiendo las prácticas ilegales y el consiguiente perjuicio económico y medioambiental.

Formación en Teruel

La denuncia contra un expoliador de fósiles ocurrida el pasado jueves cuando fue sorprendido en el término de Frías de Albarracín, forma parte de la labor de protección del patrimonio paleontológico que lleva cabo la Guardia Civil en la provincia.

La riqueza fosilífera de las comarcas turolenses tiene puesto en alerta desde hace tiempo a los agentes del Seprona, encargados de la vigilancia para evitar que se lleven a cabo excavaciones o prospecciones del terreno sin la debida autorización administrativa.


Agentes del cuerpo procedentes de toda la Comunidad Autónoma se formaron a finales del año pasado en Teruel en la protección del patrimonio paleontológico en una jornada impartida por Luis Alcalá.

Fuente: Diario de Teruel

viernes, 22 de agosto de 2014

Hallan medio centenar de reptiles voladores en un yacimiento de Brasil

El hallazgo de fósiles pertenecientes a medio centenar de reptiles voladores en el sur de Brasil añade a las enciclopedias una nueva especie, bautizada como Caiuajara dobruskii, que vivió durante el periodo Cretácico.

Un equipo dirigido por Paulo Manzig, de la Universidad de Contestado descubrió los restos procedentes de 47 reptiles alados en un lecho óseo de pterosaurio. El estudio, publicado en la revista Plos One explica que los huesos pertenecían a individuos de diferentes edades, con alas que comprendían desde los 65 centímetros hasta los dos metros, lo que permitirá a los científicos analizar como maduran estos reptiles. El equipo pudo determinar que se trataba de una nueva especie de pterosaurio después del análisis inicial, convirtiéndose en el caso más meridional conocido en este clado (grupo biológico).

Las características distintivas de esta nueva especie están principalmente en su cabeza, pues presentan una expansión ósea en forma de cresta que sobresale de la gran abertura del cráneo entre los ojos, además de poseer depresiones redondeadas en la superficie exterior de la mandíbula.

En cuanto a la evolución hacia la madurez, ejemplares jóvenes y adultos variaron principalmente en el tamaño y en el ángulo de la cresta ósea en la parte superior de la cabeza, que parecía ser pequeña e inclinada para los jóvenes y grande y empinada en los adultos.


Según los autores, el análisis de los huesos hallados sugiere que se trataba de una especie de carácter social, que vivía en colonias y pudo haber sido capaz de volar a una edad muy temprana.

Fuente: El Mundo

jueves, 21 de agosto de 2014

La paleobotánica arroja luz sobre los ecosistemas de los dinosaurios de Galve (Teruel)

La paleobotánica (área de la paleontología que estudia los fósiles de plantas) está arrojando información de gran relevancia sobre los ecosistemas en los que vivieron los dinosaurios que poblaron la provincia de Teruel durante el Mesozoico. Un artículo científico que acaba de ser publicado en la revista internacional Historical Biology revela que los ambientes en los que vivieron estos grandes vertebrados en la subcuenca de Galve eran muy húmedos y se caracterizaban por la presencia de coníferas de gran tamaño.

La publicación de esta investigación ha sido posible gracias a las excavaciones que desarrolla la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis en la mina de Galve, dentro de los trabajos de control paleontológico que desarrolla desde el año 2008 en colaboración con Sibelco-Hispania, responsable de la explotación minera.

En el artículo se estudian los restos fosilizados de polen y de la flora presente en el yacimiento, donde se han producido hallazgos también de fósiles de huesos de dinosaurios del Barremiense, periodo geológico del Cretácico Inferior comprendido entre 127 y 129 millones de años.

Rafael Royo Torres, paleontólogo de la Fundación Dinópolis y uno de los autores que firman el artículo, ha explicado que en el trabajo se describen los fragmentos de cutículas (capa de las hojas) y el polen de plantas procedentes de dos yacimientos ubicados dentro de la mina de Galve: Mina Galve-9 y San Cristóbal-4.

El científico explicó que este tipo de fósiles complementa la información que se obtiene a través de los huesos y de las icnitas, las pisadas dejadas por los dinosaurios. Su interés reside en que permite conocer el ambiente en el que vivieron estos animales.

Mientras que hasta ahora eran numerosos los artículos sobre fósiles de vertebrados hallados en Galve, prácticamente no se había estudiado el entorno vegetal en el que vivieron. Además, aporta información sobre la geología en la que aparecen estos restos fósiles, por lo que ha sido posible situar la edad de la Formación Camarillas como Barremiense inferior-medio.

"La flora es un elemento que habla claramente del ambiente, y nos dice que estamos en un ambiente muy húmedo, con mucha agua; un ambiente de agua dulce cerca de la costa, pero sin ser la costa", indica Royo para referirse a la Formación Camarillas de la subcuenca de Galve.

En este sentido, añade que se trata de "un ambiente fluvial que hace que haya mucha vegetación y sea exuberante". Eso queda registrado en el sedimento por la gran diversidad de polen fosilizado que se ha encontrado, con una gran variedad de especies, entre una veintena, que pone de manifiesto la diversidad de la vegetación del entorno en el que vivieron los dinosaurios.

Las muestras que se tomaron en su día dentro de la Mina de Galve han arrojado la presencia de grandes coníferas como Pseudofrenolopsis, así como helechos. De estos últimos se han encontrado numerosas esporas de los géneros Cicatricosisporites y Plicatella.

También se han encontrado, aunque en menor medida, restos de angiospermas, es decir, plantas con flores. Su registro fósil está documentado a través de granos de polen de los géneros Crassipollis y Retimonocolpites.

Muestras muy pequeñas

"Son muestras muy pequeñas que recuperamos junto con los huesos, y es importante porque con eso tenemos la representación de los fósiles que aparecen dentro de esa formación", afirma el científico en referencia a la Formación Camarillas.

El trabajo ha sido fruto de varios equipos de investigación tanto de España como extranjeros, y refuerza la colaboraciones que la Fundación Dinópolis lleva a cabo con científicos especializados en diferentes áreas de la paleontología.

En este trabajo, además de Rafael Royo Torres, Francisco Javier Verdú y Luis Alcalá, de la Fundación Dinópolis, han participado investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en concreto Uxue Villanueva-Amadoz, que es la primera firmante del artículo.

También ha participado Luis Miguel Sender, del Área de Paleontología del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza; Denise Pons, del Museo Nacional de Historia Natural de París; y José B. Diez, del Departamento de Geociencias Marinas y Ordenación del Territorio de la Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad de Vigo.

El artículo, aparecido en la revista Historical Biology: An International Journal of Paleobiology se titula Palaeobotanical remains associated with dinosaur fossils from the Camarillas Formation (Barreamian) of Galve (Teruel, Spain).

Rafael Royo señaló que se trata de una revista de referencia y que la toma de muestras, la investigación y publicación ha sido muy rápida. "Creo que las muestras se tomaron a finales de 2012, en 2013 se hizo el congreso de paleobotánica en Teruel, y ahora se han publicado los resultados", recordó.

El científico de la Fundación Dinópolis comentó que en el yacimiento de San Cristóbal 4, dentro de la mina de Galve, donde se han hallado los restos de polen, esporas y cutículas de hojas, se han encontrado también huesos.

Congresos

Estos hallazgos han sido presentados parcialmente en algunos congresos, mientras que actualmente el paleontólogo Javier Verdú está realizando dentro de la Fundación Dinópolis una tesis doctoral sobre el Barremiense en la subcuenca de Galve que permitirá conocer en detalle la fauna y flora de este periodo geológico.

El paleontólogo añadió que el yacimiento donde han aparecido los fósiles de plantas está muy próximo a otros con restos directos (huesos) e indirectos (huellas). "Esto nos va a permitir reconstruir el ecosistema de entonces con una gran precisión", apuntó.

Los dinosaurios característicos que aparecen en estos afloramientos son ornitópodos, grandes vertebrados fitófagos (comedores de plantas) que convivirían con Dellaparentia, un iguanodóntido descrito por primera vez en Galve.

Ahora los científicos de la Fundación Dinópolis están estudiando si los huesos que aparecen en la mina de Galve pertenecen a ese mismo género o se trata de otro tipo de ornitópodos.


Royo manifiesta que los hallazgos que están apareciendo son muy interesantes, como la zona de cría que están estudiando. Valoró igualmente el apoyo que les da la empresa Sibelco, que explota la mina de arcilla, para el estudio científico de estos yacimientos. "Nos permite de una forma muy cordial llevar el control paleontológico desde el año 2008 y trabajar de manera muy rigurosa en la mina", indicó el científico.

Fuente: Diario de Teruel

miércoles, 20 de agosto de 2014

El Museo de Dinosaurios recibe al visitante 150.000

Recientemente el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes ha recibido al visitante 150.000. La tarde del martes 19 de agosto, Milena de 12 años con su familia, la familia Lizaso Rebollo, procedente de Barcelona, ha visitado el Museo y gracias a ser identificado como el visitante número 150.000 ha sido obsequiada con un lote de productos del Museo. La familia Lizaso Rebollo conoció el Museo por veranear en la zona, concretamente en Vilviestre del Pinar, y es la primera vez que lo visita. Lo que más le ha llamado la atención ha sido la colección tan amplia de fósiles y lo didáctico de la exposición.

La cifra es significativa para tratarse de una instalación museística que carece de un presupuesto significativo de promoción, está radicada en un entorno rural y cuenta con unas instalaciones modestas en relación al enorme valor científico de las piezas que conserva y expone.

El Museo salense juega un papel importante en la promoción turística de la Sierra de la Demanda desde 2001. Recibe a lo largo de todo el año visitantes de cualquier parte de España y de varios continentes. Su oferta expositiva ha ido cambiando a lo largo de los años incorporando dioramas, réplicas de esqueletos, estatuas de dinosaurios y recursos audiovisuales. Como parte de su estrategia ha desarrollado convenios con otras instituciones científicas que han permitido desarrollar labores de investigación y divulgación cada vez más intensas. Desde hace unos años utiliza las posibilidades que da Internet para difundir sus actividades y tiene programada la instalación de recursos digitales de nuevas tecnologías. Con las intervenciones que se han realizado en los yacimientos de huellas de dinosaurios en la comarca, el Museo ha reforzado su función de interpretación de este patrimonio y como Centro que recibe y canaliza las visitas de los turistas interesados en este recurso.

Los fósiles que conserva permiten un actividad científica que ha difundido el valioso patrimonio paleontológico de Burgos por todo el mundo: congresos científicos, publicaciones, intercambios con centros de investigación nacionales y extranjeros, etc. En ese sentido se ha podido describir 3 especies de animales que no se conocen en otra parte del planeta: el dinosaurio Demandasaurus, el lagarto Arcanosaurus y la tortuga Larachelus.
El museo está implicado en la organización de eventos científicos como las Jornadas Internacionales de Paleontología (celebradas en Salas cada 3 años) o las excavaciones de dinosaurios en la comarca. Esto permite realizar labores didácticas y divulgativas para hacer comunicar de forma amena y comprensible el conocimiento científico que produce el Museo a la sociedad, por medio de exposiciones, documentos didácticos, visitas guiadas o talleres. El Museo es usado como un recurso didáctico y formativo por colegios, institutos y universidades, pero también recibe visitas de distintos colectivos que aprecian el atractivo e interés de un Museo de estas características

El Museo de Dinosaurios cuenta con el apoyo de la Fundación Dinosaurios de Castilla y León, en la que participan como patronos el propio ayuntamiento salense, la Diputación de Burgos y el Colectivo Arqueológico-Paleontológico de Salas, C.A.S. Además, las Fundaciones Caja de Burgos y Caja del  Círculo siguen participando en la promoción de actividades programadas por la Fundación Dinosaurios. Los proyectos de las instituciones salenses se concretan en el desarrollo de actividades durante la Semana de la Ciencia, el Día Internacional del Museo, exposiciones y concursos, etc.

El Museo de Dinosaurios programa sus actividades de acuerdo con la concepción moderna de los museos que investigan, divulgan y enseñan; una vez consolidado como Centro generador de Ciencia y de Cultura, tiene vocación de permanencia y crecimiento en el tiempo, apoyado en los abundantes yacimientos paleontológicos que atesora la comarca serrana. Su futuro pasa necesariamente por un proyecto renovado que sea posible con recursos mayores para la gestión de un patrimonio amplio y singular, con instalaciones que respondan a las necesidades actuales y futuras y con más personal investigador y divulgador.